fbpx Pyrámides: destruir para crear de nuevo el post punk argentino | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 07.06.2020
Pyrámides: destruir para crear de nuevo el post punk argentino

Hay un nuevo movimiento argentino que retoma la mejor tradición del post punk en Argentina. Pyramides, grupo nacido en la ciudad de Avellaneda, es uno de los actores de esta movida. En Comunicación con Agencia Paco Urondo, Facundo Romeo, guitarrista, cantante y compositor del grupo nos cuenta su génesis y actualidad. Por Boris Katunaric.

Por Boris Katunaric
Foto: Sofía Fariña

APU: ¿Cómo nace Pyramides?
Facundo Romeo: Nace cuando agrupé varias composiciones y grabaciones mías, les puse nombre y las subí a Bandcamp. Al principio eran como grabaciones random, proyectos que no llegaban a ningún lado porque no era la intención sino que la cuestión era componer, crear y crear. Luego se convirtió en una gran familia de artistas más allá de los que tocamos en vivo, porque Pyrámides es mucho más que nosotros. 

APU: El nombre me retrotrae a la canción Pyramid Song, de Radiohead ¿nace de ahí o es una coincidencia?
F.R.: No, si bien me encanta Radiohead, no los tengo muy presentes. Nace porque siempre me gustaron las figuras geométricas, las aristas. Nace de una canción de Wire que se llama Map Ref, que son unas coordenadas, y me volví medio loco. Habla de reglas, de dibujar inspirado en las figuras geométricas. Así que me encontré con una pirámide y dije “esto puede funcionar”, le puse la Y porque soy fanático de esa letra.

APU: El disco Vacíos y variables es una marcada experiencia de estilo Post punk, se ve nítidamente un sonido de guitarras cercano a la estética de The Cure, con una voz que recuerda a Ian Curtis. de Joy Division. ¿Cómo fue la búsqueda de esta mixtura?
F.R.: No fue buscada, cuando empecé a buscar referencias a Ignacio Castillo para la búsqueda del sonido, a mí se me ocurrían cosas más industrial, más duft, ese sonido más bien alemán o ruso. Él lo tomo a su manera, como buen productor, nos llevó hacia el lugar que creía mejor para nosotros, con menos distorsión, baterías acústicas. Era más fácil de escuchar y eso me volvió loco. Ignacio nos dijo “ustedes tienen una personalidad más única, no se metan en ese lugar que es cómodo y no es para ustedes”, así que salimos de ahí súper airosos y orgullosos, porque es un disco con un sonido muy personal. 

APU: Desde hace un tiempo se ha retomado cierta tradición Post Punk en Argentina ¿Cómo ven la escena y cómo se sienten ustedes, siendo de Avellaneda, dentro de esa escena?
F.R.: Está buenísimo, me re ceba. No sabía que Pyramides iba a ser Post Punk cuando lo arranqué. Después se fue tornando algo, una tendencia en el sonido de las composiciones que se venían haciendo. El demo de 2014 quedó re post punk, al parecer. Como estaba escuchando bandas de afuera, haciendo cosas que por acá todavía no habían “vuelto”. Creo que Pyramides ayudó un poco o formó parte, de lo que sería una nueva era del post punk en Argentina. Nos pone súper orgulloso cuando nos ponen de referencia, pasa más seguido de lo que yo puedo recordar y eso es una gloria. La movida en Argentina está subiendo con bandas como Las eras, Juvenilia, Riel, Queridas, Tomates en verano, con la ayuda del sello Casa de puente, que es el que le pone más enfoque a la movida más alternativa, siempre priorizando a la bandas de nuestro género. Es un gol. 

APU: Sacaron el single Fragil, suena con un poco más rabioso que Vacíos y variables ¿Es un viraje hacia ese clima más violento en la banda?

FR: Suena más rabioso, es verdad. Creo que volvemos al sonido del EP, una oscuridad más cruda, pero le estamos metiendo mucho más a los sintes. Creo que dimos una vuelta para otro lado. Pyramides es un poco así, en el EP fue una cosa, en Vacíos y Variables otra, después en los simples Las Partes del todo y Continúa, que son temas totalmente en su propio limbo. Ahora se va a venir lo nuevo, estamos laburando un montón, trabajando con la tecladista, ella la tiene re clara. Así que estamos dándole con todo para que vaya hacia ese viraje más violento que buscamos.