fbpx Piden la libertad de un joven que fue víctima de la represión en el Congreso | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 30.12.2017
Piden la libertad de un joven que fue víctima de la represión en el Congreso

Se trata del joven Esteban Rossano, que intentó ayudar a una mujer mayor que se estaba ahogando con gases lacrimógenos en la represión del 18 de diciembre. Denuncian que los uniformados lo detuvieron y le armaron una causa.
 

Esteban Rossano (19), fue una de las víctimas de la represión de la Gendarmería en el Congreso el día de la aprobación de la reforma previsional. A pesar de haber sufrido el accionar de la fuerza de seguridad, el joven se encuentra detenido hace dos semanas por orden del juez federal Claudio Bonadio. Esteban vive junto a su padre, Pablo Rossano (foto), que viene denunciando el accionar ilegitimito de la Justicia y de la fuerza de seguridad actuante el día de la represión.

Según relató su padre, el 18 de diciembre pasado, Esteban “fue a comprarle un regalo a su sobrino al centro” desde Morón. En el Obelisco, sin ubicarse exactamente dónde estaba, consultó qué subte debía tomar para combinar. Lo tomó y se equivocó de estación al bajar. Lo hizo en Sáenz Peña, donde fue sorprendido por la feroz represión de Gendarmería que lanzó gases lacrimógenos en la estación. Mientras ayudaba a una mujer que se ahogaba por los gases, un uniformado lo acusó de haber tirado botellas.

Asimismo, el medio Página 12 detalló que su padre narró que “lo llevaron al Edificio Centinela, de la Gendarmería, y cuando le revisaron la mochila resultó que tenía tres panfletos y dos piedras”. El abogado del joven, Adrián Albor, denunció que la Gendarmería le plantó evidencia falsa en la mochila.

El 20 de diciembre, el padre del joven detenido se encadenó en las rejas de Comodoro Py exigiendo la liberación de Esteban. Ese mismo día, Bonadio decidió trasladar al joven al penal de Marcos Paz. Cuatros días antes había sufrido un allanamiento en su domicilio ordenado por el magistrado. “No encontraron nada, solo bolsas de golosinas que vendo en el kiosco”, relató.

El abogado del joven afirmó que se rompió la cadena de custodia, es decir, el procedimiento que se aplica a los indicios materiales relacionados con la acción presunta por la cual se acusa, a fin de impedir destrucciones, alteraciones o contaminaciones.

En su testimonio sobre la lucha por la liberación de su hijo, Pablo detalló: “Todos los días gasto entre 400 y 500 pesos para poder viajar de Morón a Marcos Paz” y finalmente sintetizó: "quiero tener de vuelta a mi hijo en casa”.

Mirá el video