fbpx “El triunfo argentino se dio en Punta del Quebracho”
Cultura //// 28.11.2012
“El triunfo argentino se dio en Punta del Quebracho”

Entrevista al historiador Juan Manuel Peña, autor del libro La Vuelta de Obligado y la victoria de la campaña del Paraná (Biblos), junto con José Luis Alonso.

APU (Por José Cornejo): ¿Me contás un poco qué fue la “victoria de la campaña del Paraná”?  
Juan Manuel Peña: El libro tiene la motivación de que se recuerda permanentemente la Vuelta de Obligado, que me parece un hecho importante en la historia nacional. Pero se olvida que la consecuencia final de todo esto que fue la invasión Francesa e Inglesa del Río Paraná, terminó con un triunfo argentino en Punta del Quebracho, una zona cercana a la ciudad de Santa Fe sobre el Paraná. Y que las gestiones posteriores entre el embajador inglés y Rosas en Buenos Aires culminaron en el desagravio a la bandera argentina en el puerto de Buenos Aires y la devolución de todos los barcos y elementos que se habían llevado después de Obligado. Así que, en realidad, no es la Vuelta de Obligado solamente sino que es toda una campaña que termina en julio de 1846.
APU: O sea que ellos rompen las cadenas pero sigue habiendo enfrentamientos a medida que suben el Paraná.
JMP: Por supuesto, los ingleses y franceses pasan ante los barcos de la estacada que pone Mansilla, que por supuesto sabía que iban a pasar ya que no era una resistencia tan intensa como para impedirlo. Estamos hablando de la primera flota del mundo en aquella época y lo que hacen es pasar y seguir custodiando a un convoy que llega hasta Corrientes a hacer intercambio de mercaderías. Los van enfrentando, desde la costa, las tropas argentinas comandadas por Mansilla que los persiguen durante todo el trayecto de ida y vuelta, dándose varias escaramuzas y combates que al final, culminan en la batalla de Punta del Quebracho, batalla olvidada o poco reconocida que intenta ahora salir un poco a la luz.
APU: ¿En qué parte de Santa Fe está Punta del Quebracho?
JMP: Está a 30 km de la ciudad de Santa Fe, hacia el Paraná. La localidad se llama Puerto San Martín, hay un parque que se puede visitar, como el que hay en Obligado, recordatorio de la batalla.
APU: ¿Este ejército que corría en paralelo al Río Paraná asediando a la tropa invasora era interprovincial? ¿Cómo era el status político de esa fuerza?
JMP: El ejército de la época de Rosas o el ejército de la Confederación –como se lo quiera llamar- estaba perfectamente organizado. Se han perdido muchos elementos sobre la conformación de la fuerza pero, por ejemplo, tenía una base en Santos Lugares que era una guarnición, para la época, inmensa. Pensá que allí había 5000 hombres destacados con toda la caballería, los apeos, la sanidad, la sastrería militar, todo lo que puedas pensar de un ejército de aquella época. De ahí mandaron tropa, también fueron muchos milicianos de San Antonio de Areco, del partido de Ramallo y alguna milicias de la zona que conformaron un verdadero ejército y no una montonera ni nada que se le pareciera. Inclusive algunos oficiales destacados como Pacheco.
APU: Era un ejército regular.
JMP: Era un ejército perfectamente regular sin ninguna duda.
APU: Estaba pensando en el Ejército de los Andes que también es un ejército regular pero tiene como un status extranacional o binacional porque está integrado por chilenos y argentinos, tiene como un status distinto.
JMP: En realidad, al primer ejército reclutado por San Martín, que es el que cruza los Andes, no le daría el status de binacional. Creo que es un ejército formado prácticamente por argentinos. Sobre todo por la mentalidad de San Martín que, en aquel tiempo, era uno de los pocos que tenía instrucción, que no era un improvisado en la milicia.
APU: Siguiendo en la misma línea, a pesar de ser un momento de confrontación constante de guerra civil ¿Había algún sector que se oponía al enfrentamiento, que apoyaba a Inglaterra?
JMP: No, ustedes saben perfectamente que estamos hablando entre los unitarios y los federales. Las potencias extranjeras lo que hacen es no reconocer que había que pedir permiso para entrar en los ríos interiores y poder comerciar, cosa a la que no se oponía Rosas, salvo que no se le pidiera el permiso correspondiente. Eso era un avasallamiento de la integridad territorial, estamos insistiendo más en eso que en si los unitarios o los federales tenían razón o no la tenían, más allá de cualquiera que hubiera estado en el fondo de la cosa por la defensa del territorio. Esto lo dice después San Martín cuando le manda el sable a Rosas y toda la historia que conocemos, algunas veces tergiversada pero bueno, la historia se escribe así.
APU: Esto que resaltabas que tecnológicamente está entre la flota más poderosa del planeta. ¿Por qué terminaron aceptando la derrota los ingleses y los franceses?
JMP: Desde el punto de vista estrictamente bélico, los argentinos tenían la ventaja que era la costa alta que de alguna forma los protegía de los  cañones que eran poderosos de la flota inglesa,  eran los últimos barcos que había en el mundo y muchos a vapor. Era una tecnificación extraordinaria para la época también, pero los argentinos tenían la ventaja de estar en un lugar superior. Por eso en Punta de Quebracho les hunden 5 barcos, porque están tirando casi desde arriba, desde la barranca que, con el ángulo que tiene hacia el río, provoca un destrozo muy grande y no esperado por ellos. Ese fue el factor sorpresa porque los ingleses y los franceses no pensaron que la cosa seguía después de Obligado, porque allí habían hecho prácticamente una carnicería.También pongamos el gran coraje criollo porque es importante. Se perdía el territorio.
APU: ¿Una carnicería en Obligado por la cantidad de muertes argentinas?
JMP: Sí, hubo casi 500 muertos argentinos en Obligado contra 80 ó 90 de los ingleses y franceses.
APU: ¿Y la lectura de San Martín, que tantas veces se ha debatido, el sable que le envía a Rosas? El último dato histórico que vi fue que en realidad, San Martín le manda felicitaciones a Rosas antes, incluso, de la batalla de Obligado.
JMP: Ellos intercambiaron alrededor de 20 cartas sin haberse conocido personalmente y en muchas de ellas, si se releen –pocas son las leídas realmente- se ve que había una especie de amistad particular entre ellos y, sobre todo, se habla mucho de la defensa de la Nación. Podría argumentarse que a lo mejor San Martín no conocía la situación real de acá, pero es bastante relativo porque según las cartas está bien informado y tal vez, de no haber sido esa la realidad, no sé si le hubiera mandado las cartas y el sable a Rosas. Por supuesto que es una opinión que corre por mi cuenta, cada uno tiene su subjetividad.
APU: ¿Rosas tenía conocimientos de ciencia militar?
JMP: No, él era un intuitivo. Se había formado en un ejército que, para la época, era interesante y nada más. Era muy político, eso sí.
APU: Y el tipo hizo una lectura que, así y todo, se les podía dar una guerra de desgaste a los ingleses y franceses y vencerlos. Estaba en la ecuación de Rosas ganar esa batalla.
JMP: Sí, pero no solamente es Rosas que va siendo informado, sino también sus generales -Mansilla era un guerrero de primera línea- que realmente no se dejaban abatir así nomás. Eran todos tipos muy peleadores y de mucho concepto de lo nacional.
APU: La identidad nacional se estaba formando en aquel momento. ¿Qué influencia te parece que tuvo la batalla de Vuelta de Obligado y toda la campaña del Paraná que nos estabas contando?
JMP: La campaña tiene un efecto positivo para la Argentina, mirado ahora a la distancia todavía más. Creo que el Día de la Soberanía en este país está mal festejado porque no se festeja una derrota. Recordar Obligado me parece perfecto –no soy quién para decir que no lo hagan- pero me parece que si se quiere festejar un hecho patriótico, es mucho más importante Punta del Quebracho porque allí es la derrota de los invasores. Un mes después vienen a Buenos Aires y no solamente firman el convenio internacional entre Inglaterra y Argentina sino que salvan con 21 cañonazos a la bandera nacional desde una fragata inglesa. Para la metodología de lo que era la guerra entonces, es un punto importante para la Argentina.
APU: Festejamos el segundo puesto cuando podríamos festejar el primero.
JMP: Exactamente, está mal festejado. Recordar Obligado, como cualquier inmolación en defensa del territorio nacional, me parece positivo pero hay que festejar Punta del Quebracho. También es una opinión personal.
APU: ¿Qué fuentes se utilizaron para el libro
JMP: Fuimos haciéndolo sobre documentación, parte de ella nueva, que no se conocía, investigamos en San Pedro elementos que aparecieron últimamente, en fin, todo esto se ha actualizado con el tiempo.
APU: ¿La correspondencia Rosas-San Martín se puede ver?, ¿está publicada?
JMP: Está publicado. El Instituto Nacional Juan Manuel de Rosas tiene un volumen con las 20 cartas San Martín-Rosas y se pueden conseguir también otras ediciones perfectamente conocidas. Además se pueden leer en la historia de San Martín. Eso sí, hay que leerlas. En el Instituto Rosas, en la calle Montevideo, hay un número de la revista que se puede conseguir, donde está toda la correspondencia entre San Martín y Rosas.    

Juan Manuel Peña es Magíster en Historia de la Guerra e historiador. Miembro de la Sociedad Española de Vexilología y miembro de número del Instituto Nacional Newberiano. Con José Luis Alonso escribió Las banderas de la guerra civil española, 1936-1939 (2004) y Las banderas de los argentinos. Doscientos años de historia (2010).