fbpx Marcelo Parra: "El problema de las pasantías obligatorias es que se transformen en mano de obra barata" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Educación //// 16.12.2021
Marcelo Parra: "El problema de las pasantías obligatorias es que se transformen en mano de obra barata"

El secretario de Educación Secundaria de UTE analizó, en diálogo con AGENCIA PACO URONDO RADIO (La Palabra Justa, domingos de 10 a 12, FM La Patriada), el anuncio del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Por Martín Massad

El secretario de Educación Secundaria de UTE, Marcelo Parra, analizó, en diálogo con AGENCIA PACO URONDO RADIO (La Palabra Justa, domingos de 10 a 12, FM La Patriada), el anuncio del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta de pasantías obligatorias para los últimos años de la escuela. "Hay un ocultamiento de la verdadera finalidad porque sino, ¿por qué no se lo discutió con los estudiantes, con las familias, con los docentes, con los sindicatos?", apuntó el dirigente gremial. 

Agencia Paco Urondo: ¿Cómo recibieron el anuncio del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires vinculado a la obligatoriedad de un trabajo no remunerado en el último año de la secundaria?

Marcelo Parra: Preocupación vinculada a lo que sabemos y también a lo que no sabemos. Lo que nos fuimos enterando y lo que quizás hasta suponemos, prevemos en el marco de un gobierno que tiene una determinada mirada. Cualquier reforma, cualquier modificación, cualquier propuesta de este gobierno siempre está vinculada a una visión empresarial. No tendría por qué en el ámbito educativo no estar vinculado a esto, en el marco de la postura neoliberal que tiene este gobierno.

APU: No estoy de acuerdo con que la pasantía no se pague y que sea obligatoria, sin estar consensuada. Pero sí en darle un vistazo a los pibes de lo que es el trabajo, prepararlos al futuro, los que no quieren ir a la universidad, por ejemplo, que tengan una relación con el mundo laboral. Porque el tema es que después salen al mercado laboral y piden experiencia, es como un condicionante eso…

MP: Coincido totalmente con usted. ¿Quién puede estar en contra de que, las y los estudiantes de quinto año, amplíen su abanico de vínculos, sobre todo los que a corto plazo van a tener? No sólo con el mundo laboral sino con el mundo de los estudios superiores. Con el mundo que se les va a abrir en el marco de las responsabilidades que asumen un pibe y una piba después de la secundaria. Nadie está en desacuerdo con eso ¿Quién podría estarlo? Ahora, en el marco de la escuela eso tiene que tener un criterio estrictamente pedagógico y escolar. No podemos estar suponiendo que esto se va a transformar en mano de obra barata. Hasta ahora no tenemos ningún detalle de cómo van a hacer esos espacios pedagógicos, de quiénes van a generar el seguimiento de esas prácticas, cuáles son los contenidos que van a estar vinculados a esas prácticas, qué aprendizajes y qué docentes van a estar a cargo de esas prácticas. Están poniendo en juego un proyecto de mucho volumen y nadie sabe nada. A eso nos tienen acostumbrados. Voy a agregar una sola cosita: en el 2017 se anuncia la secundaria del futuro y allí ya se anuncia que en quinto año iba a ver pasantías y emprendedurismo, que generó una reacción en contra, de toda la comunidad educativa. Hoy, pensamos que tiene que ver con ese mismo proyecto sólo que con un lenguaje más edulcorado, “prácticas educativas” suena mucho mejor. Ahora, en concreto 120 horas de cátedra de esos estudiantes de otras materias van a estar destinados a estas prácticas educativas. Y fundamentalmente, el tema de la obligatoriedad que irrumpe en el clima escolar y familiar y de los propios estudiantes, que no fueron consultados para nada, y el Estado debe consultarlos, tiene la obligación de hacerlos participar en las decisiones de las políticas educativas. 

APU: Y a los padres también porque pueden estar en desacuerdo o no quieren que vayan a trabajar, o no les parece correcta la medida…

MP: Por eso decía yo, por la familia. Esto irrumpe en el marco de la familia. En cómo la familia tiene organizada su vida y la vida escolar de sus propios hijos.

APU: En concreto, no se sabe nada de cómo sería implementada esta nueva modalidad.

MP: Agrego una cosita más. Lo que sí sabemos es que una reforma de este volumen requiere de financiamiento. Eso es fundamental. Ahora, ese financiamiento no se expresa en el proyecto de ley del presupuesto que presentó el gobierno de la Ciudad, que como todos los años disminuye en educación. Pero, además, en la franja que se destina a la escuela secundaria, se mantiene igual. Es decir, que no está previsto este financiamiento. Así que me parece que también forma parte del estilo del gobierno de hacer anuncios más marketineros pero que siempre traen oculta otra intención.

APU: Siento que hay una mala postura en la forma de anunciar estas medidas. Como si se estuviese viendo desde el lado estudiantil las prácticas cuando también podría hacerse una medida desde el lado de las empresas diciendo “necesitamos que también permitan el trabajo a personas que recién terminan el colegio” y que las experiencias puedan nacer de ahí ¿Por qué delimitar parte del último año escolar en aprender a trabajar?

MP: Para mí, si es esa la visión, es absolutamente errónea y anti escolar. Lo que tienen que generar esos espacios escolares, en las y los estudiantes, herramientas, dispositivos que les permitan analizar y vincularse con ese mundo. Que les permitan generar estrategias para cuando terminan la secundaria para poder vincularse con ese mundo. Pensar que para aprender a trabajar es una simplificación en cuanto a lo que debería ser. Y, por otro lado, primero que no se aprende a trabajar en un año y segundo que tampoco se garantiza el puesto de trabajo. Porque a veces se genera esa suposición de que el estado cercano a un lugar de trabajo, para un chico o chica de quinto año, les va asegurar el puesto de trabajo para el año próximo. Lo cual, es falso. Y además, en términos de la confusión que genera esto y basándome en algunos anuncios que salieron: cualquier tipo de trabajo que no se paga es trabajo esclavo. Que si es una práctica escolar es una cosa, pero si se va a trabajar es otra cosa.

APU: ¿Si fueran convocados se sentarían a hablar con Larreta sobre el tema a ver cuáles son las propuestas??

MP: Sin dudas. Pero, además, en el año 2018 nosotros discutimos con la ministra en términos de la secundaria del futuro, junto a estudiantes y la comunidad educativa. La ministra se comprometió en conformar mesas de trabajo con la participación de la comunidad educativa para avanzar con esto, que es un escándalo, que tenía que ver con esa propuesta de emprendurismo y pasantías. Eso nunca sucedió. Lo que sucedió es que hace dos días, una mañana nos levantamos, prendimos la tele y estaba el anuncio de Larreta y la ministra diciendo que arrancamos con las prácticas educativas.

APU: ¿Ustedes consideran que esto responde a una vulneración de derechos laborales?

MP: Pero tiene que ver con esto. Hay un ocultamiento de la verdadera finalidad porque si no, ¿por qué no lo discutió con los estudiantes, con las familias de los estudiantes, con los docentes, con los sindicatos? ¿Por qué no pensar proyecto educativo de esta envergadura que surja del debate obligatorio, que debería asumir el gobierno y de la participación y además de la información? Porque acá se vulneran una cantidad de derechos: el derecho a la información, el derecho a la participación, el derecho al debate. Y eso genera siempre una sospecha en relación de cuál es la finalidad.