fbpx La integración como desafío de los gobiernos progresistas, por Alejandro Robba
Economía //// 20.08.2010
La integración como desafío de los gobiernos progresistas, por Alejandro Robba

Capital Federal (Agencia Paco Urondo, publicado en diario El Argentino, gentileza Guadalupe Del Valle) La velocidad con que se suceden los acontecimientos en el país, tanto en materia económica como política, muchas veces no deja tiempo para la reflexión ni para medir su importancia y consecuencias a mediano plazo. Uno de estos casos ha sido sin dudas la 39ª Cumbre del Mercosur que se desarrolló la semana pasada en la ciudad de San Juan y donde quedó en claro la importancia estratégica que tiene para la región y sus socios esta verdadera política de Estado. Como es habitual, la cumbre tuvo por propósito hacer un balance del trabajo del Mercosur en el primer semestre de este año, mientras la Argentina ejercía la presidencia pro tempore y comenzar a definir la agenda de temas para avanzar en el próximo semestre. A ello se agregaron dos temas de interés actual: la crisis entre Colombia y Venezuela y la resolución del conflicto que marcó la relación bilateral entre la Argentina y Uruguay a raíz de la instalación de la pastera Botnia a la vera del río Uruguay. Tal como fue advertido por el presidente Lula da Silva, la Cumbre de San Juan coronó un semestre “histórico” en el proceso de integración regional del Cono Sur. En lo que se refiere a cuestiones económicas, el Mercosur ha dado dos grandes pasos en el camino a la consolidación de la unión aduanera. La aprobación del Código Aduanero del Mercosur (CAM), alcanzado tras seis años de negociaciones, y de los lineamientos para implementar la eliminación del doble cobro del Arancel Externo Común (AEC) y el mecanismo de distribución de la renta aduanera. En efecto: con el objetivo de avanzar en la conformación de la unión aduanera, en el Mercosur rige un AEC a todas las mercancías provenientes de extrazona. A partir de 1995 se verificó una situación anómala de doble cobro del AEC: bienes a los que, habiendo pagado el AEC en uno de los países, se les exigía nuevamente el pago de dicho tributo cuando eran reexportados a otros países. En ese marco, alcanzar acuerdos en torno de la eliminación del doble cobro del AEC se convirtió en un objetivo fundamental para hacer del Mercosur un territorio aduanero unificado crucial y fue alcanzado durante la presidencia argentina. En lo que se refiere al CAM, tras zanjar disidencias en lo relativo al derecho de los gobiernos para fijar los derechos de exportación, el reglamento fue aprobado. Ahora sólo falta el visto bueno de los equipos legales y la aprobación de los cuatro Parlamentos para que el Código Aduanero Común del Mercosur comience a regir. Inversión. Otro paso fundamental del actual semestre que cumple con el objetivo de contribuir a corregir las asimetrías vigentes entre los países, en particular de los de menor tamaño y regiones menos desarrolladas, fue la aprobación de un número inédito de nueve proyectos de inversión en los cuatro países destinados principalmente a mejoras de infraestructura, saneamiento e interconexión eléctrica por casi u$s800 millones, en el marco del Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (Focem). El Focem es un fondo que se conforma con el aporte de los cuatro países en magnitudes inversamente proporcionales al tamaño de cada economía y que se destina –en su gran mayoría– a proyectos en Paraguay y Uruguay. Adicionalmente dentro del capítulo de reducción de asimetrías se ha avanzado fuertemente en el objetivo de fortalecer la complementariedad productiva de empresas del Mercosur y, especialmente, la integración en las cadenas productivas de pymes y empresas de los países de menor tamaño económico relativo. Durante el semestre se dio renovado impulso al Grupo de Integración Productiva (GIP); en particular, se destaca el desarrollo de varias iniciativas en las áreas de petróleo y gas, autopartes, energía eólica y productos agroindustriales que posibilitarán fomentar la asociatividad de las empresas de la región, en especial las pymes. Con el fin de desarrollar instrumentos que permitan promover la coordinación de políticas macroeconómicas a futuro, durante el primer semestre del 2010 el Grupo de Monitoreo del Mercosur (GMM) continuó su tarea regular de coordinar los distintos organismos de los ministerios de Economía y bancos centrales de los Estados partes del bloque comercial para llevar a cabo la confección de las estadísticas armonizadas con información referida al sector público, variables monetarias y de crédito, precios, deuda pública y balance de pagos y de publicar trimestralmente dichas series armonizadas. Complementariamente, los acuerdos alcanzados al terminar la cumbre entre la Argentina y Brasil, también apuntan a avanzar en la coordinación macroeconómica bilateral y a concretar proyectos de complementariedad específicos, en áreas estratégicas como la energía nuclear, la industria aeronáutica y naval, entre otras. Por último, en lo que se refiere al desarrollo de negociaciones con otros bloques y países con el fin de mejorar las condiciones de comercio del bloque, durante el semestre se concretó un acuerdo de libre comercio (ALC) con Egipto y se reanudaron las negociaciones para alcanzar un acuerdo comercial con la Unión Europea. Ambos procesos implican un avance en el relacionamiento externo del bloque y hablan a las claras de las ventajas que tiene negociar como un conjunto y no bilateralmente entre países. Como se ve, los avances durante la presidencia argentina del Mercosur han sido enormes, tal vez los más significativos de los últimos dieciséis años. Algunos puntos acordados han sido propios de la maduración de las negociaciones, pero otros se debieron a la voluntad política del bloque –en particular de la Argentina y Brasil– en avanzar hacia la profundización de la integración regional, aprovechando la oportunidad que brinda el perfil progresista de los actuales mandatarios, dando muestras de la potencialidad del Mercosur, tanto en materia económica como política, social y cultural, para así desactivar posturas que de vez en cuando aparecen y que nos retrotraen sin escalas a posturas de aislamiento sudamericano y al neoliberalismo, cuyas consecuencias han sido nefastas para nuestros países. * Subsecretario de Coordinación Económica del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (Agencia Paco Urondo)