fbpx "Al MTA le falta Palacios, era la inteligencia"
Sindicales //// 08.10.2012
"Al MTA le falta Palacios, era la inteligencia"

Alberto Mussi, Secretario Adjunto del Sindicato de Molineros, recuerda la experiencia gremial del MTA en los noventa y reflexiona sobre el actual escenario sindical en la Argentina.

Por José Cornejo y Romina Blasucchi
AGENCIA PACO URONDO: ¿Qué balance hace de la historia del MTA?
Juan José Mussi: Tenemos que tener en cuenta que en el MTA no sólo peleamos en la CGT sino también peleamos como argentinos. Acordate que peleamos contra el FMI llenando las plazas en cualquier punto del país. Al MTA le falta un pilar fundamental que son los hombres y el hombre que falta es el “Bocha” Palacios que era la inteligencia del MTA.
Desgraciadamente no se ve en ningún gremio de la Argentina gente con la capacidad que tiene que tener por las circunstancias que está pasando el país y el mundo. Hoy tenemos kioscos gremiales, tenemos gente que tiene 80, 90 años gobernando los sindicatos y, si no se renueva juvenilmente el sindicalismo, vamos a tener un grave problema de representación. Fijate la edad de los dirigentes que hay hoy en actividad y te va a sorprender. Ese espacio, esa bronca, ese espíritu de lucha solamente lo tienen los jóvenes.
APU: Hay una cosa interesante que usted plantea que es la desaparición física de Palacios pero ya antes de su trágico accidente, él también ya se había corrido, es uno de los pocos casos que un dirigente se corre del activismo ¿No?
JJM: Yo también soy otro caso, me estoy por retirar porque he cumplido la edad para jubilarme. Le estoy dando paso a la nueva fuerza que necesita el sindicalismo que es la juventud pero no la juventud de ser "hijo de..." sino a estos jóvenes brillantes -como decía el General Perón- que siempre hay en cada organizacion gremial. Hay que darle el espacio a los jóvenes militantes que van a seguir acompañando este modelo que es lo más parecido a lo que soñaron Perón y Evita y lo que soñamos los que formamos la gloriosa JP.
Soy secretario adjunto del sindicato de molineros, en el primer congreso de sindicato de molineros al que fui, dije que los más viejos le tenemos que dejar la posta a los más jóvenes. Tengo ética profesional porque fui privilegiado de Eva Perón y estudié en los mejores colegios que ella me dio. Sé lo que es luchar y los traspasos generacionales que tienen que tener cada movimiento.
APU: ¿En ese sentido tendría una lectura crítica de la experiencia de la juventud sindical?
JJM: De la que hay ahora sí. Fijate que son hijos de... no son fruto del trabajo. Creo que no tendríamos que permitir eso en ningún trabajo ni en ningún movimiento político: que quede al mando el hijo de...Los movimientos de los sindicatos se hacen de un grupo de gente, no una sola persona y el drama que tenemos es que acá muchos se la creyeron y se la creen todavía.
APU: ¿Cómo ve que tras una fuerte reacción económica en la Argentina y un nuevo empoderamiento de las fuerzas sindicales a partir del 2003, se llega al 2012 con un escenario sindical tan partido? Hay cinco espacios que reivindican conducir centrales sindicales lo cual, en algún punto, es una debilidad después de tantos años de acumulación de fuerza ¿Cómo analiza esto?
JJM: Lo primero acá son las ambiciones personales, ni siquiera hay ambiciones políticas, sólo personales. El trabajador nunca estuvo como está hoy, te voy a decir un hecho que repito para que sepamos donde estamos parados. ¿Sabés en cuántas reuniones he pedido el bicicletero para colgar la bicicleta de los trabajadores? y hoy ¿sabés que pido?, playa de estacionamiento para los coches de los trabajadores, esto es un hecho revolucionario de Cristina y de Néstor, esto es un hecho revolucionario del MTA.
Esto sucede hoy en Argentina, tenemos las colonias llenas en fechas de vacaciones y es otro hecho revolucionario que quería Evita, entonces, hoy que lo tenemos, ¿por qué no lo cuidamos?, por ambiciones personales nada más, ni siqu iera políticas, de ambiciones políticas personales que es muy distinto a la política que teníamosantes. Para representarlo con mucha garra y mucho poder tenés que tener ambiciones de poder para ayudar a los compañeros, a la Argentina. Veamos cómo se están armando los que nos desangraron siempre, porque vuelve a ser la lucha del negro contra el blanco.
APU: ¿Cómo ve a futuro la situación sindical? ¿Cómo imagina el 2015 a medida que se acerca el fin del mandato presidencial?
JJM. ¿Sabés que haría?, pondría otra vez fotos del LECOP, del Federal, la gente canjeando mercadería, golpeando los bancos para que le devuelvan sus ahorros, porque como nos fue tan bien tan rápido, se olvidan de donde venimos. Teníamos las obras sociales cortadas, pagábamos los médicos cada 6 meses, cerramos sanatorios -como pasó con el de Rivadavia al 6000- despidiendo gente, cerrando molinos que hacen el pan. Que se escapen los empresarios y dejen el molino en manos de los trabajadores y poner esa foto para que se recuerde de dónde venimos.