fbpx "Hoy las vidas de las compañeras travestis, transgénero y transexual están en riesgo más que nunca" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Géneros //// 03.06.2020
"Hoy las vidas de las compañeras travestis, transgénero y transexual están en riesgo más que nunca"

"Las urgencias nos atraviesan más aun cuando nuestras identidades TTT están fuera de todo parámetro respecto de las equidades de derechos". Por Lara María Bertolini

Por Lara María Bertolini | Foto de Guadalupe García

Corría el año 2015 y el femicidio de Chiara Paez devastaba. No era de extrañar con una sistematización de los crímenes hacia las mujeres. Salimos a las calles. Al grito de “Nos están matando” se empezó a gestar una mega marcha. La masividad fue apabullante, los medios explotaron y también la hipocresía de pararse con un cartelito, al igual que hoy muches lo hacen con los travesticidios y transfemicidios.

Reclamamos por los crímenes, no sólo contra las mujeres sino contra las identidades transgéneros, transexuales, travestis y cualquier otra identidad que no sea protegida y abrazada por el sistema heteropatriarcal. Un sistema que ha firmado un pacto social con el Estado, sustentando esta Omertá cual mafia italiana, un silencio respecto de las matanzas, que ya no lo podemos tolerar más.

La revolución de los feminismos se fue aunando, en buena parte por los Encuentros Nacionales de Mujeres, hoy llamados Encuentros Plurinacionales de Mujeres, Lesbianas, travestis, transgéneros y no binaries, donde hemos llegado al consenso que la violencia machista y patriarcal exterminará y perseguirá a toda aquella persona que enfrente su poderío. Lo que moviliza a que el colectivo se este gestando hoy por hoy en un movimiento feminista.

El movimiento travesti, transgénero y transexual si bien hoy en día colectiviza ciertos reclamos que son universales: como los tratamientos hormonales o de salud, educación, vivienda y que se detenga la violencia, hay un problema que no estamos registrando y se nos está escapando de las manos.

Recientemente la Corte Suprema de Justicia de la Nación informó que en el 2019 específicamente del movimiento travesti, transgénero y transexual sólo hubo cinco travesticidios o transfemicidios, entonces ¿cómo se explica el faltante de aproximadamente 65 crímenes de personas transgéneros, transexuales y travestis registrado por las Organizaciones no Gubernamentales que se contrapone con este raconto del Estado mediante la sistematización del Poder Judicial?

Poco podemos hacer si estos crímenes no son tomados con una metodología correcta y concreta respecto de cada identidad. Sabemos que las identidades de géneros tienen un freno superior, no comprendido hasta el momento, que es el encastillamiento del género dentro del marco del binarismo sexual sustentado por la resistencia administrativa del Estado en todos sus parámetros violando automáticamente la Ley de Identidad de Generó Nro° 26.743.

Valor interpretativo que la hegemonía identitaria no quiere entender o comprender que, a ciencia cierta y a realidad expresa, diariamente visibilizamos en esta época de pandemia, los programas de seguridad social que se ven excedidos por la multiplicidad identitaria. Estos son construidos desde las bases del sexo femenino y masculino, entonces las problemáticas sociales que circundan al movimiento TTT exceden a estas soluciones.

Al aplicar políticas que son fallidas y solo son paliativos, que a lo largo del tiempo solo harán responsable al Estado nuevamente de los travesticidios y transfemicidios sociales. Volvemos nuevamente a la invisibilización en la sistematización de nuestro movimiento.

Hay dos pandemias estructural y perfectamente asociadas en este momento histórico, el Covid – 19 y la violencia de género, que arrasan mundialmente dado que se han encapsulado en cada hogar. Cuando las identidades agredidas por la cultura patriarcal conviven con femicidas, transfemicidas o travesticidas, el crimen en su ejecución solo llevará menos tiempo.

La calle, la prostitución como única salida, las cárceles (hacinadas de compañeras transmigrantes) son circuitos obligados para nuestra supervivencia. Pocas logran huir del circulo social de violencia de género o mejor dicho violencia transgénero, el cual decanta como un reloj de arena a punto de finalizar, así como las vidas se nos escapa de nuestras manos, como la arena escapa rápidamente al paso del tiempo.

Hoy las urgencias nos atraviesan más aun cuando nuestras identidades TTT están fuera de todo parámetro respecto de las equidades de derechos. Hoy nuestras vidas más que nunca están en riesgo, qué hacer es la pregunta. Desde lo micro mirar nuestro entorno y ayudar, acompañar además a las identidades TTT. Si algo nos faltaba a nuestra matanza sistemática transverzalizada es que estos virus potenciados exterminen nuestras existencias aunadas por la irresponsabilidad del Estado.

¿Nuestra salida próxima inmediata? Son ustedes, comprendiendo que es necesario un compromiso emocional social para luego poder reclamar directamente al Estado la responsabilidad respecto de nuestras identidades.

¡Ni una menos!

¡Vivas nos queremos!

*Activista travesti. Diplomada en Salud Sexual y Reproductiva con Perspectiva de Géneros y DDHH. Docente, TraVajadora del Ministerio Público Fiscal de la Nación y miembra de Sitraju Ra.