fbpx “La desaparición de Luciano tiene participación directa de diferentes instituciones del Estado”
Violencia Institucional //// 29.01.2016
“La desaparición de Luciano tiene participación directa de diferentes instituciones del Estado”

Entrevista a Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, a 7 años de su desaparición y un año y meses de que fuera identificado su cuerpo.

Por Juan Ciucci
APU: Se cumplen 7 años de lo que fue la desaparición de Luciano, ¿cuál es el estado de la causa?
Vanesa Orieta: La causa todavía continúa, en lo que tiene que ver con la muerte y desaparición de Luciano, en instrucción. Lo que pudimos unir ahora a lo que fue la primer etapa de investigación fueron las declaraciones de los testigos, importantísimas, porque refuerzan nuestra denuncia. Por un lado, quien atropella a Luciano indica que corría desesperado, escapando de algo o de alguien. Otro de los testigos que aparece en la causa habla de una patrulla de la bonaerense que estaba apostada sobre el costado de la General Paz, a la que le hace señas para que asista a Luciano y sus efectivos deciden seguir rumbo sin hacerlo, sin acercarse a la zona del accidente. Todo esto indica para nosotros que existe una relación directa entre lo que fue la detención a eso de la 1 por parte de efectivos policiales, y lo que fue su hallazgo a las 3:30 aproximadamente, en la General Paz. Seguimos denunciando a la policía, y consideramos que la justicia tiene que tomar todos los datos que se han logrado en la investigación para seguir reforzando esta hipótesis. Y al mismo tiempo darnos la posibilidad de conocer qué fue lo que sufrió Luciano, y qué pasó fundamentalmente en esas 3 horas en donde estuvo detenido.
APU: El año pasado supimos del incendio de un auto de la familia, ¿qué pasó con eso y queríamos saber si siguen este tipo de presiones?
VO: En realidad para nosotros el incendio del auto no es algo que tomemos como importante en términos de gravedad, consideramos que es la pérdida de un vehículo, de una cosa material. Pero sí hacemos la evaluación que desde el momento que iniciamos esta causa se fueron dando una serie de sucesos muy graves, en donde compañeros nuestros sufrieron amenazas y detenciones. Se han pasado momentos muy tremendos y violentos, este último del incendio del auto viene unido a una cantidad de amenazas que sufre la familia y quienes la acompañan. Lo importante es resaltar que no fue esa única ocasión, sino que esto se viene dando desde el comienzo de la denuncia por la desaparición de Luciano.
APU: En octubre de 2014 finalmente aparece el cuerpo de Luciano, eso marca también la desidia que acompañó esta causa por parte del Estado…
VO: Hay que entender que esta desaparición forzada tiene participación directa de diferentes instituciones del Estado, y esto lo fuimos entendiendo con el correr de los años. A 7 años nuestra denuncia cobra una importancia tremenda porque nos mantuvimos denunciando precisamente actores sociales que estaban ubicados en lugares importantísimos del Estado. Y por lo tanto no tomaron la decisión de avanzar en el acompañamiento hacia la familia para poder empujar a esos actores que se encuentran en el Poder Judicial, que son los que tienden a criminalizar y discriminar justamente la figura de las familias. Dejando las causas en un estado de impunidad, que al mismo tiempo permite que las policías avancen sobre el armado de causas a las familias, las detenciones arbitrarias que generan diversas formas de violencia. Hay infinidad de actores que necesitamos analizar con mucha paciencia y al mismo tiempo con mucha seriedad para entender que ala hora de no brindar las herramientas de investigación a la justicia o no acompañar el proceso de denuncia de la familia, lo que están haciendo es ser parte de esa desaparición que se mantiene y prolonga en el tiempo. Por supuesto que acá existe una seria responsabilidad, y yo diría complicidad por parte de la justicia de la Provincia de Buenos Aires. Particularmente en el Partido de La Matanza, que no sólo le dio la investigación a la misma policía que se había denunciado en su momento como la responsable de la desaparición de Luciano, sino que al mismo tiempo pinchó los teléfonos de esta familia: de mi mama, mi abuela y el mío. Para ejercer una presión sobre la familia, exponiendo nuestras cuestiones privadas, en una serie de papeles que se volcaron a un apartado secreto que tenía la justicia provincial. Hay que buscar las respuestas de la desaparición forzada de Luciano, y de muchas personas desaparecidas en democracia, en diferentes instituciones del Estado. La justicia la reconocemos como una casta que siempre responde a sus propios intereses y que necesita tener subordinado a un sector de la sociedad, en especial a los sectores humildes, pero la política no escapa de esa situación. Más bien todo lo contrario, tiende a querer invisibilizar esta problemática, para que no le lleguen los costos de tantas muertes de nuestros pibes en los barrios.
APU: En estos días fue noticia que en el marco de los despidos que se producen en el Estado, también figuraban los profesionales que identificaron el cuerpo de Luciano. ¿Cómo te llegó eso, cómo impactó a la familia?
VO: Como siempre, cuando un trabajador es despedido un sector amplio y grande de la sociedad nos indignamos por esto. Esperamos que los trabajadores recuperen sus cargos y que puedan seguir adelante con esta tarea que tiene que ver en este caso con la búsqueda e identificación de quienes se encuentran desaparecidos en esta democracia. Ahora, me parece que esta problemática en particular no fue visibilizada por muchos años de un gobierno que sí defendió los Derechos Humanos de quienes sufrieron durante el genocidio, y que sí ha avanzado en políticas de memoria, verdad y justicia. Pero esa memoria se planteaba como estática, como si la violación a los DDHH hubiesen sido solamente de aquella época, y no se hablaba de las violaciones a las DDHH en democracia. Entonces lo que pienso, que lo expongo para que otro me pueda decir lo que piense a favor o en contra, es que eso fue lo que dio la oportunidad de que no se concientizara fuertemente a esta sociedad para que hoy, cuando un gobierno de derecha avasalla los derechos de un trabajador, todos empecemos a gritarles en la cara que no queremos que nos corran de nuestros puestos de trabajo, que queremos defender nuestra herramienta en este caso, porque nos permite encontrar a nuestros desaparecidos en democracia o avanzar en los casos de justicia por las causas de gatillo fácil. Me parece que es un detalle importante no haber creado conciencia, y me parece que nadie nos puede negar a los familiares que denunciamos la violencia de las fuerzas de seguridad en democracia, que ni siquiera se ayudó a visibilizar esta problemática. Los familiares sufrimos muchas formas de violencia, no sólo por parte de la justicia sino también de funcionarios políticos, que creíamos que podían acompañar de una forma totalmente diferente y muchísima más humana a un montón de familiares que fuimos a sus despachos a pedirles que por favor nos acompañaran.
APU: En contrapunto con eso, sí han logrado un gran apoyo de la sociedad, y diversas organizaciones políticas y sociales.
VO: Sí, afortunadamente, y fue un gran trabajo, de muchos años, poder lograr que la gente empezara a incorporar el mensaje que difundía la familia. Porque si recordas un poco la historia de esta causa, los primeros dos años fueron muy tristes para nosotros. Porque desde los medios de comunicación masivos se instalaba la versión de que Luciano estaba perdido, y quizás enredado en un asunto de drogas. O que se había escapado porque se peleó con su mama, digo, estas versiones que también suelen aparecer mucho desde los sectores de la policía. Y también desde los Ministerios de Justicia y Seguridad, que a nosotros nos jugaron totalmente en contra, sobretodo el Ministerio a cargo de Casal y Stornelli que nos echaban de sus oficinas cuando íbamos a plantearles las denuncias. Pasando ese comienzo, empezamos a ver que el apoyo se encontraba mucho en los medios alternativos y comunitarios, que empezaron a saturar con informaciones del caso, y los medios masivos no les quedó otra que comenzar a hablar de esta causa. Porque ya la familia estaba plantada en su posición de seguir avanzando con el pedido de justicia. Y a mi entender, con un mensaje muy claro: hablábamos de que Luciano había sido enviado a robar para la policía, que su negativa había ocasionado una serie de detenciones, logramos comprobar mediante un juicio donde se condenó al Teniente Diego Perales a 10 años de prisión por torturas físicas y psíquicas que sufrió Luciano. Creo que quienes hicimos la diferencia fuimos los familiares, los amigos, con nuestra constancia, con nuestra dignidad a la hora de salir a luchar, con nuestra capacidad de contestarle a los sectores de poder que lo que estaban diciendo, planteando o proponiendo mantenía esta causa en un estado de impunidad. Ahí nos hicimos fuertes y consideramos que hoy la sociedad ha legitimado nuestra palabra, y eso nos da la posibilidad de poder visibilizar otras causas que se dan en diferentes puntos del país. Y creo que tarde o temprano todos vamos a tomar conciencia de la cantidad de pibes asesinados por el gatillo fácil, desaparecidos por las fuerzas de seguridad, la cantidad de pibes encerrados en los diferentes penales con causas armadas o no, pero todos respondiendo a la misma lógica: los pobres como una cosa que este estado capitalista debe sacarse de encima. Y las formas parta hacerlo son diversas.
APU: Este sábado 30 organizan un festival en Lomas del Mirador, queríamos que nos comentes un poco el motivo y la propuesta.
VO: La propuesta es que participen todos, para que puedan presenciar la actividad, y puedan escuchar a otros familiares que vendrán de diferentes puntos del país. Algunos denunciando casos de desaparición forzada como Daniel Solano, Sergio Ávalos, Facundo Ribera Alegre, Miguel Bru. En otros casos denunciando gatillo fácil como la familia Pachado, la familia Hernández, la familia de Matías Casas, De Ismael Sosa que mataron cuando fue a ver un recital de La Renga en Córdoba. Van a venir un montón de familiares, y en cada nota intento agregar un nombre que me voy olvidando en las otras. Van a venir personas que sufrieron la tortura estando detenidas, como Pamela Romero, artesana detenida en la provincia de Catamarca y que fue torturada en presencia de su compañera. Todo esto responde a la misma lógica represiva que venimos denunciando con la desaparición de Luciano, y pensamos que la mejor forma para que el resto de los actores sociales entiendan de qué se está hablando cuando se haba de esta problemática, es acercarse a participar. Escuchar a los familiares, ya no vale leerla desde el librito, desde la nota periodística. Hay que empezar a escuchar como se desgarran familias cuando tienen que contar hechos tan dolorosos que les toca vivir, y quizás ahí, cuando nos desgarren a nosotros también el corazón, vamos a entender que esto es algo urgente y que se hace necesario que empecemos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para visibilizar esto. Y que no avancen más, porque si hoy estamos viendo un avance de la derecha en temas de control y de discriminación y criminalización, es porque hubo años de gobiernos democráticos que han hecho lo mismo, no visibilizaron la problemática, han minado nuestros barrios de fuerzas policiales que persiguen a nuestros jóvenes.
A partir de las 10 de la mañana, en la Plaza Luciano Arruga, en Lomas del Mirador. La actividad se hace en el Partido de La Matanza, se hace en una plaza que está al lado de un barrio humilde, porque consideramos que a los barrios hay que visibilizarlos, con organización, lucha y participación.