fbpx Oscar Trotta: "El número de internados por COVID en los hospitales pediátricos de la Ciudad se duplicó" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Salud //// 29.04.2021
Oscar Trotta: "El número de internados por COVID en los hospitales pediátricos de la Ciudad se duplicó"

El médico pediatra y directivo del Hospital Garrahan de la Ciudad de Buenos Aires alertó sobre el aumento de casos de COVID positivo en la población infantil. Dos de sus twits con el análisis de la situación fueron retwiteados por el presidente Alberto Fernández la semana pasada. En diálogo con AGENCIA PACO URONDO insistió con la necesidad de restringir la presencialidad escolar y las actividades no esenciales.

Por Vera Zapoi

El médico pediatra y directivo del Hospital Garrahan de la Ciudad de Buenos Aires alertó sobre el aumento de casos de Covid positivo en la población infantil. Dos de sus twits con el análisis de la situación fueron retwiteados por el presidente Alberto Fernández la semana pasada. En diálogo con AGENCIA PACO URONDO insistió con la necesidad de restringir fuertemente la presencialidad escolar y las actividades no esenciales.

APU: ¿Cuál cree que debe ser la estrategia del gobierno nacional en relación al aumento de casos en la población general y cómo se presenta el panorama actual en la población pediátrica?   

Oscar Trotta: Resulta indispensable establecer nuevas restricciones para controlar la explosión de casos que se vienen evidenciando en las últimas semanas. Y dentro de esas restricciones sin dudas una de las más importantes, es la restricción a la presencialidad escolar. El hospital Garrahan experimenta un aumento de casos Covid positivos en pacientes de 0 a 16 años de casi el 200%, y en la Red Pediátrica de la Ciudad de Buenos Aires, que incluye al hospital Gutiérrez y al hospital Elizalde, ese aumento en el registro de casos positivos de COVID fue de cuatro veces y media en el último bimestre. Es decir, que de un registro de 360 casos positivos COVID en menores el 18 de febrero de 2021, llegamos a 1598 casos el 20 de abril de 2021. Evidentemente la curva de aumento de casos en la población de 0 a 16 años coincide con la apertura de la presencialidad escolar, ya que mientras en la población general el número de casos aumentó dos veces y media  en el mismo período, en la población de 0 a 16 años ese aumento fue sustancialmente mayor.

APU: Ese aumento de casos en la población infantil, ¿cómo impacta en la internación y a que se le puede atribuir?   

OT: El número de internados en los hospitales pediátrico de la ciudad, a causa de COVID, se duplicó. La evidencia científica demuestra con certeza que la población menor de 19 años no hace la forma grave de la enfermedad, es decir, su evolución no va hacia el colapso respiratorio que se ve en los adultos, a excepción de aquellos niños que presentan comorbilidades o enfermedades de base en donde la infección con el virus de COVID agudiza su enfermedad requiriendo de esta manera internación en la unidad de terapia intensiva, que son los casos qué vemos en el Hospital Garrahan. No obstante no desarrollar los jóvenes la forma grave de la enfermedad, son efectivamente portadores y transmisores del virus a sus contactos, de ahí la importancia en la disminución de la circulación de esta población, que incluye la restricción a la presencia escolar. Teniendo en cuenta la dinámica que envuelve todo el proceso de presencialidad qué incluye el traslado de los niños, el encuentro de padres, el intercambio con los docentes, el uso de transporte público y el contacto interpersonal que se genera durante esta actividad dentro y fuera del colegio.

APU: Usted insiste con una fuerte restricción a la presencialidad escolar, ¿en qué niveles y por cuánto tiempo?  

OT: No lo digo sólo yo, lo expresan reportes internacionales y publicaciones de revistas de divulgación científica muy importantes en el mundo, The Lancet y Nature han puesto a la restricción de la presencialidad escolar como la segunda estrategia más efectiva para el control de la transmisión del virus Covid en la comunidad. Esas restricciones a la presencialidad escolar junto con otras a la circulación y actividades no esenciales de la población en general, se deben mantener hasta alcanzar al menos un descenso de la curva al 25% de los registros actuales, sin dudas la única estrategia efectiva qué ayudará a reducir la tensión que se genera sobre el sistema de salud y la sobrecarga laboral que hoy están padeciendo los trabajadores de la salud. 

APU: Usted dijo que la población pediátrica no desarrolla la forma grave de la enfermedad por Covid; en relación a las consecuencias tardías de la enfermedad que se ve en los adultos, ¿que sucede en los niños y cuáles son las recomendaciones para esa población?

OT: Es importante hacer referencia a una enfermedad que se presenta en niños, entre 10 y 14 días posteriores al haber cursado la infección por COVID, aún en su forma asintomática, qué es el síndrome inflamatorio multisistémico (PIMS). Es una enfermedad similar al síndrome de Kawasaki, que consiste en la inflamación de las arterias del organismo y que afecta a casi todos los órganos vitales. Este síndrome se expresa a través de cefalea, mareos, malestar, vómitos y dolor abdominal. Si bien tiene muy baja mortalidad, requiere internación en una sala de cuidados para recibir tratamiento médico adecuado y afecta tanto a niños previamente sanos como aquellos que presentan una comorbilidad.La población pediátrica debe seguir las mismas indicaciones que la población adulta en cuanto al cuidado, uso de barbijo a partir de los años, higiene de manos, ventilar los ambientes, evitar contacto con otras personas por fuera de la burbuja familiar. Los padres deben evitar llevar a los niños a lugares muy concurridos cómo plazas o parques, pueden en cambio acompañarlos a andar en bicicleta o caminar alrededor de la manzana de su domicilio. Es importante que tomemos conciencia que la única herramienta efectiva para bajar la curva de contagios es disminuir el contacto entre las personas. Los países del mundo que han logrado controlar la curva de contagios lo han hecho a partir de fuertes restricciones a la movilidad y muy especialmente a la presencialidad escolar. 

APU: ¿Cómo avanzó la vacunación del personal que trabaja en el Hospital Garrahan y en que porcentaje se cumplió?

OT: En relación a la vacunación del personal de nuestro hospital, hemos podido vacunar con dos dosis, de acuerdo a lo previsto, al 98% de los trabajadores. Quedaron excluidos aquellos que por indicación médica no pueden recibir la vacunación, y que por consiguiente están eximidos de concurrir al lugar de trabajo. La estrategia de vacunar a la población general por grupos de riesgo es una estrategia acertada y la decisión actual de vacunar a los trabajadores de los comedores y merendero de los barrios populares es algo que veníamos reclamando desde el inicio del proceso de vacunación. Es cierto que la escasez mundial en la provisión de vacunas afecta el acceso de Argentina a ese insumo pero vemos que poco a poco la provisión se va normalizando y eso es muy alentador.

APU: ¿Cómo interpreta la decisión del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, de negarse a respetar el DNU del gobierno nacional en relación a la concurrencia de los niños y adolescentes a clases presenciales?

OT: Es preocupante y altamente desolador ver la prédica irresponsable y maliciosa en contra de las medidas de aislamiento social y la negación de la gravedad de la situación sanitaria producto de la pandemia. En este punto es fundamental que la dirigencia política, la dirigencia social y los comunicadores asuman la responsabilidad y la madurez de tomar y acompañar las decisiones que se deben adoptar en función de combatir los efectos de esta pandemia. 

Evidentemente un sector de la corporación política opositora al gobierno nacional, acompañados por un sector de los medios de comunicación, buscan irresponsablemente generar caos y confusión en la población en virtud de algún tipo de oportunismo político o especulación electoral, buscando fidelizar a una parte del electorado qué se siente agobiado por el esfuerzo que significan las medidas que necesariamente deben tomarse en esta situación de crisis sanitaria.

En ese sentido, resulta bochornoso ver cómo hoy el Jefe de Gobierno de la ciudad manipula la opinión pública expresando un compromiso con la problemática psicofísica de los niños, cuando hay innumerables situaciones que padece la niñez en la Ciudad de Buenos Aires a las cuales el gobierno de la ciudad no atiende, invisibiliza o directamente ignora, tal como sucede en el cordón sur de la Ciudad dónde están los barrios más pobres y las villas más numerosas, allí se registra el doble de tasa de mortalidad infantil que en la zona norte de la ciudad donde están las familias de mayor poder adquisitivo. Otro ejemplo es el de los niños que viven en situación de calle (el último informe de la Defensoría del Pueblo habla de más de 1000 niños menores de 13 años que viven en la calle en la ciudad de Buenos Aires), los niños que habitan el camino de sirga bordeando el Riachuelo, que presentan altos niveles de plomo en sangre, algunos fueron trasladados y nunca más se les hizo un seguimiento, o los niños viviendo hacinados en talleres clandestinos de confección de ropa en el Bajo Flores y el déficit histórico de vacantes escolares en la CABA. Éstas y otras situaciones vienen siendo denunciadas por los trabajadores de la salud aún desde antes de la pandemia, por eso resulta hasta hipócrita el argumento que expresa Larreta en relación a la defensa del bienestar de los niños en la ciudad.

APU: Qué sintió cuando se enteró que el Presidente Alberto Fernández había compartido sus twits?

OT: El presidente Alberto Fernández, viene demostrando desde el inicio de la pandemia un manejo muy criterioso de la situación, como él mismo dijo, aplicando el método cartesiano de verificación, análisis y síntesis para la toma de decisiones. Y en esa visión panóptica de la situación, decide más allá de la opinión de sus asesores quienes tienen una visión parcial, de acuerdo a sus incumbencias. Ya en la cadena nacional el presidente había adelantado el difícil escenario que se iba a presentar y había pedido compromiso por parte de todos. Y eso es así. Está claro que priorizar la responsabilidad y el compromiso solidario es priorizar la vida siempre, más aún en tiempos de pandemia.