fbpx “Hubo un cerco mediático terrible: si mencionabas a Farmacity o a Quintana los grandes medios no te publicaban" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Política //// 06.07.2021
“Hubo un cerco mediático terrible: si mencionabas a Farmacity o a Quintana los grandes medios no te publicaban"

La presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, María Isabel Reinoso, mantuvo una extensa charla con AGENCIA PACO URONDO con motivo del rechazo judicial a la instalación de la cadena en el distrito. Las implicancias políticas que rodearon a la causa, el lobby económico y mediático y, por otro lado, el rol social y sanitario de las farmacias en PBA.

Por Juan Cruz Guido

La presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires, María Isabel Reinoso, mantuvo una extensa charla con AGENCIA PACO URONDO con motivo del rechazo judicial a la instalación de la cadena en el distrito. “La verdad es que lo recibimos con mucha alegría y festejo, porque fue una lucha bastante desigual”, señaló. Las implicancias políticas y el lobby económico que rodearon la causa. “Ni remotamente pensé que el abogado podía llegar a ser juez de la Corte y el CEO de la empresa se iba a transformar en vicejefe de Gabinete de la Nación”. Por otro lado, el rol social y sanitario de las farmacias en la Provincia: Modelo sanitario versus modelo de mercado.

Agencia Paco Urondo: ¿Qué balance hace del fallo de la Corte Suprema?

María Isabel Reinoso: La Corte ha puesto un punto final con criterios sanitarios, como veníamos sosteniendo. La verdad es que lo recibimos con mucha alegría y festejo, porque fue una lucha bastante desigual.

APU: ¿Cómo fue el proceso judicial, teniendo en cuenta que luego el dueño de la compañía fue un funcionario clave y con mucho poder en el gabinete de Mauricio Macri, y el abogado, Carlos Rosenkrantz, se convirtió en juez de la Corte?

MIR: El inicio de la demanda, que transcurrió en la provincia de Buenos Aires, estaba firmada por Mario Quintana y el estudio Rosenkrantz y asociados. Era el estudio patrocinante. En este caso, quien defiende a la provincia es el fiscal de Estado, Hernán Gómez, que en seguida nos convocó al Colegio de Farmacéuticos porque la ley que estaban cuestionando no es una ley de farmacia, sino la ley del ejercicio de la profesión farmacéutica. Así que fuimos paso a paso también desde el Colegio de Farmacéuticos agregando cuestiones que tenían que ver con lo jurídico, pero también desde la visión del ejercicio de la profesión en el terreno. Ganamos en todas las instancias en la Provincia. Se ganó la primera instancia en la Cámara de Apelaciones y la Corte Suprema de la Provincia, por unanimidad, falló diciendo que esta ley era constitucional y que había sido producto de un debate parlamentario en la legislatura de la provincia de Buenos Aires, que es quien define la estrategia de salud para los bonaerenses y también el ejercicio de las profesiones.

En ese sentido, nos sorprendió que en el 2015 tomamos conocimiento de que Mario Quintana no era solo un empresario, sino que había asumido como vice jefe de Gabinete de la Nación y que el abogado había pasado a ser el juez de la Corte y, nada más y nada menos, que presidente de la Corte Suprema luego. Con lo cual vimos desvanecer absolutamente toda posibilidad de triunfo. Porque la Corte, si hubiese sido cualquier otra empresa, lo hubiese rechazado, porque era un tema netamente de la Provincia y, sin embargo, fueron varios hechos que vivimos en forma preocupante.

APU: ¿Como cuáles?

MIR: Primero el dictamen de la Procuración, de Eduardo Casal. Con argumentos que no tenían nada que ver con el ejercicio de la profesión, sino que más bien agarró la ley del Medicamento Nacional en los aspectos que tenía que ver con la industria. Las farmacias no tienen nada que ver con artículos de una ley del medicamento. El servicio profesional que le damos a la comunidad va más allá del medicamento. Tomamos la presión, hacemos preparación de magistrales, vacunamos, aplicamos inyecciones y otros servicios farmacéuticos que no solamente están asociados a la dispensa de un medicamento. El Consejo Farmacéutico, seguimiento fármaco-terapéutico y un montón de tareas que no tienen que ver con el medicamento en sí, sino que están centradas en prevenir o mejorar la salud de los habitantes. Así que el dictamen de Procuración fue un hecho que nos llamó muchísimo la atención. Ahí fue cuando decidimos pedir una audiencia pública y refutar ese dictamen. Eso lo hicimos desde el Colegio.

APU: En ese momento recibieron bastante apoyo de organizaciones de la sociedad civil, colegios profesionales, sindicatos...

MIR: Ese fue un hecho impactante. La cantidad de amigos del tribunal. Cincuenta se presentaron en total. Cuarenta y tres a favor de la Provincia y de los conceptos que llevaba adelante el Colegio, y siete a favor de la empresa.

De todas maneras, un hecho sorprendente es cómo se miente en una audiencia pública. Para una humilde farmacéutica como yo, que no tengo experiencia en lo que es la abogacía, plantear que un farmacéutico en la cadena de farmacias Farmacity es independiente, que ellos cuidan la salud de la gente cuando utilizan promociones 2x1 (y todos sabemos que el tema del uso irracional del medicamento atenta contra la salud), fueron cuestiones que a mí me preocuparon bastante. Presentaciones de escritos de amigos del tribunal diciendo que había un número de farmacias por partido que no eran tales. No estaban sustentadas en las disposiciones de habilitación oficiales del Ministerio de Salud de la Provincia. O sea, muchas cosas que se hablaron en esas dos jornadas de la audiencia hicieron que nuevamente el Colegio haga la presentación de otro escrito, aun habiendo ya terminado el juicio, porque la verdad que era muy fuerte escuchar cómo se mentía deliberadamente.

La provincia de Buenos Aires tiene particularidades y para opinar tenés que conocerla. Son 307 mil kilómetros cuadrados, diferencias regionales, desde los barrios del conurbano hasta los pueblos del interior. Pueblos de 500, 600, 1000 habitantes, que están a kilómetros de la cabecera donde esta ley procuró que haya servicio donde no hay otro servicio, sí hay farmacias.

APU: Un hecho muy particular que se dio durante este proceso fue la adquisición de locales por parte de la empresa, pero que vendían cosmética. Casi todo lo que se vende en Farmacity, menos la parte de farmacia. El objetivo era tener los locales para cuando se diera la aprobación, de alguna manera, el "fondo de comercio" ya lo tenían. Evidentemente tenían mucha confianza de que eso iba a suceder…

MIR: Si, totalmente. Ellos desembarcan con las Simplicity cuando estaban transitando el juicio en la Provincia y tenían mucha seguridad de que la Cámara de Apelaciones de La Plata les iba a revertir el fallo de primera instancia. Tenían una gran confianza de que les salía favorable. Y ahí fue cuando empiezan a instalar las primeras Simplicity en Adrogué, en San Miguel, en Lomas de Zamora. Siempre en lugares céntricos y, por supuesto, no teniendo en cuenta los parámetros de distancia ni densidad poblacional que dice la ley. Porque ellos cuestionan dos cosas, entre los dos artículos que discuten. Por un lado, la propiedad. Dicen que una sociedad anónima puede ser propietaria de farmacia cuando la ley no lo permite. La titularidad se las deja reservada a los farmacéuticos de profesión con título universitario. Y el otro punto que cuestionaron es que se quieren instalar sin localización, o sea, no cumpliendo los 300 metros que hay farmacia entre farmacia, ni el parámetro de una farmacia cada tres mil habitantes por localidad, que ese es un parámetro de la Organización Mundial de la Salud y que permite que, si en una localidad hay demasiadas farmacias, se instalen en otras localidades de manera tal que en todo el territorio esté la farmacia donde hay una necesidad sanitaria, no donde es rentable. Porque si no estarían todos alrededor de la plaza. En una cuadra habría 4, 5 o 6 y en los barrios adentro no habría.

Esta ley permitió que haya 4500 farmacias, pero distribuidas racionalmente en todo el territorio. Particularmente no prohíbe la instalación. Y de hecho hay lugares con alta densidad poblacional, donde va creciendo la población, se va generando la posibilidad de nuevas farmacias. De hecho, desde que transitó el juicio hasta que nosotros estuvimos en la audiencia, se habían habilitado más de 300 farmacias. Y ellos decían que no se podían instalar farmacias. No es que no se pueda. El tema que ellos no querían cumplir con la ley vigente y querían una ley a su medida y fueron a forzarla a la justicia con estos condimentos políticos que lo favorecían sustancialmente. Nadie tiene al abogado patrocinante presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y que quien inicie la demanda primero era un empresario y después terminó siendo vicejefe de Gabinete de la Nación. Tenían dos lugares centrales que hacían que los farmacéuticos estuviéramos en una posición de mucha desventaja.

Cuando fue la audiencia pública, se presentaron a favor de la provincia centros de jubilados, asociaciones de consumidores, el Defensor del Pueblo de la Provincia. Todos los colegios profesionales de la Provincia. Porque, como bien te dije, es una ley de ejercicio profesional la que estaban intentando vulnerar. Y la verdad es que ingenieros, arquitectos, ciencias económicas, los abogados, los escribanos, además de las profesiones de salud, como pueden ser médicos, odontólogos, kinesiólogos, veterinarios, se presentaron porque la verdad es que era un hecho que iba a tener mucho impacto en la provincia de Buenos Aires.

APU: ¿Existía un planteo más político que jurídico?

MIR: Totalmente. Desde lo político, buscaban traducir el decreto desregulatorio de Cavallo de los años ‘90, donde ellos lo ponían en cada escrito, que se aplicaba en la provincia de Buenos Aires. Lo que yo veía en los escritos era permanentemente ningunear y socavar a la Provincia de Buenos Aires como provincia. Lo que había plasmado el legislador, el debate parlamentario de una ley que era de corte sanitaria, la querían torcer para el lado del mercado. Es una discusión entre un modelo de mercado y otro sanitario.

Por el otro lado, plantearon que mientras que vos contrates a un farmacéutico está todo bien. Cuando nosotros sabemos perfectamente que los farmacéuticos no tienen injerencia cuando hay una sociedad anónima. Entonces eran varios ejes. Y obviamente que entrar en la provincia de Buenos Aires, donde ya habían intentado el desembarco de Simplicity, ya tenían mucho a su favor. Dictamen de Procuración, jueces, abogado, Gabriel Bassat, que aparece también como parte de la mesa judicial. Un fuerte lobby a favor de una empresa que tiene capitales en Argentina, pero cuando no le sirve económicamente, los levanta y se dedica a otra cosa, no a lo que es la profesión. Esto en su momento se transformó en una disputa política, porque los actores, para sorpresa nuestra, eran políticos. La verdad es que cuando se inició el juicio, te soy absolutamente sincera, ni remotamente pensé que el abogado podía llegar a ser, después de cuatro o cinco años, juez de la Corte y el CEO de la empresa se iba a transformar en vicejefe de Gabinete de la Nación.

APU: Finalmente, se excusó Rosenkrantz cuando le tocó intervenir…

MIR: Nosotros cuando todavía no había terminado el juicio en la Provincia, apenas nombran a Carlos Rosenkrantz, fuimos del grupo de entidades que nos opusimos al nombramiento. Estuvimos en la audiencia pública cuando se hizo la comisión de acuerdos. Estuvimos hablando con los tres senadores de la provincia de Buenos Aires, porque no lo podíamos creer. Sinceramente, no lo podíamos creer. Y ahí hicimos una presentación, para que no opine, para que se recuse si llegaba esto al ámbito nacional. Y, de hecho, llegó. Después se excusó claramente, pero el Colegio hizo dos presentaciones concretas porque estaban las pruebas, estaba su firma en los escritos. Estaba plasmado, documentado y probado que él era el abogado patrocinante cuando se inició la demanda en La Plata.

APU: Teniendo en cuenta todos los factores desfavorables que menciona para su planteo a partir de la asunción de Macri. En lo personal ya, ¿temieron en algún momento perder el juicio?

MIR: Sí, cuando fue el dictamen de Procuración que era tan deliberado. Porque eran tergiversados completamente los artículos que usaron para darle la razón a Farmacity. Y después ya cuando la Corte pide la causa en la ciudad de La Plata, que ya estaba archivada, y le hacen lugar: sí, claramente pensamos que se perdía. El contexto político era netamente adverso. Los interesados directos en que Farmacity entre en la provincia estaban en el Poder Judicial y en el Ejecutivo. Y además también porque sufrimos un cerco mediático terrible. Había entidades que mandaban comunicados de prensa que nunca se publicaban. Fueron pocos los medios de comunicación que nos dejaron visibilizar la opinión de los farmacéuticos.

Me entrevistaban medios importantes, nacionales: el periodista me hacía la nota y después me pedía disculpas porque de arriba no se la dejaban publicar. No podían incluir la palabra Farmacity o mencionar a Quintana. He tenido medios de comunicación que me han dicho que si decía Quintana no me lo publicaba y si decía Farmacity tampoco. Entonces yo les planteaba: ¿de qué hablo? Si el problema es ése ¿Voy a plantear algo genérico si el juicio dice: Farmacity contra la Provincia de Buenos Aires? El expediente tiene esos nombres propios.

APU: Pensando en la perspectiva sanitaria de la ley provincial, es interesante pensar la importancia de esta red de farmacias en la Provincia teniendo en cuenta la pandemia y las dificultades y complicaciones que planteó a la movilidad...

MIR: Como bien decís, esto quedó plasmado. Nosotros tenemos farmacia en la villa de Itatí, que la cuidamos un montón, farmacias a veinte, treinta, cuarenta kilómetros de la cabecera en los pueblos del Interior. Farmacias en los barrios del conurbano, donde quedó plasmado en la pandemia que, cuando todos estaban cerrados, había una red territorial de farmacias que garantizó, y no hubo un solo problema, el acceso a los medicamentos. Y no sólo eso, cuando no había alcohol, preparamos alcohol-gel, solución hidro-alcohólica, vacunamos (gripe, neumonía). Los consejos que le dimos a la comunidad en cuanto al lavado correcto de manos, aislamiento, uso de barbijo. Si no hubiésemos tenido una red sanitaria, seguramente hubiesen quedado muchas poblaciones aisladas sin acceso al medicamento porque se había cerrado y no se podía circular.

APU: Para finalizar, ¿hay posibilidades que, con la mayor disponibilidad de vacunas, la red de farmacias de la Provincia pueda vacunar contra la COVID-19?

MIR: Nosotros ofrecimos la red de farmacia para poder vacunar. El ofrecimiento sigue en pie al Gobierno nacional y al Gobierno provincial también. Por supuesto, nos tendrían que dar las vacunas, que son las vacunas que ha adquirido el Gobierno nacional. Pero bueno, las farmacias estamos en condiciones, tenemos lo más importante, que es el profesional que viene vacunando desde la década del '60, que es el primer antecedente de vacunación en farmacias en la Provincia de Buenos Aires. Estamos dispuesto para poder ayudar en forma gratuita. Además, tenemos los medios para poderlas conservar correctamente. Los farmacéuticos hacemos habitualmente la planilla de efectos adversos atribuibles a la vacunación. Para la gente es un lugar de cercanía, así que el ofrecimiento siempre está en pie cuando el gobierno lo decida.