fbpx Conflicto por Casa Amarilla: la hora de la calle
Déficit habitacional //// 23.05.2016
Conflicto por Casa Amarilla: la hora de la calle

Una masiva movilización de vecinos y organizaciones políticas recorrió calles de Barracas y La Boca para denunciar y condenar la represión macrista en el Consejo Consultivo de la Comuna 4 y exigir que el predio codiciado por la gente de Daniel Angelici siga siendo público. Allí conversamos con el legislador Carlos Tomada y referentes barriales.

 

Foto gentileza Sur Capitalino.

Luego de los hechos de violencia protagonizados por reconocidos “punteros PRO” en el Consejo Consultivo de la Comuna 4, los que se saldaron con dos militantes heridos de gravedad (uno de los cuales es de los más activos contra la edificación de un mega estadio en los predios todavía públicos de Casa Amarilla y otro es hermano de un senador nacional por el Frente para la Victoria), una multitud de vecinos y organizaciones políticas se encolumnó tras la pancarta que rezaba “Boca es pueblo” y marchó en larga y vistosa procesión desde Barracas para, por la Avenida Brown, coronar su activismo frente a Casa Amarilla, tierra en litigio entre los necesitados de vivienda y los especuladores inmobiliarios.

“La participación no va a ser callada con violencia”, dijo la militante comunista Melanie Guarrera, quien tras denunciar que “el macrismo viene paralizando los encuentros vecinales”, enfatizó: “quieren que no nos movilicemos por nuestros intereses pero a eso no lo vamos a permitir”. El énfasis no es menor, ya que los vecinos y organizaciones políticas de la comuna saben lo que es la violencia al servicio del dinero en una de las zonas más codiciadas de la capital argentina, sobre todo desde que el macrismo la rezonificara como “Polo tecnológico” y de haber impedido, salvaje represión mediante en abril del 2013, que se construyera el Centro Cívico en los predios del hospital Borda, logrando que este se trasladara al bello mastodonte que luce sus cuatro frentes desiguales, travesura arquitectónica de alto precio y alto vuelo, frente al Parque Chacabuco.

El pelado y su “cola de paja”

De la marcha participaron algunos legisladores porteños opositores a la gestión de Horacio Rodríguez Larreta como jefe de gobierno de la ciudad, quien ante los hechos de violencia en el Consejo Consultivo de la 4, sigue brillando por su ausencia, pese a la sonada repercusión mediática y política de los mismos. Entre ellos destacaron Pablo Ferreyra, Paula Penacca y Carlos Tomada. A sus lados, miles de vecinos y militantes junto a sus comuneros. En la ocasión mantuvimos esta charla con Tomada, ex ministro de Trabajo de la Nación, quien prefirió ser presentado como “militante”:

AGENCIA PACO URONDO: Recientemente vimos otra instancia represiva acá en la Comuna 4, aparentemente efectivizada para llevar adelante un “negocio PRO”, ¿se viene la represión para cubrir los negocios PRO justamente cuando ellos salen a denunciar que los corruptos éramos nosotros?

Carlos Tomada: Sí. Y no solamente para tapar los negocios sino para impedir siquiera que se difunda alrededor de los predios en discusión. Esto es un claro ejemplo de violencia institucional. Lo que quieren ocultar es que ellos no están dispuestos a ceder en nada, que sus negocios no se tocan. Por eso me parece que debemos estar satisfechos con esta respuesta que quiere decir que hay un estado de conciencia colectiva que les va a costar mucho hacer retroceder. Venimos de 12 años de movilización, donde el pueblo en la calle con sus reclamos, cualquiera que fueran, estuvo presente. Eso es un aprendizaje y se ha incorporado en la memoria de nuestro pueblo. Frente a un hecho de violencia que ya parecía superado en términos de que una patota que había recitado su nombre, que sabía que los videos la estaban observando, a pesar de ello, impunemente, quisieron abortar esa reunión y generaron una violencia física tremenda. Acá está la respuesta y creo que este tema no tiene que perder visibilidad y, sobre todo, creo que tiene que haber responsabilidad, sanción, sanción penal por dura que sea, para quienes están claramente identificados como los que han sido los responsables directos de esta agresión. Por supuesto que ello no excluye la responsabilidad política de quien tenga que caberle. No voy a hacer una acusación revoleándola al aire, pero acá hubo autores materiales y los autores materiales tienen que ir presos, pero se tiene que determinar, además, si hay responsabilidades políticas. Nosotros por lo pronto, desde la Legislatura, hemos pedido que se cite al presidente de la comuna para que dé las explicaciones del caso, de por qué esta comuna no reunió en dos años a todos los comuneros y en la primera reunión que se hace después de dos años, en la que se iban a discutir todos estos temas de la disponibilidad de terrenos, se produce un hecho como este.

APU: Estamos hablando de un conflicto que está relacionado a un club de fútbol. ¿Qué rol tienen hoy por hoy los clubes de fútbol en la política argentina y qué rol podemos esperar que cumplan en el futuro?

CT: Los clubes de fútbol deberían tener el rol de ser los participantes y organizadores de un campeonato del deporte más popular en la Argentina y ante cualquier cosa que exceda a eso estaríamos en el camino equivocado. Estamos por el camino equivocado si queremos privatizarlos, estamos equivocados si queremos utilizar los clubes simplemente como disparadores o sostenedores de negocios. Por ese camino vamos mal. Pasan las cosas que pasan y este hecho puede estar directamente vinculado a eso, pero también a otras situaciones como la existencia de barrabravas, que ya han dejado de ser las tradicionales hinchadas de los clubes y son todo este mundo que hoy rodea al fútbol. Por nuestra parte, creemos que debe volverse al corazón, a la esencia de los clubes de fútbol y las políticas hoy en curso tienden a desviarlos y a convertirlos en un epicentro solamente de los negocios.

APU: ¿Qué es lo que puede pasar en Casa Amarilla y qué es lo que nosotros queremos que pase?

CT: En Casa Amarilla se está planteando, por parte del club Boca Juniors, hacer otro estadio, básicamente. Y lo que se plantea desde los vecinos y desde las mayorías de los miembros de la comunidad de La Boca es que ese sea un lugar que puede ser de esparcimiento pero, fundamentalmente, un espacio verde que tiene que ser cuidado. Y te lo voy a decir como hincha de Boca: Boca no necesita una cancha nueva. Boca puede mejorar y hacer más cómoda y más accesible su cancha, pero paremos con esta locura. Hay otras necesidades. Boca tiene otras cosas que hacer si quiere la promoción del deporte antes que dedicarse a crear estadios más grandes, más lujosos. No tiene sentido ese camino.

APU: ¿Por qué te parece que el actual jefe de gobierno de la ciudad no asoma la cabeza al respecto de este conflicto?

CT: Porque tiene cola de paja. Nada más.

La Boca anda resistiendo por ahí

La principal convocante de la marcha que movilizó a la Comuna 4 fue la organización multisectorial, La Boca Resiste, que reúne a partidos políticos, organizaciones sociales y militantes, entre los cuales los del sector societario del Club Atlético Boca Juniors opuesto a la presidencia xeneise de Daniel Angelici, ese amigo del Mauri, son nodales.

Natalia Quinto, integrante de la multisectorial, remarcó que la marcha se organizó entre “sectores que tenemos posiciones muy distintas y que queremos confluir, ponernos objetivos comunes y llevarlos delante de manera organizada” para “construir en la diferencia objetivos comunes”. “Luchamos con fe y energía con la certeza de que estamos dándonos las herramientas que hacen falta para que las condiciones cambien”, le sumó y sostuvo, para dejar en claro la cosa: “queremos que las tierras de Casa Amarilla sigan siendo públicas”.

“Esta es la respuesta a la política represiva, la calle, la calle, organizarse, organizarse, ordenarnos como organizaciones, cuidar a los compañeros, darnos estrategias superadoras, programarnos y proyectarnos en la conciencia, entendiendo que la única manera para encarar estos actos es oponerse”, manifestó Quinto y consideró: “si nos guardamos en nuestras casas tenemos quinientos años de historia de repetir lo mismo”.

En referencia a los funcionarios de la fuerza política que gobierna la ciudad desde hace años y el país desde hace meses, dijo: “esta gente no sabe cómo duele el hambre cuando duele, no va a poder ponerse en zapatos con los que nunca caminaron”.

Finalmente, expresó: “en La Boca, en este barrio, votó una mujer antes de que el voto femenino fuera Ley; en este barrio se ganaron las ocho horas de jornada laboral y esperamos que de este barrio salga la resistencia que le dé punto final a estas políticas de gobierno de Cambiemos”.