Violencia Institucional //// 28.05.2018
Torturas y detenciones en la Villa 21, otra vez

Mientras seis prefectos están siendo juzgados por las torturas ejercidas contra Iván y Ezequiel en 2016 en la Villa 21, la misma fuerza de seguridad reprimió y detuvo ilegalmente a dos personas el sábado por la noche en el mismo barrio.

El sábado por la noche, Prefectura reprimió a vecinos de la Villa 21. La misma fuerza de seguridad levada a juicio oral por torturas a dos adolescentes, ingresó ilegalmente al domicilio de un fotógrafo de La Garganta Poderosa, se lo llevaron detenido junto a su hermana.

El fotógrafo Roque Azcurraire aún se encuentra detenido en la U28. En un comunicado difundido por La Garganta Poderosa sostuvo: “Hace dos noches que vengo atrapado en la misma pesadilla: una secuencia espeluznante que decidieron grabar en mi propia casa, volviéndome protagonista del miedo que comenzó cuando uno de mis sobrinos apareció corriendo desesperado, porque la Prefectura había golpeado a su hermano arriba del colectivo”.

La casa de Roque queda a metros de la de Iván Navarro, joven torturado por la misma fuerza en 2016. El caso está siendo juzgado y tiene a seis prefectos procesados y siendo juzgados en juicio oral. 

“No había delito, ni conflicto, ni nadie para perseguir: había un plan premeditado, para venir a reprimir. Así, de una, comenzaron a repartir palazos a mansalva y balazos de goma contra la casa de Iván, donde además vive su papá, que debe declarar el próximo viernes”, señaló Azcurraire. 

El fotógrafo de La Garganta Poderosa relató con detalles el hecho en el que la Prefectura reprimió, lanzó gases lacrimógenos y detuvo ilegalmente en la Villa 21: “Gas pimienta en los ojos y esposas en las manos, para vernos retorcidos en el piso. Yo les rogaba que me quitaran las esposas para poder respirar, porque necesitaba frotarme la cara, que se me quemaba en un ardor insoportable. Pero se mataban de risa: ‘Callate, negro de mierda, que no pasa nada, es todo psicológico’, me decían, entre patadas y trompadas”.

“No tengo dudas que me pasa por pobre y me pasa por negro, pero también me pasa por no callarme la boca y por seguir abriendo La Garganta, para que nuestro grito retumbe por todos lados”, concluyó.

En un comunicado, la comunidad educativa de la EEM 3 de 19, expresó su solidaridad con los compañeros de La Garganta Poderosa: “En todos nuestros barrios pobres están pasando las mismas cosas, esto responde a un modelo de ocupación dominio y control territorial, es una doctrina de Estado, un Estado que mata con armas, que mata por hambre, que mata por desprotección. En nuestra comunidad del Bajo Flores hace muy poco fusilaron por la espalda a Matías Rodríguez  acrecentando la lista de nuestros pibes y pibas que sufren el desprecio, el asesinato, el hambre y el hostigamiento de la política del Estado”.

Además, la comunidad escolar se sumó a la convocatoria de La Garganta Poderosa una caravana de apoyo al juicio por torturas a Iván y Ezequiel. Partirán el viernes a las 8 de junio desde Iriarte al 3500 hasta los Tribunales. Participarán los docentes de las escuelas de las villas y los curas villeros.