fbpx "Intentamos modificar la correlación de fuerzas ahora, no esperar a las elecciones"
Política //// 08.08.2016
"Intentamos modificar la correlación de fuerzas ahora, no esperar a las elecciones"

El diputado provincial y referente del Movimiento Evita, Fernando "Chino" Navarro, se refirió a la multitudinaria movilización de San Cayetano y al intento de detención de Hebe de Bonafini.

Por Jorge Giordano APU: ¿Qué análisis hace sobre el caudal y la composición de la marcha? Fernando Navarro: El caudal de la marcha hoy temprano eran seis cuadras, estábamos en alrededor de 12 mil compañeros. Supera absolutamente nuestras expectativas porque nuestra idea era caminar desde San Cayetano a Plaza de Mayo con cinco mil compañeros. Estamos superando las expectativas, pero lo rico de la marcha es la diversidad, el componente policlasista. Hay compañeros centralmente de la economía informal, mujeres y hombres de barriadas muy humildes, también van a venir compañeros del interior. También muchos compañeros de clase media, organizaciones sindicales de la CGT y las dos CTA, expresiones políticas, sociales y culturales y sectores autoconvocados. Todos sienten un rechazo a la política de ajuste y empobrecimiento de Macri y hoy marchan para expresar ese descontento y esa bronca, pero además para empezar a frenar las acciones de un gobierno que solo piensa en una minoría de grupos económicos concentradas, nosotros decimos que es gobernar para los ricos. Intentamos modificar la correlación de fuerzas ahora, no esperar a las elecciones o que en el Congreso se formule una mayoría que debe formularse. Siempre dijimos que la unidad se construye en la calle, el conflicto en el marco de la legalidad pero defendiendo con firmeza nuestros intereses era donde se va a construir la unidad popular para derrotar a Macri.  APU: ¿Qué efecto esperan que genere esta movilización? FN: Es un proceso, el gobierno de Macri puede ser brutal en lo político pero sabe lo que es el poder, representan el poder real en la Argentina, los que siempre llegaban a sangre y fuego en la dictadura y hoy han llegado con el voto popular. No hay que subestimarlos. Ellos no se olvidan de la marcha del 29 de abril de las CGT y las organizaciones gremiales, esto es la continuidad. Y todos los días hay numerosos conflictos a lo ancho y lo largo de la patria. No es solo un problema de cantidad de manifestantes, sino del grado de conciencia que se va tomando, de que no se puede defender la gobernabilidad y la institucionalidad pensando en gobernar para dos o tres millones de personas sino que la gobernabilidad y la institucionalidad tiene sentido si se gobierna para 40 millones de argentinos. ¿Espero que esto Macri lo entienda? No. Pero estoy dispuesto a dar todas las batallas necesarias para que el pueblo imponga su punto de vista, sus intereses, sus logros, y que cuando llegue el momento de dar las discusiones políticas y las compulsas electorales podamos construir una unidad diversa, heterogénea que frene a Macri y su proyecto de ajuste.
APU: ¿Cómo analiza la jornada del jueves pasado, con la orden de detención a Hebe y la reacción de la militancia?
FN: El juez actuó con absoluta falta de sentido común, porque se podría haber resuelto como se resolvió ahora, en un diálogo razonable donde no era necesario ni amenazar con la fuerza pública ni con la detención. Pero también hay que entender que esta es una justicia que a los genocidas los libera "porque son viejitos" y los manda a su casa, y con los luchadores como Milagro y Hebe tiene otro tipo de código procesal y de actitud, mucho más duro y autoritario. Fue muy importante la reacción de vastos sectores militantes, no solamente los que estuvieron en la calle sino que hubo un rechazo en las redes sociales, en los medios, en todos los rincones de la Argentina y grandes sectores populares rechazaron la actitud de este juez. El hecho de que haya retrocedido es un triunfo popular. 
APU: ¿Cree que esa reacción popular ante una medida judicial es una forma de organización que la militancia tiene que empezar a adoptar?
FN: La forma de oponernos y frenar medidas injustas, autoritarias, las vamos a ir construyendo sobre la marcha. Este es un proceso inédito: nunca fuimos oposición de un gobierno de derecha en democracia, estamos aprendiendo. Siempre llegaron vía dictadura. Seguramente lo que pasó el jueves es una enseñanza. Después habrá que ver las circunstancias, pero lo importante es que haya unidad en la acción.