fbpx "Cristina puede ser elegida senadora, pero la discusión va a estar abajo"
Más información //// 02.03.2017
"Cristina puede ser elegida senadora, pero la discusión va a estar abajo"

Entrevista al bloguero Manolo Barge: su mirada sobre el macrismo, el peronismo y la reacción sindical. "Lo interesante es ver qué pasa en los gremios donde la base no es peronista, pienso en los bancarios, donde la mayoría de los afiliados son radicales o no peronistas". 

 

Por Enrique de la Calle

Cuando uno habla con Manolo Barge, sin dudas uno de los blogueros más interesantes que existen (y que todavía persiste en el formato blog), la política se cuela de inmediato, casi después del protocolar "hola, ¿cómo va eso?". "Lo interesante es ver qué pasa en los gremios donde la base no es peronista, pienso en los bancarios, donde la mayoría de los afiliados son radicales o no peronistas. Parecen Mirtha Legrand, están indignados", nos recibe Manolo. Y comienza el diálogo que durante una hora se centrará en el macrismo, la dura realidad social, el sindicalismo, el peronismo y también Cristina.

Agencia Paco Urondo: Paremos en ese punto: ¿Por qué están más movilizados los gremios no peronistas?

Manolo Barge: El tema es así: los gremios reproducen la estructura social. Los gremios de servicios, de profesionales y de empleados públicos tienen una base que generalmente no vota al peronismo. Pero son gremios que funcionan con lógica peronista. Si bien sus bases se acercan más a Cambiemos, cuando le tocan el bolsillo saltan como peronistas. Según un estudio, hay 18 mil dirigentes sindicales (desde secretario general hasta delegados) y casi un cuarto de millón de activistas gremiales. Es decir gente que se suma a la marcha, la protesta o la huelga. El problema que tiene Cambiemos es que los más activos son bancarios y estatales, que son votantes.

APU: ¿Por qué los gremios con bases peronistas están menos combativos?

MB: Lo que hay que evitar a cualquier costo es que la base electoral de Cambiemos se repliegue sobre sí misma. No hay que hacer que el votante de Macri se ponga a la defensiva. Hay que dejarlo que se de cuenta solo, que decante. Es un dato que Mirtha Legrand haya dicho que el gobierno no tiene sensibilidad social. El trabajador informal, los pobres, no lo votaron en 2015 a Macri ni lo van a votar nunca. ¿Por qué no la quieren a Carrió? Porque es una patrona. El tema son los sectores medios: ahora hay un debate sobre la centroizquierda en la provincia de Buenos Aires. Es un histórico 17%, no es un número menor. Votaron en 2011, por ejemplo, a Stolbizer y a Sabbatella. Nunca te van a votar a un peronista. Mirá lo que pasó en 2015: Sabbatella fue candidato a gobernador y perdió en Morón.

APU: ¿A ese voto apunta Sergio Massa con su posible alianza con Stolbizer?

MB: Sí. Pasó que no hubo una deserción masiva del voto del pejotismo. El massismo está buscando crear un posperonismo al estilo de Unidos y Organizados. Tratan de hacer pie en los sectores medios, por eso buscan el voto de Stolbizer. Que es un voto que fue a Macri en 2015.

APU: Pongamos que el massismo seduce a ese voto progresista no peronista, que es un 17%, según decía recién. Se estaría quedando corto. ¿Por dónde puede crecer para llegar a los 30 puntos?

MB: La salida a Massa se la da Felipe Solá, que tiene mucho olfato. En la reunión del PJ de hace un tiempo estaba Felipe. Él sabe que no se puede hacer posperonismo. Hay que dar vuelta todo lo que se escribió hasta ahora, tirarlo a la basura. Cambiemos es la burguesía nacional, son los sectores medios, nos guste o no nos guste. Es la idiosincrasia de clase media, es Carrió, es el discurso de que Macri porque es rico no va a robar.

APU: ¿Cree que el electorado bonaerense va a seguir dividido en tercios, entre el peronismo/kirchnerismo, el massismo y Cambiemos? La otra opción es una polarización entre Cristina y Macri...

MB: A la polarización la necesitan los cristinos y los macristas. Los únicos que tienen votos en esos dos espacios puros son Cristina y Macri, nadie más. Después está la hipótesis de Massa, de una tercera posición, de la ancha avenida. La realidad es más caótica, no se reduce a ninguno de esos dos escenarios. Vamos a ver las realidades locales. Porque pasa lo siguiente: al votante peronista, por lo menos en la provincia de Buenos Aires, le importa más la elección local, cuando hablamos de elecciones intermedias, que la provincial o nacional. Porque vota al que va a tener más cerca, al concejal. Esas listas son más importantes que la de diputados o senadores.

APU: De ser así: ¿Por qué le parece que intendentes importantes, como Magario de La Matanza o Festa de Moreno, insisten en una candidatura de Cristina? Pareciera que en ese caso se hace una valoración de arriba hacia abajo.

MB: Cristina puede ser elegida senadora, pero la discusión va a estar abajo. Es un tema de articulaciones políticas. Hay que saber leer las articulaciones. El error que tuvimos es que no se leyó bien la elección de 2011, cuáles son las bases que te votaron. Se buscó durante cuatro años seducir a sectores medios que siempre te votan en contra, porque no te quieren. Se hizo clientelismo de sectores medios que te votan en contra. No se le dio bolilla a la gente que te votó. Con el tema de Ganancias se dejó afuera a muchos votantes propios.

APU: ¿Cree que Cristina va a ser candidata?

MB: No sé. Lo peor que puede hacer es no tener competencia en las PASO si se presenta. Las PASO te permiten construir mayorías, eso nunca se entendió. Vos tenés que repartir los lugares en las listas definitivas según los votos que se sacaron. El tema es articular y generar mayorías, eso es lo que no se vio en 2015, donde sacaste casi 40 en primera vuelta pero llegaste a 49% en el balotaje. Ese 49% nunca iba a votar a Macri. ¿Por qué no se pudo contener a ese voto en primera vuelta? Todavía no se hizo esa autocrítica de todo lo que se hizo mal siendo Gobierno. Falta ese análisis.

APU: Lo llevo al macrismo, que en 2015 tuvo un techo bajo en provincia de Buenos Aires. Sacó el 40% con Vidal. Después en el balotaje sí llegó al 49%. ¿Cree que mantendrá su base social?

MB: Necesitan que el 51% que no los votó esté partido en diferentes expresiones. Por eso, si pautás una PASO competitiva podés lograr contener a la base propia. El problema de ellos es lo que pasó en 2001: que parte de la base de Cambiemos no vaya a votar, se abstenga. Porque hay mucha base social de Cambiemos que está enojada con el Gobierno. Que no va a votar al peronismo, pero puede no ir a votar. Además, hoy estamos ante una reacción popular contra las elites. Eso pasa en todo el mundo. En Estados Unidos con Trump, nos guste más o menos. Pasa lo mismo en Europa. Desde la izquierda oligárquica, desde el progresismo de los sectores medios, no se puede entender lo que pasa. Por eso hay tanta reacción de los sectores medios contra Trump. Pero eso está pasando en todos lados.

APU: No hemos hablado de la economía macrista...

MB: En alguna otra charla hemos hablado del canuto de Néstor. Esa idea de que las clases populares tuvieran un mango en el bolsillo. Eso fue lo que hizo que no estallara todo este año. El gobierno no tiene certezas externas, porque las inversiones famosas no llegaron. Tampoco tienen certezas internas porque si tocás un poco el bolsillo de la gente tenés a 200 mil personas en las calles. En todo el mundo se está hablando del populismo. ¿Acá qué es el populismo? Hace cinco años que vienen hablando del final del peronismo. El populismo es eso: nacionalismo, cuidado de los trabajadores, del consumo popular.