fbpx Minería en la Argentina: inversiones millonarias y riesgo ambiental
Sociedad //// 25.01.2011
Minería en la Argentina: inversiones millonarias y riesgo ambiental

 
Capital Federal (Agencia Paco Urondo, por Leandro Fernández)
La Paco Urondo publicará una serie de artículos en los que se abordará el desarrollo minero en la Argentina. En esta primera, Leandro Fernández da cuenta de los números estructurales del fenómeno.

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Tabla normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:"Times New Roman";
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Mientras la minería se perfila como la actividad económica más importante en muchas provincias y tiene el potencial de posicionar al país como el gran jugador mundial en el sector hacia el 2020, diversas asambleas ambientales ciudadanas expresan cada vez con mayor rechazo cualquier tipo de explotación minera en sus territorios.
La semana pasada asambleas del NOA y Cuyo realizaron una jornada de protesta contra la megaminería, montando un bloqueo simultáneo de las rutas por donde circulan los camiones que introducen insumos hacia la minera La Alumbrera de Catamarca. Se produjeron bloqueos en la ruta 337, entre Tucumán y Catamarca, en ruta nacional nº 38 en Patquía, La Rioja, en la ruta nacional nº 40 en Cerro Negro, Catamarca y en la ruta internacional argentino-chilena nº 7 en Uspallata, Mendoza. Con esta medida de fuerza, los vecinos pretenden que se conozca la preocupación de la comunidad de las provincias cordilleranas ante el avance de emprendimientos mineros en las regiones Cuyo y NOA.
 
El reclamo tuvo por objeto principal detener a los vehículos que se trasladaban hacia La Alumbrera, e informar a los que circulaban por la zona los males ambientales y sociales de la megaminería. Asimismo, sostuvieron un pedido de anulación de todos los convenios megamineros, la expulsión de las mineras de todo el territorio argentino, la modificación del Código Minero vigente, y reclamaron la sanción de una Ley Nacional de prohibición de la megaminería. En el medio de los reclamos se advierte que la industria devasta las montañas e impide el desarrollo de las economías regionales.  Entre las mayores preocupaciones sobresale el alto consumo de agua  en zonas semidesérticas, donde es un bien escaso.   Las asambleas coinciden en establecer un plan de lucha para quitarle a las empresas mineras lo que se conoce en la jerga como licencia social.
Según un estudio presentado por el programa televisivo Victor Hugo Morales de Bajada de línea, siete de cada diez personas rechazan la actividad minera en las provincias cordilleranas. Los resultados muestran que los encuestados priorizan el cuidado del ambiente por sobre la generación de empleo y se explicita un rechazo a los beneficios impositivos que tiene la actividad, mostrándose a favor de la misma solamente el 17%. Sin embargo, se aclara que el estudio solamente representa una respuesta rápida de la población y que se requerirían estudios más profundos para conocer tendencias y problemáticas especificas.  Los autores del estudio también destacaron la falta de información disponible y la necesidad de profundizar la difusión de datos científicos específicos sobre la actividad.
La controversia puede verse acentuada por la falta de conocimiento y de datos precisos sobre la industria y los impactos ambientales que provoca. Un tema estrechamente ligado al posible impacto ambiental de la industria, es la discusión sobre la distribución de los beneficios económicos. Conocer claramente los beneficios, beneficiarios e importancia estratégica para el país, es algo primordial para evaluar si los impactos ambientales y el uso del recurso hídrico, es o no aceptable como forma racional y equilibrada de desarrollo. Para comenzar una discusión sobre el tema, es indispensable considerar el panorama general de lo que representa la industria para el país.
De acuerdo a los datos de la Secretaría de Minería, durante el gobierno de los Kirchner el número de proyectos mineros creció un 900%, mientras que las inversiones en el sector aumentaron en un 1.100%. De acuerdo con los expertos, el "boom minero" que está pasando nuestro país se relaciona al  contexto de mundial de fuerte demanda de oro, plata y cobre, de cual el país explota  actualmente 12 yacimientos.
Según la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), las proyecciones indican  que la Argentina podría convertirse en uno de los tres primeros productores mundiales de plata, uno de los cinco principales productores de cobre y uno de los seis mayores productores de oro, además de liderar la producción de litio, potasio y boratos.
En la actualidad la actividad representa el 4% del PBI nacional, después de un rápido crecimiento en los últimos años partiendo prácticamente de la nada, y se prevé que esta cifra se duplique en los próximos años.
Además, se encuentra en planificación la instalación de 15 emprendimientos de gran escala en el corto plazo, con inversiones por arriba de los $130 mil millones y la generación de 115 mil nuevos puestos de trabajo en el país. Además existen 400 proyectos en exploración.   Solamente los programas de exploración crearon inversiones por arriba de los 400 millones de pesos. En la actualidad el país posee 18 proyectos de gran escala en producción, lo cual posiciona al país entre los países mineros más importantes del mundo.
La actividad se está convirtiendo en un motor del desarrollo del país, especialmente en algunas provincias. La primera cuestión a resolver es con cual criterio y bajo que esquema de toma de decisiones, se podría decidir cuando, como y en qué condiciones los beneficios económicos justifican los riesgos de extraer sus riquezas, y cuando es más conveniente reservar los recursos para el futuro, en busca de otras condiciones económicas, ambientales y sociales. (Agencia Paco Urondo)