fbpx "Si Barañao sigue es para satisfacer las demandas de las corporaciones, no de los científicos"
Sociedad //// 19.05.2016
"Si Barañao sigue es para satisfacer las demandas de las corporaciones, no de los científicos"

La investigadora del Conicet Nuria Giniger reflexionó sobre la situación de la ciencia en el país. El silencio del ministro de Ciencia y Tecnología. 

 
Por Enrique de la Calle
APU: Adrián Paenza propuso un debate en torno a la situación de la ciencia argentina y al rol de Lino Barañao, funcionario que sigue desde la administración anterior. Barañao continuó en el Ministerio de Ciencia y Tecnología en nombre de la consolidación de una determinada política. ¿Hay continuidad entre un gobierno y otro en torno a la ciencia?
Nuria Giniger: La ciencia y las política de producción de conocimiento científico no son totalmente autónomas respecto de los proyectos políticos. Por el contrario, la producción científica -aunque conserva una autonomía relativa- fundamentalmente está asociada de forma directa con el estímulo y presupuesto que el Estado provee. Producir ciencias (sociales, de salud, exactas, naturales, ingeniería) es costoso: formación de los científicos e investigadores, insumos, trabajo empírico, bibliotecas (físicas y virtuales), intercambio con otros países y regiones, publicación de resultados, vinculación con sujetos sociales no científicos y desarrollo tecnológico.
La producción de conocimiento científico es una decisión política, en primer lugar, porque esa inversión debe hacerla el Estado. Y por tanto, si el proyecto que dirije el Estado considera que no hay necesidad de que se produzca conocimiento científico, esto no va a ocurrir.
En este sentido, el gobierno actual tiene una perspectiva de sujeción y sumisión con las multinacionales y los países centrales. En ese marco, lo que se supone que nos toca a los países periféricos es reproducir los conocimientos que en el centro se producen y en todo caso, hiper especializarnos y solo construir respuestas a problemas que no son agenda de nuestros pueblos. Y es por ello que el gobierno de Macri supone una ruptura en ciencia y técnica.
APU: ¿Qué cree que debería hacer Barañao?
NG: El ministro prometió quedarse a supuestamente "cuidar" lo logrado hasta ahora. Sin embargo, si la inversión en desarrollo científico y tecnológico es menor, si la devaluación destroza la capacidad de utilizar el presupuesto tal como se planificó, si los salarios de los trabajadores de la ciencia disminuyen (y los fuerzan a buscar otros trabajos), etc., no importa lo que el ministro "quiera": no hay continuidad. No hay cómo cuidar lo que se logró si baja el presupuesto y disminuyen las condiciones de trabajo y producción.
APU: ¿No hay ninguna continuidad entre un gobierno y el otro?
NG: A esta altura, a seis meses de este gobierno neoliberal, la ilusión de continuidad, o incluso de "mejora", ya están esfumándose entre todos los sectores sociales. Si el ministro aún está allí es para satisfacer las demandas de las corporaciones de la CEOcracia y no las de la comunidad científica y las necesidades enormes que nuestro pueblo tiene.
APU: ¿Cuáles son las demandas pendientes de la ciencia con este nuevo gobierno?
NG: La producción de conocimiento científico es un derecho que adquirimos en la lucha por una universidad pública de calidad, que desarrolla ciencias y técnicas, vinculada con las necesidad populares en muchos casos; en la lucha por un Conicet no ensimismado.
Es un derecho del conjunto del pueblo -no solo de los trabajadores de la ciencia- y como tal se defiende y se profundiza en la lucha, interpelando al Estado para que garantice la aplicación de ese derecho. Este gobierno, con sus políticas de ajuste, pretende que muchos derechos conquistados retrocedan o no se apliquen.
La demanda es que esas políticas de concentración de riqueza y de distribución cada vez más injusta se detengan: la inflación, la devaluación y los despidos. Y con ello, profundizar lo que se venía haciendo en materia de mejora de las condiciones de producción y trabajo científico, estrechamente articulado con la mejora sustantiva de la calidad de vida y trabajo de las mayorías.