fbpx Juan Moreira: un mito nacional en los ojos de Favio | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 03.06.2018
Juan Moreira: un mito nacional en los ojos de Favio

Algunas ideas en torno a una obra que se convertiría en el exponente de una politización del arte que logró llegar a millones, como nunca se dio en nuestra historia. El Moreira de Favio porJuan Manuel Ciucci.

Ilustración: Leo Sudaka

Por Juan Manuel Ciucci 

 

Nuestra historia se encuentra atravesada por innumerables gestas de resistencia popular, frecuentemente ocultadas o tergiversadas por la historiografía liberal hegemónica. Recuperarlas se transforma, por lo tanto, en un ejercicio resistente que se suma a esa gesta, intentando construir conjuntamente una historia propia, desde las bases.

Leonardo Favio estrena, en el punto más alto de su fama, su Juan Moreira, un día antes de que el peronismo vuelva al poder tras 18 años de proscripción y persecución. Aquella primavera del '73 recibió con regocijo esta obra maestra de uno se sus hijos predilectos, y casi 3 millones de personas la vieron en las salas de todo país. Su capacidad para recuperar este mito de un valiente guerrero, construyendo un relato que volviera a interesar a las masas, es quizás uno de los puntos más altos de un arte genuinamente popular. 

Pero Favio aquí también se interna en la compleja tarea de analizar las tramas ocultas del poder de turno que usa y expulsa a los referentes del Pueblo, según su conveniencia. Y la debacle de existencias entregadas a la vida pública y la violencia, que sin tener una propia organización, se ven conducidas y traicionadas, pagando muy caro el derrotero que han asumido. 

En tiempos donde la militancia implicaba un alto riesgo y en muchos casos una propia apuesta hacia la violencia, el Moreira de Favio exponía a los ojos de esa sociedad los valores éticos y políticos tras los cuáles la vida se desenvolva. Una reflexión del presente y el futuro que parecía envolverlas/los, sentadas/os ante la pantalla o en cualquier calle o plaza que las/os amuchara. Lo que convierte a esta obra en el exponente de una politización del arte que logró llegar a millones, como nunca se dio en nuestra historia. 

Algo que fue ya celebrado en la época, como refleja la reseña anónima que aparece en la revista que dirigían Ortega Peña y Duhalde, Militancia peronista para la liberación (ver revista):"Un cine argentino para la liberación se convierte asi, inexorablemente, en la liberación del cine argentino". Y que hoy podemos seguir apreciando, como recuerdo del arte que Favio nos legó, tan lleno de amor y fantasía, como de combatividad. Un aspecto muchas veces ocultado en la obra de quien así se definiera: "yo no soy un director de cine peronista; soy un peronista que hace cine".

Película completa: