DDHH //// 07.03.2019
Ingeniero White: fue señalizado un nuevo Sitio de Memoria

Allí funcionó, durante el terrorismo de Estado, uno de los centros clandestinos de detención de la Prefectura Naval. Organismos de derechos humanos repudiaron al intendente Héctor Gay, que pretendió descubrir la placa alusiva pese a su trayectoria de tres décadas como editorialista radial del multimedios de Massot.

En el marco de un nuevo aniversario del golpe de Estado de 1976 y comenzando las actividades del Mes de la Memoria, en la mañana de este miércoles 6 fue señalizado  como Sitio de Memoria, por haber operado como Centro Clandestino de Detención (CCD), la sede donde funcionara Prefectura Naval Argentina en Guillermo Torres y Rubado de la localidad de Ingeniero White, a pocos kilómetros de la cabecera distrital, Bahía Blanca.

El evento se enmarcó en una política de Estado correspondiente a la Ley Nacional 26.691 de Preservación, Señalización y Difusión de Sitios de Memoria del Terrorismo de Estado aprobada en 2011, por la cual se llevan señalizadosmás de treinta CCD.

Por esta sede pasaron secuestrados y secuestradas whitenses y bahienses, como quedó demostrado en el primer juicioque en Bahía Blanca abordó el accionar criminal de la Armada. La misma suerte corrieron trabajadores del puerto de Ingeniero White, de los gremios como el SUPA, del ferrocarril, de la Junta Nacional de Granos, y también los empleados secuestrados de la Central Termoeléctrica DEBA, además de vecinos sin filiación gremial o política conocida.

En representación de exdetenidos de este Centro asistió Miguel Antonio Ginder (foto 2), quien estuviera secuestrado ilegalmente en agosto de 1976. Ginder hizo uso de la palabra y manifestó que “con tan solo 18 años, sin tener actividad de nada, fui secuestrado y torturado. Sobreviví, no sin consecuencias, y eso me marcó toda la vida, como dije en el juicio cuando declaré.” Sobre el final de su alocución remarcó que “un día llegaron Néstor y Cristina Kirchner y gracias a las políticas de reparación, de Memoria, Verdad y de Justicia, hoy la mayoría de esos represores están presos, el pueblo sabe quiénes son y qué hicieron”, para que “nuestra Memoria logre que Nunca Más vuelva a suceder”.

Entre los organismos de derechos humanos de Bahía Blanca se hicieron presentes la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), H.I.J.O.S., y la Red por el Derecho a la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayo, junto a la Mesa x el Juicio y Castigo.

Por el colectivo, las encargadas de hacer uso de la palabra fueron Anahí Junquera y Alejandra Santucho (foto 3). Integrantes de la regional bahiense de H.I.J.O.S., ambas recordaron que en el primer juicio de lesa humanidad en Bahía Blanca el tribunal dictaminó que la Prefectura–y más precisamente la Prefectura de Zona del Atlántico y la Prefectura de Bahía Blanca- intervino activamente en las diferentes etapas del plan criminal, quedando demostrado el uso como CCD de la dependencia señalizada.También aprovecharon para recordar que allí mismo estuvo secuestrada la familia Sampini, y para hacer una mención especial al dirigente de la Unión Ferroviaria Héctor “el Turco” Duck, lamentando “que de no habernos dejado hace poco tiempo, hoy estaría acompañando esta señalización y seguramente sentiría algo de reparación a tanta injusticia que le hicieron vivir.”

Tampoco dudaron en señalar, teniendo en cuenta fundamentalmente dónde se encontraban y frente a funcionarios y funcionarias nacionales, que “hace muy poco, en noviembre de 2017, fueron justamente Prefectura y el Ministerio de Seguridad los responsables de un asesinato aún impune, el del joven Rafael Nahuel, de 21 años, quien estando desarmado, fue asesinado por la espalda durante una violenta represión en la provincia de Río Negro.”

Sobre el final también remarcaron la importancia de las políticas públicas en materia de derechos humanosllevadas adelante por los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, al tiempo que recordaron a la comunidad whitense que conviven con dos genocidas condenados a prisión perpetua por secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones: Néstor Nougues y Jesús Salinas. Ambos represores gozan del beneficio de prisión domiciliaria. Por último, las referentes de H.I.J.O.S. instaron a seguir con estos señalamientos como visibilización de la magnitud que alcanzó el horror cometido por los genocidas de la última dictadura, y como reparación para las víctimas y sus familiares, como así también para el conjunto delpueblo y de la comunidad donde sucede, en este caso Ingeniero White.

El dato desagradable de la jornada lo protagonizó el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay (foto 4), cuando pretendió acercarse a descubrir el cartel identificatorio.Su intención motivo el cuestionamiento de los organismos de derechos humanos presentes. Eduardo Hidalgo, secretario general de la APDH bahiense y sobreviviente del terrorismo de Estado, le recordó su vasta trayectoria en el multimedios de la familia Massot-Julio, implicada en delitos de lesa humanidad, y defendiendo las posturas del mismo desde la radio LU2 y su programa de tevé. La herencia semántica de su paso por el grupo La Nueva Provincia se dejó oír en medio de uno de sus primeros discursos como jefe comunal. “Hay enemigos importantes, de adentro y de afuera: los que responden a intereses personales y, también, los que integran grupos perfectamente organizados, que no tienen patria ni bandera, pero que sí quieren subvertir valores y adueñarse, fundamentalmente, de nuestros ideales y de nuestra juventud. No son tiempos fáciles, pero tampoco son tiempos para tibios”, dijo el 25 de mayo de 2016.