fbpx Un bonito cadáver
Cultura //// 24.12.2012
Un bonito cadáver

Este 22 de diciembre se cumplen 25 años de la muerte de Luca Prodan, un ícono del Rock Nacional. Tenía solo 34 años cuando perdió su pulseada con la muerte, que ya lo venía persiguiendo desde antes de tocar suelo Argentino.

 
Por Lía Ghiglieri | Nacido en Italia, criado un poco en China, educado en Escocia y Gran Bretaña, paradójicamente Luca encuentra en Argentina su lugar en el mundo. Rebelde desde la cuna, desafió siempre la autoridad (cualquier autoridad). Pasó su adolescencia viviendo un poco de todo y probando mucho de todo. El movimiento punk le dejó un profundo odio a la realeza, especialmente  a Margaret Thatcher, muchos amigos muertos y una gran adicción a la heroína.
Como en todo cuento de “Había una vez” la historia empieza cuando ingresa el amigo argentino ¿Quién no tiene un amigo argentino? Así fue como Luca aterrizó en estas tierras, más precisamente en Córdoba, en casa de  Timmy Makern, un ex-compañero del colegio. Con una guitarra criolla y un castellano enrevesado comenzó así la historia de la banda que iba a cambiar el concepto del Rock Nacional.
En nuestro país corrían los últimos años de la dictadura, la Guerra de Malvinas era una herida abierta y el miedo y la paranoia se sentían en la calle. En Argentina, Luca recuperó su pasión por la música, y mostró eso que lo hizo único a través de los años: su exquisita sensibilidad, siempre acompañada de una patada en los dientes. Así se fue formando la banda de Rock que cambió la escena de la música nacional, dándose el gusto de cantar en inglés en plena guerra de Malvinas.
Hay un antes y un después de Luca en el Rock Nacional, nadie interpretó la argentinidad como él y nuestro cínico país fue el que más comprendió a Luca. La influencia de tantas culturas le permitió a Luca sacar de la galera una musicalidad nueva, un estilo innovador, mezcla del rock, el punk, el reggie, hasta las gaitas escocesas, dando forma así a la banda que terminó con lo light en el rock.
El under era donde mejor se movía Luca, sin vender espejitos de colores, solo con su música y sus amigos. La muerte del último rocker, sin peinados raros, sin físicos trabajados, sin tapas de revistas con modelos, fue pura provocación punk. Una vez realizado su sueño cumplió su pacto con la muerte, murió joven y dejó un cadáver bonito.
Solo vivió en la Argentina 6 años y su influencia inspiró a nuevas bandas como a Los Fabulosos Cadillacs y Los Pericos. Con cuatro discos editados en vida y uno post-morten, dejó tal vacio en la música que pasaron veinticinco años sin que nadie ocupe su lugar. Y quizás nadie haya sido tan honesto como él, -“El ser humano es un bicho feo, malo, y para peor, piensa más que los animales”-. Luca sin anestesia, Luca que se muere de una hemorragia a causa de una cirrosis, justo un 22 de Diciembre, para evitar el caretaje de la noche buena, y para decirle a Papa Noel Fuck You! Para la mayoría de la gente la auténtica vida es la que no lleva, Luca se dio el gusto de vivir una vida verdadera.