fbpx La Hora de los Excluidos, por Jorge Tribó
Política //// 31.10.2010
La Hora de los Excluidos, por Jorge Tribó

Mar del Plata (Agencia Paco Urondo) Ayer, luego de un encuentro entre compañeros kirchneristas para charlar sobre todo lo que nos sucedió en estos días (lógico, necesitábamos juntarnos, sacar lo que teníamos adentro y reflexionar sobre el escenario futuro), fuimos a tomar un café en Luro y San Juan, en la ciudad de Mar del Plata.
Y como es natural en estos tiempos, surgió el tema de los medios gráficos, esta vez, no cargamos las tintas sobre el oligopolio corporativo de la producción de la información (mejor dicho, la propaganda construida desde la corporación mediática), sino en lo que está pasando con la distribución de diarios.
-¿Se dieron cuenta, que en todos los bares de Mar del Plata esta el Clarín y La Capital (diario local), pero no se ve Página12, por ejemplo? – comentó un compañero, inmediatamente, otro compañero se preguntó -¿Por qué razón no se ven en los kioscos Página12 o tiempo argentino?-
 
Teníamos todas las condiciones para aclararlo, estábamos en un bar y teníamos el kiosco en la puerta, inmediatamente cuando viene el mozo a servirnos lo solicitado, lo interrogamos: -¿ una pregunta..., por que hay en todos lo bares el diario Clarín y La Capital?, ¿se los regalan?-, -no, lo compramos- dice el mozo, inmediatamente otro compañero, le pregunta -pero por que no compran- ¿Pagina12?-, dice el mozo sin esperar que el compañero pronuncie el nombre de este diario y acto seguido, el mozo se auto responde la respuesta, es que cuando vamos al kiosco, nunca encontramos este diario, el kiosquero dice que llegan solamente 3 o 4 (para pensar, ¿no?)
Hoy salgo con mi esposa por el centro de la ciudad y decidimos comprar Tiempo Argentino, en el kiosco de San Martín y San Luis, delante nuestro, un señor de unos 65 años pide Pagina12, el canillita le responde que no lo tiene, que a Pagina12, lo traen 4 horas mas tarde (sigo con la sangre en el ojo, algo está pasando Clarín y vos seguro tendrás algo que ver)
 
Otra vez el hecho maldito del País de Magneto
Dos hechos protagonizados por el pueblo argentino, han tenido el efecto de un golpe demoledor y contundente, que hizo trizas el sofisticado relato mediático, elaborado por los tanques del pensamiento neoliberal, uno, fue la irrupción masiva del pueblo argentino, participando de los festejos del bicentenario de la Patria, el otro, fue la inconmensurable fila de compatriotas que masivamente, fue a despedir los restos de compañero Nestor y testimoniar su agradecimiento por el modelo puesto en marcha a partir de su gobierno.
Cuando los periodistas consultaban a la gente, por que estaba allí, las respuestas, en su conjunto, resultaban ser la complilación de un elaborado plan de gobierno llevado a la práctica por los gobiernos de Nestor y Cristina.
Una señora humildísima, con pañuelo en la cabeza, respondía –es que Nestor nos devolvió la dignidad, yo tenia que revolver un tacho de basura para poder comer y alimentar a mis hijos y hoy vengo a agradecer a Nestor que nos devolvió la dignidad-
Otra señora dice, -¿Cómo no voy a venir? yo me jubile de lavar los platos y criar a mis hijos- lo dijo con cierta ironía, como queriendo decir: ¿acaso laburar todo el día para que la familia coma, tenga la ropa limpia y la casa ordenada, ¿no es un flor de trabajo? Y así se sucedian los relatos, unos tras otros.
En efecto, así como el Gral. Perón, desde la Secretaría de Trabajo y Previsión puso en marcha una serie de medidas sociales que beneficiaban a los trabajadores del campo y la ciudad y que, cuando la oligarquía quiso reaccionar y presionó para desplazarlo del poder, desde las entrañas de la patria, el aluvión humano de trabajadores empezó a desplazarse hacia Plaza de Mayo, tarde entendió la oligarquia, que se le había escapado la tortuga, el 17 de Octubre del 45, dio nacimiento al peronismo y ya era un hecho irreversible.
Y esto es lo que acaba de pasar en las exequias de nuestro querido Nestor, desde las pantallas del televisor, se veía y escuchaba a esa interminable fila de compatriotas de rostros sufridos (o no) de apariencia humilde (o no) diciendo como una letanía ¡Fuerza Cristina!, ¡no aflojes Cristina, que te bancamos!, decenas de miles (como si se hubieran puesto de acuerdo… ¡imposible!) , hacian la V de la victoria y con la derecha se golpeaban el corazón y extendían el brazo como diciendo “mi corazón esta contigo Cristina”, no solo eso, generalmente le reiteraban que “alli estaban para apoyarla hasta las últimas consecuencias, que no se quedaba sola” (¿habrá tomado nota la tribuna de doctrina?, ¿se habrán dado cuenta, del significado del mensaje?
Que florezcan las mil flores
Fue el titular de un artículo del director Roberto Caballero, de Tiempo Argentino, (citando una frase Nestor Kirchner) haciendo alusión a la heterogénea multitud que rodeó a Cristina durante el funeral, en realidad, es la reaparición de ese elefante invertebrado y miope del que hablaba John William Cooke, refiriéndose al movimiento de masas que constituía el peronismo.
Y para que esta reaparición del movimiento de masas, deje de ser poder en potencial, para ser poder en acción concreta y de sentido, es menester de que se organice, pero no hay locales y organizaciones con capacidad para contener a toda esa masa (puro pueblo) que quiere darle su mano a Cristina
Es la hora del pueblo
Y digo que es la hora del pueblo, porque esta oportunidad no se puede dejar pasar y tampoco se puede cometer el error posterior al 19 y 20 de diciembre de 2001, en la que intereses sectarios de distintos partidos, que quisieron copar y conducir a las asambleas barriales que espontáneamente habían surgido como hongos, terminaron vaciándola de contenido popular.
En efecto, ocurrió que cuando la gente vio que en vez de organizarse para defender sus intereses, estaban siendo inducidos con fórceps a ser parte de estrategias pequeñas de intereses sectarios de partido, empezó a abandonar dichas creaciones institucionales gestadas al calor de la lucha popular, error este, que no le podemos regalar a Cristina en esta coyuntura
El pueblo tiene capacidad para organizarse y para ello, le basta una cocina, llevar cada uno una silla a la plaza o reunirse debajo de un árbol con sombra, solamente le hace falta un periódico gratuito, con las orientaciones de nuestra conductora y jefa política, la compañera Cristina Fernandez de Kirchner… (Agencia Paco Urondo)