fbpx Katopodis: "Estamos pensando en herramientas que permitan que los ahorros privados se canalicen a través de la construcción" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Déficit habitacional //// 22.09.2020
Katopodis: "Estamos pensando en herramientas que permitan que los ahorros privados se canalicen a través de la construcción"

El ministro de Obra Pública, Gabriel Katopodis, conversó con APU RADIO (Domingos de 10 a 12, en FM La Patriada) sobre la situación del sector y el futuro post-pandemia.

Por Martin Massad

AGENCIA PACO URONDO: ¿Qué pasa con la obra pública en Argentina? ¿Hay una reactivación?

Gabriel Katopodis: Primero es importante poner en contexto la situación que estamos atravesando, que es la crisis más profunda en la historia de nuestro país. En ese marco nos hemos dedicado como correspondía desde el primer día a cuidar la salud, a evitar que esta pandemia nos pegue de frente como ha ocurrido en otros países. Ahora, a la par de eso y convencidos de que podemos salir más fuertes de esta pandemia, vamos a estar en condiciones de reactivar la economía más rápido y estamos trabajando fuertemente desde todas las áreas para empezar a mover la rueda de la economía. Hay muchos sectores de la economía que se van poniendo en marcha y por supuesto con mucho esfuerzo por lo que viene pasando en el mundo tenemos la responsabilidad de poner todo el esfuerzo ahora a que eso empiece de a poquito a desarrollarse.

APU: ¿La obra pública puede permitir recuperar empleo?

G.K: Sí, la obra pública siempre fue un pilar y un aliado fundamental contra cualquier crisis y mucho más en este contexto. Por eso, el compromiso desde el primer día fue apuntalar la obra pública. En el presupuesto del 2021 hay una prioridad importante para el tema: hablamos de planes de vivienda, rutas, caminos, obras de agua, la urbanización de los barrios más pobres. 

APU: Hace unas semanas, hablábamos con la Ministra de Hábitat, María Eugenia Bielsa, y nos contaba sobre el plan PROCREAR. ¿Están trabajando juntos en relación a la vivenda?

G.K: Totalmente, el presupuesto que hemos presentado delinea las prioridades que tiene el gobierno hacia el año que viene. Es el primer presupuesto que presenta el presidente Alberto Fernandez, porque el de este año fue una continuidad del que tenía el macrismo, es bien diferente en prioridades y en objetivos a lo que veníamos acostumbrados en los años anteriores. En el que se presentó ahora se prioriza la inversión en educación, en salud, en obra pública, estamos hablando de 800 mil millones de pesos, un porcentaje muy importante, casi el doble lo que se invertía en los presupuestos anteriores. Ponemos de referencia cuáles son nuestras prioridades y claramente, a partir del 10 de diciembre, el gobierno cambió las prioridades.

APU: Hay datos muy importantes sobre precios cuidados para la construcción. ¿Cómo evaluás esto y en qué puede ayudar?

G.K: La política de precios cuidados viene llevándose adelante desde el primer día como prioridad sobre los productos de la canasta básica con un sistema vinculado con las provincias, los municipios, los intendentes; con un programa de trabajo que tiene que permitirnos que la suba de precios que tanto daño produce, y que tanta pobreza genera, no se dispare y la podamos controlar. Hoy estamos trabajando con el ministro Kulfas y con la ministra Bielsa para que esa misma política se pueda abordar en todos los insumos y materiales de la construcción. Entendemos que viene produciéndose una reactivación en la actividad de la construcción, tanto la pública como la privada, eso va ir en aumento y pretendemos que esa dinámica no genere que algunos sectores trasladen a precios esta posibilidad de seguir moviendo la actividad de la construcción, que podamos garantizar que la gente, con sus ahorros, que las cooperativas y los municipios, que toda la obra pública que estamos pretendiendo poner en marcha no genere de manera indirecta un impacto que signifique que la gente termine destinando buena parte de sus ahorros en inflación. En ese sentido, hay unos 500 productos en los que se está trabajando de manera federal para que realmente podamos garantizar que esto funcione en todo el país

APU: Como instrumento para ahorrar en pesos, en la construcción. ¿Podría llegar a existir algo como un “bono ladrillo”, por ejemplo?

G.K: Sí, hay una prioridad que es cuidar las reservas del país, son el activo más importante, los argentinos no tenemos todos los dólares con los que quisiéramos disponer para todo lo que se quiere hacer; entonces, es un momento para cuidar esas reservas, cómo priorizamos que ese stock de dólares que tenemos y es escaso, sea utilizado para el desarrollo productivo, para las importaciones que necesitan algunos sectores industriales, por lo menos hasta que la propia dinámica de la economía puede generar la suficiente cantidad de dólares que naturalmente necesita cualquier economía. En ese contexto tenemos que generar distintas herramientas, los economistas desde luego tienen en claro de qué manera generar un mercado de capitales que no existe en Argentina, herramientas que sean de fácil gestión y comprensión para una familia tipo que tiene unos ahorros, que no quiere que se los coma la inflación.

Estamos pensando distintas modalidades que permitan que los ahorros privados se puedan canalizar a través de la construcción, a través de distintos instrumentos que permitan que se pueda capitalizar ese ahorro y al mismo tiempo producir una rentabilidad que pueda conservar el valor de ese recurso

APU: Lo llevo al plano judicial. En qué situación está la causa "Vialidad", posiblemente uno de los casos de corrupción macrista más importantes, que involura a ex ministros como Dujovne y Dietrich. 

G.K: Nos hemos presentado como querellantes particulares. A partir de mañana, vamos a estar actuando para aportar los elementos de prueba al juez para establecer si hubo o no una administración fraudulenta y una responsabilidad de funcionarios macristas. Durante el gobierno de Macri, se reconoció una deuda en dólares a favor de las concesionarias cuando todos los contratos ya estaban pesificados en Argentina: fue una deuda de 500 millones de dólares en un caso y 240 millones de dólares en otro. Por otro lado se prorrogó la concesión por 10 años por decreto, sin licitación, y se obligó a que todos los argentinos estemos pagando ese peaje, pagando esos corredores, y cumpliendo con el pago de esa deuda que nosotros estamos cuestionando seriamente.