fbpx En Santa Fe, la policía sigue “desmadrada”, y el olor a corrupción y libertinaje apesta, por Antonio Rico
Sociedad //// 13.07.2010
En Santa Fe, la policía sigue “desmadrada”, y el olor a corrupción y libertinaje apesta, por Antonio Rico

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en DERF) Los últimos ascensos en el sur de Sergio Coronel, Oscar Rendo, Jorge Acosta y sobre todo de Jorge Tamagna buscan “tumbar” al subjefe de la Unidad Regional II (Rosario) y facilita el desplazo – por tener menor jerarquía - de un hombre que por su capacidad, molesta. Queda entonces al descubierto que Toledo esta armando lentamente su retirada para lo cual, busca dejar hombres claves en lugares determinantes lo que le permitiría seguir “operando” en la fuerza desde afuera. Volviendo a los hechos de esta última semana, vale repensar en principio sobre la “fuga” de los tres narcotraficantes de la Seccional 11en la ciudad de Santa Fe y sobre todo, apoyar la mirada sobre Marcelo Maidana. El mencionado - radicado en la ciudad de Santa Fe-, es trasladado 48 horas antes de la seccional 4ta., lugar donde se “formalizó” la fuga, “sin autorización judicial”.
Cabe preguntarse, quién y por qué a espaldas del juez interviniente (único que podría haber autorizado el traslado) es removido a este lugar clave, donde desde hacía una semana, la fuga se iba a realizar de un momento a otro. Y solo para “ayudar” a la investigación, todos coinciden que los tres desaparecidos, se retiraron del lugar a las ocho de la mañana, mientra el parte se dio a conocer casi 12 horas más tarde.
¿Le dieron tiempo a los “paraguayos” para que cruzaran la frontera?
Quién dio la orden del traslado es quien debería estar hoy en disponibilidad y sumariado por obstruir la justicia y sobre él debería caer la responsabilidad de la fuga.
De igual forma, no terminamos de comprender el por qué, el Jefe de la Seccional 11º fue solo trasladado y no puesto en disponibilidad ya que le cabe un responsabilidad funcional incuestionable.
Si bien no descartamos la teoría de una fuga pagada por parte de los delincuentes paraguayos, (monto que según la prensa superaría los 50 mil dólares) da a pensar, que, acordada la fuga, se lo terminó sumando a Maidana.
Si bien Maidana, es un delincuente considerado menor, no pueden dejar de visualizarse sus fuertes vínculos con la “barra brava” del Club Unión, y por ende, con quien o quienes mantienen a estas barras. Maidana, es una punta, y marca un camino en la investigación que deja paradigmas de quienes presuntamente armaron “económicamente” la fuga, quién pagó, quién cobró y a quién podría llegar a increparse en caso que hablara dejándolo “pegado” con la droga.
Ni la cúpula Toledo-Schettini, ni Troncoso, pueden desconocer las dos líneas investigativas: La de los paraguayos y la oportunidad que se da para que desaparezca Maidana. Curiosamente y en forma paralela, por un medio de comunicación capitalino, se armó una “operación” periodística buscando que la mirada se pose “únicamente” sobre los fugados paraguayos y no sobre el detenido oriundo de Santa Fe. ¿Cuál fue el medio? ¿Quién el periodista? ¿Por qué se habló de 50 mil dólares? ¿De donde salió la versión de dicho monto?
Lo narrado tiene olor a podrido, y lo podrido en algún lugar cercano a “un” poder, que está (bien escondido), hasta que le garanticen que se puede presentar sin inconvenientes en la justicia. ¿La fuga tiene que ver con el silencio?
Por otro lado, es alarmante que se hayan producido –en la última semana- ocho homicidios en siete días haciendo un total de 61 en lo que va del año, lo que supera en un 20% las muertes ocurridas si las comparamos con el mismo período del año anterior.
Mientras tanto, y en forma casi simultánea, en el departamento San Justo, más precisamente en la jefatura y cabecera de dicha unidad, aparece “colgado” (en un baño pegado al calabozo) de una funda de almohada enroscada, un detenido que se encontraba bajo investigación de un delito de índole sexual y a disposición del juzgado de feria. Para quienes desconocen los procedimientos policiales, vale aclarar que a los detenidos no solo se los despoja de todos los elementos que puedan atentar contra su vida o la de terceros, sino que se toman las debidas precauciones para que dentro de la celda, no exista elemento alguno con pueda utilizarse con fines similares.
Si bien el detenido (hoy muerto) dejó una carta, llama la atención la falta de cuidado por parte del personal policial y también deja dudas el hecho que compartía el calabozo con dos detenidos más. El “descuido” por parte del personal policial es evidente.
Para cerrar la semana, lo ocurrido en cercanías de la localidad de Chabás tiene todas las características de lo conocido como “gatillo fácil” o sea, cuando se decide disparar contra una persona sin justificativo para hacerlo.
Todo indica, que una pareja de jóvenes cuyo delito aparente fue “estar de novios”, asustados por la presencia policial, buscaron no ser detenidos huyendo hacia el centro del pueblo y recibieron a cambio una “lluvia de disparos”, y que dejó como resultado que una bala traspasara el baúl y el respaldo de un asiento e impactara en la espalda de una menor de 15 años, que por estas horas, sigue con el proyectil alojado en un pulmón, pero su estado de salud es estable.
Ratificamos que la policía por “falta de ejemplos” y directivas claras esta totalmente desmadrada y vive en un estado de anarquía que solo deja muertes y fuertes dudas de negocios turbios. “El tiempo de Toledo esta agotado” es el rumor dentro de la propia fuerza. Las cabezas visibles que deberían trabajar en conjunto, tanto en Santa Fe como en Rosario se niegan a hacerlo porque cada uno defiende sus intereses y nadie esta dispuesto a embarrarse mientras ven, despavoridos, como desde la “cúpula policial”, se arma una ingeniería que nada tiene que ver con la prevención e investigación del delito, sino con el enriquecimiento de parte de sus miembros.
Todos “los negocios” son válidos y la pelea es por el “pedazo de la torta”.
Advertimos desde hace varios meses, que esto iba a ocurrir y desgraciadamente la razón, hoy a la vista, esta de nuestro lado y en contra de los santafesinos.
Las horas de Toledo, deberían estar contadas. Si esto no es así, la mirada subirá y terminará salpicando a quienes “no conocen el laberinto policial”, son víctimas de las mentiras de los propios Jefes y toman conocimiento de la información “tarde y desfigurada”.
Si algo no cambia rápidamente, los resultados serán aún peores, porque en la anarquía y con un pie fuera de la fuerza “cualquier negocio” es válido y hay que hacerlo antes de irse.
Más info: ricoantonio@arnet.com.ar (Agencia Paco Urondo)