fbpx Esto no es un diccionario | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Fractura //// 30.05.2020
Esto no es un diccionario

Agencia Paco Urondo investigó sobre las características de un extraño e inclasificable libro, Diccionario de poesía, publicado en el año 2019 por textosintrusos editorial.

Por Jorge Hardmeier

 

El Diccionario de poesía, publicado por textosintrusos, impacta ya desde su misma portada, diseñada a partir de la disposición de fichas de ese antiguo juego de mesa que hemos conocido como Scrabble, algo así como las palabras cruzadas, pero dispuestas sobre un tablero. Esas fichas con una letra estampada forman, claro, el título del libro. Esta es la primera de las anomalías de este proyecto.

Recordemos a los lectores que “diccionario” viene del latín dictionarium compuesto de:

  • La palabra dictio (acción de decir, dicho, expresión, palabra)
  • El sufijo arium que indica relación, pertenencia, como en abecedario, acuario, glosario.

El primero en usar la palabra dictionarium fue Juan de Garlandia (1195 – 1272), apodado El inglés, (apodo que luego utilizaron Carlos Babington y Juan Sebastián Verón, entre otros) quien lo explicó de esta manera: “Se llama diccionario a ese librillo de las expresiones más necesarias que cualquier estudiante se obliga a retener firmemente, no solo en la funda hecha de madera propia de un libro, sino en el armario de su memoria, para estar preparado para una más fácil construcción de su discurso”.

Aquí, lector, tenemos una segunda anomalía. En Diccionario de poesía no hay demasiadas expresiones que se puedan calificar, justamente, de necesarias. Como decía el señor Oscar Wilde: “Todo arte es completamente inútil”. Este diccionario lo confirma.

Vayamos, entonces, a cierto origen para comenzar a entender esta sucesión, aún no finalizada, de excentricidades. Consultamos, entonces, al principal gestor de esta extraña editorial, el señor Hernán Casabella: “A mediados de 2010, luego de un episodio personal bastante desgastante, comencé a gestar la idea de armar una editorial independiente, que promoviera textos narrativos y poéticos de autores nóveles, a través de libros objetos, buscando que la presentación adquiriera el carácter de una  celebración. textosintrusos es un proyecto editorial abierto, nos interesa buscar una alternativa genuina que sirva para difundir a los artistas que no encuentran un lugar en los espacios tradicionales. Elegimos los textos día a día, libres de cualquier presión, con los autores trabajando a nuestro lado hasta convertir en papel el sueño de muchos”.

 

 

Los elementos anómalos de este proyecto no concluyen. Nos remitimos a la génesis del mismo para corroborar lo dicho: Hernán Casabella, capitán de la editorial textosintrusos, eligió a la poeta Andrea López y a Pablo Mereb (que dice que es escritor) como copilotos de su proyecto, el referido diccionario. El autodefinido capitán explica los comienzos de esta iniciativa, que constituye otro elemento anómalo de la publicación en cuestión: “La idea era la de un libro con definiciones poéticas de palabras a seleccionar entre los tres. Las palabras que salieron favorecidas están en la RAE (salvo alguna trampita). Pero aquí no se trataba de copiar o necesariamente basarse en la definición real y académica. No, aquí se trataba de volar. Y para ello, los tres aventureros bucearon las redes en busca de los poetas perdidos. A cada poeta designado se le envió siete u ocho palabras, que debían devolver con moñito, definidas de puño y letra, en un tiempo razonable estipulado. En el transcurso de la aventura fueron surgiendo los previsibles obstáculos, que nuestros héroes sortearon con habilidad, hermosura, hidalguía, holgura y humildad. Nótese, lector, el uso repetitivo de la h". El Capitán Casabella indica: “El Diccionario de Poesía es una obra de consulta absurda, una especie de convite multitudinario en el que más de ochenta poetas y escritores jugaron a definir con libertad, hurgaron en su voz primaria, cuestionaron el brillo y la opacidad de cada palabrota convocante. Los lectores nadarán por una variedad de estilos y emociones. Poesías, haikus, micro relatos, aforismos, ensayitos como grageas. Habrá momentos abstractos, irracionales, confusos, autorreferenciales, futboleros, políticos, históricos, histriónicos, desopilantes, solemnes, copiones, directamente ladris, vuelteros o concisos. Mil doscientas cincuenta definiciones. Doscientas cincuenta palabras. Ochenta y cinco jugadores que dejaron el alma en las hojas. Veintinueve letras. Cada letra, además, rescata una palabra en lunfardo, un libro de poesía y un pequeño fragmento poético de otro libro (sí, en la “x” también). Como podrán entender, lectores, este diccionario es, desde su propuesta, una sumatoria de anomalías". Y tuvieron la valentía de participar de este libro tan cercano a esa inutilidad ya mencionada, entre otrxs: Anna Pinotti, Bea Lunazzi, Boris Katunaric, Coni Banus, Daniel Quintero, Dardo Festino,  Emmanuel Lorenzo, Emi Lio Bazso, Esteban Moscarda, Fabián Vique,  Fedra Spinelli, Gabriel Pantoja, Gisela Galimi, Leandro Murciego, Leonardo Otermin, Liliana Varela, Malena Martinic Magan, Miguel Martínez Naón,  Noelia Viqueira, Rodolfo Edwards, Rosa Rodríguez Cantero, Silvina Guala, Susana Musculiato, Teresa Korondi , entre otros.

¿Cuál fue la recepción que tuvo semejante libelo? “La recepción ha sido alucinante, muchos curiosos preguntan, y otros tantos lo buscan para tener en sus rincones de libros, pero la cuarentena aún no nos permiten circular con la libertad que mis gustaría para hacerlo llegar a quien se anime al delirio de consultar este diccionario bastante particular”. Palabras de Hernán Casabella.

Y anomalía final: pandemia, COVID nineteen, barbijo. ¿Quién hubiera siquiera imaginado que se trataba de un bicho imperceptible que llegaba, con su extraño poder, desde lejanos mares?  Al principio, la incertidumbre, luego el miedo, después, una especie de resignación. ¿Qué hacer con el flamante diccionario? ¿Dónde depositar tanto vuelo?  Y cuando parecían derrotados, los definidores galácticos tomaron carrera, se elevaron y juntos gritaron: “¡Será Poesía!”.

El Diccionario de Poesía, de editorial textosintrusos, lo podés pedir en: diccionariodepoesia@gmail.com