fbpx Asociaciones de inquilinos: "El mercado inmobiliario es el principal problema" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Déficit habitacional //// 26.02.2021
Asociaciones de inquilinos: "El mercado inmobiliario es el principal problema"

Varias agrupaciones firmaron un documento que contiene propuestas "para recuperar la función social de la vivienda y desalentar la especulación inmobiliaria".

Por Asociaciones de Inquilinos*

En los últimos días, referentes de la corporación inmobiliaria reunidos en el Consejo Federal de Colegios Inmobiliarios de Argentina (CoFeCI) han hecho pública una propuesta que, anteponiendo la situación de precariedad e indefensión de millones de argentinas y argentinos que alquilan alienta en realidad subsidios y exenciones que benefician sólo su actividad.
Así lo señala el comunicado "Los inmobiliarios de Argentina somos parte de la solución – Propuestas reales para promover la normalización (sic) del mercado de alquileres ", en el que, detallan un total de cinco propuestas, además sugerir no volver a prorrogar el plazo del decreto 66/2021 (que congela los alquileres y prohíbe los desalojos hasta el 31/03/2021). 

Por otro lado, proponen que sea el Estado (es decir, todos los argentinos y argentinas) el que les pague los alquileres de sus propiedades a través de una tarjeta (que denominan AlquilAR’). El problema principal que tenemos los inquilinos e inquilinas no son esos, sino la deuda en materia de alquileres, y los aumentos exorbitantes en los precios de los alquileres que se devoran nuestros ingresos.

Resulta curioso que, siendo una entidad que aglutina a martilleros públicos, la CoFeCI invoque las necesidades de las inquilinas y los inquilinos para estatizar deudas privadas con fondos públicos, o exija la exención de impuestos de un negocio millonario cuyos principales beneficiarios son… los martilleros.

A quienes alquilamos desde años, no nos sorprende que, una vez más, las inmobiliarias vuelvan a mentir ante la opinión pública. Es lógico: hoy están defendiendo sus intereses millonarios y mayoritariamente en negro, como lo han reconocido en los medios varios integrantes de las Cámaras.

Es necesario decirlo ahora: las y los inquilinos de este país tenemos voz propia. No necesitamos que los representantes del sector inmobiliario -para quienes primero cuenta la rentabilidad y el afán de lucro por sobre todas las cosas- hablen en nuestro nombre. Para eso nos venimos congregando en agrupaciones en todo el país, porque son ustedes quienes generan el principal problema de acceso a la vivienda familiar en Argentina, al ser ejecutores de aumentos indiscriminados, junto con todo tipo de abusos y atropellos. Cualquier laburante sabe que ningún salario puede soportar el impacto de los aumentos desorbitados en los precios de alquiler, que en los últimos seis meses fue de un promedio del 83% (Diario La Nación) mientras que si se hubiera aplicado el índice del Banco Nación hubiera sido del 14%.

Tampoco nos sorprende que estén en contra del Decreto 66/2021, porque estuvieron en contra durante toda la cuarentena, y hasta lo boicotearon prolijamente, toda vez que no informaron la existencia del mismo, intentaron hacer firmar contratos con aumentos (para los contratos extendidos), cobraron intereses por deudas (que estaban suspendidas), y presionaban a los inquilinos/as con deudas a desalojar. Todo en el marco de la pandemia.

La pregunta es: ustedes dicen que sólo un 5% de los locatarios han adherido al DNU. Si es tan poco el porcentaje, ¿por qué les preocupa tanto la medida? ¿Por qué piden que termine? Están ante una contradicción flagrante.

Hoy, la única medida que ustedes proponen es que se usen fondos del Estado para poder cobrar los alquileres. El problema es mucho más profundo, y lo conocemos bien porque lo sufrimos como inquilinos/as. El problema es la inequidad en la distribución de la vivienda, en la inequidad en la distribución de la tierra, en la inequidad de posibilidades para el acceso a la vivienda digna.

Hace tiempo venimos proponiendo una política de desendeudamiento para el sector. No es algo nuevo. Tal vez ahora ustedes se dieron cuenta que es la única forma en que van a poder cobrar las deudas de cientos de miles de familias que han pedido su trabajo, o tienen menos ingresos producto del impacto económico de la Pandemia.

Es mentira que haya un 90% de personas que pagan. Ustedes arrojan ese dato falso para decir: "no hace falta la continuidad del decreto, porque no son tantas personas". Lo cierto es que hoy casi la mitad de los inquilinos/as del país tiene deudas de alquiler y servicios, y la única razón por la cual siguen en las viviendas, es por la existencia del Decreto por el que peleamos las organizaciones de inquilinos, medida a la que ustedes siempre se opusieron, porque la verdad es  calle, y para aumentar los precios. Esas no son medidas "reales", son medidas inhumanas y sin responsabilidad social.

En este contexto, ustedes han aumentado los alquileres entre un 45% a un 120% en distintos puntos del país. La pregunta es: si la mitad de las familias no pueden hoy pagar con sus salarios los precios de los alquileres actuales, menos van a poder dejar esas viviendas para irse a otras que ustedes han aumentado de manera sideral. Y mucho menos, al mismo tiempo, pagar las deudas acumuladas de un año.

Y acá, de lo que se trata, es de garantizar el techo para todos los argentinos y argentinas, sin distinción de su bolsillo. No podemos pensar en ciudadanos de primera o segunda. 

Por eso, y en el marco de una solicitud de una reunión de manera urgente con el Ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación con todas las partes, nosotros proponemos:

1- Extensión del Decreto 66/2021 hasta en tanto y en cuanto se recupere la situación económica de los inquilinos/as.

2- Realizar una política de desendeudamiento para todos los inquilinos en 24 cuotas, toda vez que se le garantice el precio del contrato anterior y la continuidad en la vivienda a cada inquilino/a.

3- Escalonamiento de los grandes, medianos y pequeños propietarios para el cobro de deudas: comenzar por los que menos viviendas tengan en alquiler, y que las grandes corporaciones absorban condonen parte de las mismas. Es decir, que realicen una quita.

4- Congelamiento del precio de los alquileres por dos años hasta que mejore la situación económica del país, como lo realizó Francia, Alemania, parte de España, Inglaterra, Holanda y varios países de Centroamérica. Esta medida cuida el bolsillo de los inquilinos/as (que hoy destinan un 53% de sus ingresos sólo al pago del alquiler), y frena la inflación futura.

5 - Reglamentar el Programa Nacional de Alquiler Social para atender el problema de los inquilinos/as en forma urgente.
6- - Incorporar el valor de los alquileres en la canasta básica del INDEC. 

7- Que exista desde el Estado una política de relevamiento de datos del sector, incluyendo censo de vivienda ociosa en condiciones de habitabilidad.

8- Tarifa de servicios públicos para inquilinos/as.  

9- Control del Estado sobre la vivienda ociosa.

*Asociaciones de Inquilinos firmantes: Inquilinos Córdoba / Asociación de Inquilinos Rosario / Inquilinxs Santa Fe / Inquilinxs Santiago del Estero / Inquilinos Tucumán / Asociación Inquilinos/as de Mendoza / Unión Inquilinos Salta / Inquilinos Lomas de Zamora / Alquiler Justo Lanús / Inquilinos Unidos Vicente López / Frente de Inquilinos de Morón /Inquilinos Avellaneda / Inquilinos de Quilmes / Inquilines Mar del Plata / Inquilinxs Tres de Febrero / Unión de Inquilinos Buenos Aires / Asoc. Platense de Inquilines / Inquilinos Entre Ríos /Inquilinos Jujuy / Unión de Inquilinos Rionegrinos / Inquilinos x Nuestros Derechos CABA / Protección de Inquilinos Ushuaia / Inquilinos San Martín