fbpx Jorge Asís: Clarín y La Nación "nunca se hacen cargo de ninguna derrota"
Medios //// 18.08.2011
Jorge Asís: Clarín y La Nación "nunca se hacen cargo de ninguna derrota"

El controvertido escritor Jorge Asís abordó en su portal (jorgeasisdigital.com) "la humillante victoria de Cristina", como la definió. En el texto "Humillados, anotados y favorecidos" describió "cuatro grandes derrotados". A saber: Eduardo Duhalde, Ricardo Alfonsín y Elisa Carrió. ¿Y el cuarto? "No fue ningún candidato. El Grupo Clarín (...) El Grupo Clarín arrastra, en la humillación de la derrota, aunque en menor medida, también a La Nación".

 

Continúa Asís: "Pero los diarios no pagan por sus errores. Nunca se hacen cargo de ninguna derrota. Aunque las forjen. Tampoco los periodistas que acompañaron el desgaste, con el relativo desperdicio de la inteligencia. Es probable que los tres derrotados -Duhalde, Alfonsín, Carrió- tengan que dar algunos pasos al costado. O alejarse. Pero Clarín y Nación pueden perfectamente proseguir con la ilusoria creencia que no les paso nada. Ningún colectivo popular les paso por encima con una lluvia de votos. Por lo tanto, ni siquiera merodea la menor inclinación hacia la autocrítica. Ni siquiera asumen la valentía de encarar cambios. Pueden atreverse a describir, incluso, la realidad de la victoria humillante, como si lloviera en Madrid. Y no hubieran sido protagonistas fundamentales en la caída".

Para el autor del reciente "El kirchnerismo póstumo" el resto de los perdedores "son profesionales de la política. Eduardo Duhalde, el Piloto de Tormentas (generadas). Ricardo Alfonsín, El Menoscabado. Y la señora Elisa Carrió, Empresaria en Demoliciones (que nunca sabe explotar los escombros que produce)." Sin embargo, el más golpeado parece ser el intendente de Lomas: "Portador de una ostensible evolución, a quien le va a resultar más compleja la tarea de reponerse. La aventura de la recuperación. Para expreso dolor de Luisito Barrionuevo, o la obstinación del Momo Venegas. Y las ganas de permanecer de los enternecedores exponentes de la “civilización duhaldista”, que se encuentra en riesgo de extinción".

"Con diez años menos, Alfonsín cuenta con mayores posibilidades biológicas que Duhalde. Pero su problema, al contrario, es político. Los radicales, con aquellos que pierden, suelen ser implacables. Puede históricamente testimoniarlo Eduardo Angeloz (1989), u Horacio Massaccesi (1995), o el mismo Moreau del 2007, que se obstinó en no rendir, su concepción del partido, para apoyar al extrapartidario Lavagna", señala Asís en el artículo.

Por último, el turno de Carrió: "Transformada, en adelante, en un referente cultural. Más que político. (...) Después de construir y demoler varios proyectos, Carrió, La Empresaria en Demoliciones, resulto autorreferencial hasta en la máxima derrota. Pero se hizo -admirablemente- cargo".