fbpx Neuquén: alto acatamiento al paro | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Sindicales //// 07.04.2017
Neuquén: alto acatamiento al paro

Masiva movilización al paro convocado por la CGT y la CTA. Si bien el sector petrolero no adhirió a la medida de fuerza, la capital de la provincia norpatagónica tuvo un día con pocos comercios abiertos, sin transporte público de pasajeros ni recolección de residuos.

 

Por Florencia Páez Andrada y Santiago Amilano
Desde Neuquén

Con la presencia de Gendarmería y la Prefectura sobre los puentes carreteros que unen las provincias de Río Negro y Neuquén se desarrolló una masiva movilización en el marco de la huelga nacional convocada por la CGT y la CTA contra las políticas de ajuste del gobierno de Mauricio Macri. Más de 300 manifestantes se movilizaron entre la mañana y el mediodía de este jueves hacia los puentes carreteros que unen Neuquén capital con la ciudad de Cipolletti. En el lugar, desde temprano, cerca de 250 obreros de la UOCRA aguardaban en el ex peaje y se sumaron a los gremios estatales, de educación y prensa. La jornada finalizó con el arribo de las agrupaciones de izquierda, que engrosaron las filas de gente que cortó el acceso entre ambas provincias. Confluyeron los gremios docentes (UNTER de Río Negro y ATEN de Neuquén), obreros de la construcción con la representación de la UOCRA, estudiantes y docentes universitarios (FUC, ADUNC y CONADU Histórica), trabajadores de prensa y de cerámicas y textiles.

Por su lado, Gendarmería Nacional Argentina (GNA) estaba en los puentes desde miércoles anterior. Este 5 de abril, ATE Río Negro definió movilizarse y cortar el tránsito vehicular en ese mismo sitio, como repudio a la mesa paritaria provincial. Durante ambas jornadas, la GNA propició un clima de tensión no sólo con la mera presencia, sino también con agentes que tomaron fotos y filmaron a los manifestantes. Si bien la jornada de protesta en el marco del Paro Nacional decretado por la CGT se desarrolló con tranquilidad, hubo momentos tensos sobre el mediodía entre una fila de gendarmes y los gremios ATEN (docentes) y ATE de Neuquén. En el microcentro de la capital provincial algunos negocios estuvieron abiertos y hubo un servicio mínimo de taxis, que fueron conducidos por sus propios dueños.

El Paro Nacional de la CGT se hizo notar en la zona, potenciado por el acatamiento de los choferes de líneas urbanas e interurbanas, agremiados en UTA, y aquellos que están bajo el ala de Camioneros. No hubo recolección de residuos en Neuquén porque los trabajadores de la empresa Cliba pertenecen al gremio que conduce hoy Pablo Moyano. Sin embargo, la perla de esta jornada la aportó Guillermo Pereyra, quien además de Senador es el secretario General del Sindicato del Petróleo y Gas Privados de La Pampa, Neuquén y Río Negro y figura de gran peso en la CGT a nivel nacional. Desde hace una semana, el dirigente ordenó a sus afiliados a "no adherirse al paro".

El acto se realizó en horas del mediodía. Los discursos estuvieron a tono con el fracaso en las paritarias nacionales y mesas de discusión salarial. “Lo que se está reclamando hoy en la Argentina desde los sindicatos docentes es que el gobierno de Mauricio Macri cumpla con la ley y convoque a una paritaria nacional que no sólo permite mejorar la discusión salarial en las provincias sino además que compromete recursos del Estado nacional para invertir en la educación”, sostuvo el secretario general de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén, Marcelo Guagliardo.

El ciclo lectivo en esa provincia no comenzó con normalidad. El gremio continúa negociando con el gobierno de la provincia un porcentaje acorde que contemple la canasta básica. La última oferta estipula un aumento ajustable según el índice de inflación, más un 8% por la pérdida en el valor del salario sufrida durante 2016. Ahora las asambleas deberán resolver si aceptan la propuesta. La seccional capital de la entidad sindical la rechazó y definió continuar con los paros. De todas formas la última palabra la tendrá el plenario de secretarios generales.
En tanto, el titular de la CONADU Histórica, Luis Tiscornia dijo que no están dispuestos a aceptar la rebaja salarial que quieren imponer, a aceptar más despidos, a la modificación de los convenios colectivos de trabajo, el ajuste sobre la educación y la universidad pública. En un encendido discurso, el dirigente universitario expresó: “¿Qué va a pasar después del paro? Pues si no hay respuestas a esos reclamos concretos vamos a continuar la lucha. La unidad es en la calle, hoy se hizo. Somos varios gremios que estamos en la paritaria con el Ministerio de Educación de Nación. Lo que necesitamos es que ninguno de los tres gremios principales que estamos en la paritaria firme el techo salarial”.

Por su parte, Flavio Ramírez, secretario general del sindicato de prensa, puso de manifiesto la realidad de su sector remarcando que hubo cuatro mil despidos en todo el país y el cierre de medios de comunicación. “Se llevan la plata del Estado con la pauta oficial y precarizan a los compañeros y compañeras de los medios. Los periodistas no vivimos en una fiesta, no somos empresarios fastuosos, somos laburantes que estamos por debajo de la línea de indigencia porque nuestra paritaria del año pasado fue la peor que tuvimos”, sentenció el dirigente sindical. Los y las trabajadores de prensa están reclamando el 35% de aumento salarial, el reconocimiento y pago del 40% de zona patagónica y el cumplimiento de los convenios colectivos y contra la precarización laboral.