fbpx Masacre de Pergamino: “Sigue el hostigamiento policial contra las familias” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 09.03.2021
Masacre de Pergamino: “Sigue el hostigamiento policial contra las familias”

Brenda Sosa Vico, integrante del colectivo “Justicia por los 7” de Pergamino dialogó con AGENCIA PACO URONDO sobre los crimenes perpetrado en la Comisaría 1 de la ciudad bonaerense, el 2 de marzo de 2017, en el cual fallecieron siete personas en un incendio. 

Por Juan Borges 

El 2 de marzo de 2017, efectivos de la Policía Bonaerense de la Comisaria Primera de Pergamino, provincia de Buenos Aires, dejaron morir a siete detenidos en un incendio y además obstaculizaron el trabajo de los bomberos para evitar que fallecieran. Los hechos pasaron a la historia como la Masacre de Pergamino. Siete personas privadas de su libertad de entre 22 y 27 años fallecieron en el destacamento policial. Lo sucedido se reconstruyo a través de las pericias y los testimonios de los 12 detenidos que sobrevivieron. La lucha de los familiares fue surcando un camino de solidaridad y acompañamiento de la comunidad enfrentándose al hostigamiento de los policías implicados en el hecho. Seis policías, entre ellos un comisario fueron condenados a cumplir entre seis y quince de prisión. En este marco, AGENCIA PACO URONDO dialogó con Brenda Sosa Vico que es integrante del colectivo “Justicia por los 7” y que tuvo amplia participación en el acompañamiento a los familiares buscando justicia.

APU: ¿Los agentes policiales que fueron condenados se encuentran actualmente detenidos?

Brenda Sosa Vico: A partir de la masacre se abrió una causa de investigación a causa del fiscal Pastorchio que terminó en un juicio oral y público llevado a cabo en diciembre de 2019. El resultado fue que los seis policías implicados, previamente exonerados de la fuerza, terminaron condenados con penas entre 8 y 15 años de cárcel. De esos seis condenados solo 2 de ellos cumplen cárcel en una unidad penal entre ellos el ex comisario Sebastián Alberto Donza que vio agravada su pena por intento de profugacion. Los otros cuatro condenados cumplen prisión domiciliaria, la cual ha sido violada en reiteradas oportunidades según testimonios de vecinos. A raíz del juicio se abren otras causas el día de la sentencia debido a actitudes intimidantes por parte de uno de los acusados quien el día del juicio arroja una silla contra los familiares.

Una vez terminado el juicio los policías terminaron siendo condenados por abandono de persona. La Comisión Provincial por la Memoria entiende que “dejar morir, abandonar, también es matar “y entonces los familiares y la CPM solicitaron a la fiscalía que se cambie la caratula por la de homicidio doloso. A más de un año de ese pedido aún no hay respuestas. 

APU: ¿Se abrió también una causa por falso testimonio?

BSV: Sí. Luego de las testimoniales de algunos policías, el tribunal dispuso que se aparten algunas declaraciones por al menos caer en “falso testimonio”. De esos ochos que declararon y se denunciaron por falso testimonio solo a dos se hizo lugar. Esos son Eduardo Amoe quien actualmente está desafectado de la fuerza por calumnias e injurias y amenazas a familiares por redes sociales y a Renzo Girassi. Ambos quedan imputados por falso testimonio pero actualmente están en libertad. Uno fue sobreseído de la fuerza y el otro sigue ejerciendo custodiando un supermercado de la ciudad.

APU: ¿En qué situación están los familiares de las víctimas?

BSV:  Este 2 de marzo, el día del aniversario de la masacre fue la primera vez que la actividad no estuvo organizada por ellos. Decidimos impulsarlo como colectivo y darles el espacio para que hagan su propio proceso de familiares. Algunos consideran que ya lograron justicia y otros no. La causa ya es del pueblo y la tomamos nosotros y la impulsamos, obvio que invitamos a los familiares pero respetando su proceso desigual.

Con respecto al estado anímico de las personas son muy disimiles. Hay posturas diferentes con respecto a seguir la lucha o no.Tratamos como colectivo de preservarlos y cuidar que ya no se expongan tanto. Ya pasaron cuatro años y los mensajes de odio desde el personal policial siguen estando. Sigue el hostigamiento policial contra las familias. Se conquistó mucho desde la lucha en la calle con las madres a la cabeza de la lucha a pesar de todo, siempre estuvieron al frente pero los odiadores seriales de esa comunidad siguen estando.