fbpx Saúl Ubaldini y el peronismo sindical que resistió a Menem | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Dossier //// 19.05.2021
Saúl Ubaldini y el peronismo sindical que resistió a Menem

En los 90, diferentes sectores sindicales peronistas llevaron adelante una "resistencia" muy particular: contra un gobierno justicialista. El rol de Saúl Ubaldini.   

Por José Luis Ponsico*

El gobierno de Raúl Alfonsín tocó fondo con la caída del Plan Austral y la hiperinflación a partir del Plan Primavera del´88. Luego vinieron la derrota electoral en la provincia de Buenos Aires y la entronización de Carlos Menem como candidato Presidencial para 1989. Ochocientos puntos de inflación anual tumbaron a Alfonsín. Su reemplazante llegó a Casa Rosada hablando de revolución productiva.

El 14 de mayo, el gobernador riojano ganó las elecciones y asumió como Presidente de la Nación el 9 de julio. Las centrales obreras apoyaron decisivamente al candidato del peronismo. Carlos Menem, en una supuesta réplica del caudillo Facundo Quiroga, 150 años después, con patillas pintorescas, llegó al Poder con el discurso del "salariazo".

A poco de empezar lo rodearon varios círculos: desde los factores de la Economía, el grupo Bunge y Born, con apoyo del partido de centro derecha UCEDE - Unión del Centro Democrático y de la familia Alsogaray: el ingeniero Alvaro y su hija María Julia. Enseguida funcionaria menemista. Otros grupos de la lógica menemista: "celestes" y "rojo punzó". Enfrentados.

Desde la troya mendocina Eduardo Bauzá, José Luis Manzano y Roberto Dromi se pegaron al caudillo riojano. En rigor, el "jefe" del grupo era Eduardo Menem, senador por La Rioja y alguna vez funcionario en su provincia durante la dictadura de Roberto Levingston (1971). El abogado presidió durante una década el Senado nacional. 

Bauzá, por su parte, era un diputado nacional por Mendoza. Junto a Jorge Yoma apoyaron decididamente a Carlos Menem en la histórica elección interna del PJ frente a Antonio Cafiero, julio del 88. El resto, multitud cafierista. Ganó Menem.

Por su parte, Dromi era un abogado especializado en cuestiones administrativistas que se erigió en el articulador de las privatizaciones. Manzano, brillante orador, había apoyado a Cafiero en la Cámara Baja, como titular del Bloque PJ en Diputados. Faltaba el economista Domingo Cavallo que se sumó más tarde. Ahí estaba el poder. En la calle, buena parte del voto popular se sentía traicionado. El menemismo se había inclinado por la política neoliberal, en auge en todo el mundo después de la caída del Muro de Berlín. 

Poco después de asumir, un giro imprevisible produjo un estallido interno en el movimiento fundado por el Coronel Juan Domingo Perón el 17 de octubre del 45. La aparición de la CGT "Brasil" -cita por la sede en la calle del mismo nombre-, a cargo de Saúl Ubaldini, decidió enfrentó al gobierno justicialista.

Al mismo tiempo, el grupo Bunge y Born tomaba las riendas de la Economía, el grupo Alsogaray se ocupaba de la cultura política y los celestes, con Cavallo a cargo de las privatizaciones, se encargaron de la economía de mercado, el dólar del uno a uno y las empresas del Estado en su mayoría en trance de liquidación. Empezaba oto discurso, distinta al de la campaña.

En el Parlamento, se produjeron pujas internas. Nació el grupo de "los Ocho", con legisladores en rebeldía con Menem. Así, Carlos "Chacho" Alvarez, alguna ver cercano a Antonio Cafiero -uno de los fundadores de la Renovación Peronista en un congreso del PJ en Río Hondo, comienzos del 86- arrastró a varios legisladores del mismo pensamiento. Con "Chacho" se plegaron Germán Abdala, histórico dirigente de ATE Asociación de Trabajadores del Estado, fallecido muy joven, Darío Alessandro, hijo de un legendario cofundador de FORJA Fuerza Orientación Radical década del 30; Luis Brunati, Juan Pablo Cafiero, padre de Santiago, actual Jefe de Gabinete nacional; Moisés Fontela, Franco Caviglia y el pintoresco entrerriano Luis "Conde" Ramos. "Los Ocho".

Así empezó una nueva y particicular resistencia peronista, esta vez, a un gobierno del mismo signo político. Ubaldini en las calle, Chacho Álvarez, en los medios. 

Ubaldini, qué grande sos

Nacido en Mataderos, Capital Federal, en 1936, Saúl Edolver Ubaldini fue un hijo de un trabajador de la carne, partícipe de la histórica toma del Frigorifico "Lisandro De la Torre", a fines del 59, en pleno gobierno de Arturo Frondizi. Mudado a Parque Patricios, en los 40, el pibe amigo de Sebastián Borro y Armando Cabo, pilares del peronismo, se hizo hincha de Huracán. Fana de Norberto "Tucho" Méndez.

El 27 de abril del 79 la denominada "Comisión de Los 25", gremios peronistas que tenían diferencias con las 62 Organizaciones Peronistas, tuvo a Saúl como segunda línea de una recordada conducción: Roberto García, de los taxistas; Ricardo Pérez, camioneros; Roberto Digón, tabaco; José Santamaría, padre de Víctor. Sin olvidar a José Rodríguez, mecánicos, Osvaldo Borda, caucho, Alejo Farías, construcción. Ellos, los primeros, fueron detenidos por la dictadura y puestos a disposición del Poder Ejecutivo. Se cumplen 42 años de aquella epopeya en tiempos militares. 

Una década después, Ubaldini se enfrentó a un gobierno que había votado. En 1991, de hecho, fue candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, donde perdió con Eduardo Duhalde, que sería el hombre fuerte de peronismo bonaerense. Duhalde fue vice del primer Menem y luego sería su enemigo íntimo durante muchos años. 

El 1 de febrero de 1994, el cervecero participó de la fundación del Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA), integrado por más de treinta y cinco sindicatos de la CGT localizado centralmente en sectores industriales y del transporte privado. Emergían otras figuras sindicales, como la de Hugo Moyano, que sería el hombre fuerte del sindicalismo por los siguiente 15 años. 

Ubaldini vivió 70 años. Falleció el 19 de noviembre del 2016. Mantenía su debilidad por el Globito y la afición por el tango. Con emoción, solía recordar los momentos vividos en los 40 y 50, cuando según él "la Argentina era una fiesta". Justicia para los olvidados. 

(*) Columnista de La Señal Medios. Libre Expresión y Mundo Amateur