fbpx ¿Por qué se fue del país Marcos Galperín, CEO de Mercado Libre?, por Juan Cruz Guido | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Relámpagos //// 17.02.2020
¿Por qué se fue del país Marcos Galperín, CEO de Mercado Libre?, por Juan Cruz Guido

Luego de más de 20  años comandando la compañía multinacional desde la Argentina, el titular de Mercado Libre abandonó el país envuelto en polémicas comerciales y jurídicas. Las verdaderas razones. 

Por Juan Cruz Guido

Desde APU anticipamos una de la internas más calientes de la Argentina postmacrista: la disputa entre el grupo Mercado Libre y la mayoría de los bancos comerciales que funcionan en el país, agrupados en ADEBA. El lanzamiento de una fintech común entre las bancas privadas de mayor cartera (Macro, Galicia, Santander Rio y BBVA) era una excusa para poner en agenda uno de los principales reclamos del sector: el desestabilizador ingreso de Mercado Pago a las transacciones monetarias. 

La demanda de fondo de los bancos nacionales, que están “reconvirtiendo” sus negocios especulativos al préstamo a clientes adaptándose a los tiempos políticos, es que Mercado Pago funciona como intermediadora financiera y por lo tanto debe regirse por las normativas del Banco Central. El planteo tuvo eco en el nuevo gobierno que empezó una auditoria desde la entidad monetaria para analizar lo actuado en los últimos cuatro años. Cabe destacar en ese sentido la estrecha relación del fundador de Mercado Libre, Marcos Galperín, con el ex presidente Mauricio Macri. Desde actividades compartidas y elogios públicos recíprocos, a un polémico beneficio fiscal que originó que el vicepresidente de ADEBA, Jorge Brito, comparará a Mercado Libre con UBER. 

La empresa goza de exenciones impositivas que corresponden a las desarrolladoras de software. En el momento de su fundación (1999) Mercado Libre fue precursora en la compra y venta online, generando perspectivas para esta plataforma comercial. De todas maneras, en los últimos diez años la empresa fue virando hacia la actividad especulativa y financiera, llegando a establecerse como un banco comercial en Brasil. Situación muy similar al de la Argentina aunque allí se sometió a la autoridad monetaria del país vecino para obtener el permiso para operar en esa plaza. 

La autorización en el país vecino se dio en noviembre de 2018, es decir, durante el gobierno de Mauricio Macri. Eso explicaría porque no actuó de la misma manera aquí. Aprovechó la laguna normativa avalada por el poder político y suavizada para con los bancos por los negocios que, desde el sector público, se le garantizo a estos actores (por esa época Letras de Liquidez del Banco Central).

De todas maneras, no sorprendería que, tal como lo hizo en Brasil, Mercado Libre Argentina acepte las regulaciones y compita con los bancos en un sector, el de las fintech, de gran perspectiva de crecimiento. La pregunta que surge entonces es: ¿por qué Marcos Galperín abandonó sus oficinas en Buenos Aires después de más de veinte prósperos años para la empresa, ahora de perspectiva regional y global, que cotiza en la Bolsa de Nueva York?

A pesar de ser un empresa a priori de intercambio de bienes a través de internet, y de lograr gran éxito en esa plataforma debido al avance de la tecnología, las redes de fibra óptica y la expansión de los teléfonos smartphone, el gran negocio de Mercado Libre INC son los días, entre la compra y la entrega, en los que toma posesión del dinero del comprador, a ser entregado al vendedor. Ese plazo de siete días, como mínimo, permite que la empresa invierta el dinero generando ganancias financieras. De esta manera, se revela que el gran negocio es justamente financiero. 

Los verdaderos motivos

Luego de la feria judicial de verano, se conoció la investigación que se está gestando en Comodoro Py con motivo de la información privilegiada que gozó la empresa durante los años macrista que incluyeron el desprendimiento de títulos del Tesoro, a días del reperfilamiento anunciado por Lacunza. 

La denuncia presentada por el fiscal federal Guillermo Marijuan, que recayó por sorteo en la fiscalía de su colega Carlos Rívolo y la órbita del juez Sebastián Casanello, todavía esta en una instancia preliminar. De avanzar implicaría la imputación de su entonces presidente Marcos Galperín. Eso sería un durísimo golpe para la acciones de la empresa que cotiza en NASDAQ, ya que el aprovechamiento de información privilegiada es un delito económico muy desprestigiante, por no decir fraudulento, para los accionista y actores de Wallstreet. 

Esto explica el retiro histórico de Marcos Galperín de la conducción de Mercado Libre Argentina: tratar de descomprimir la situación para no golpear el prestigio de la compañía a nivel global, intentando evitar también posibles sanciones a nivel internacional.