fbpx Evita vive en el Proyecto Nacional, por Realdo Gastaldi
DDHH //// 27.07.2010
Evita vive en el Proyecto Nacional, por Realdo Gastaldi

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) “Yo no quise ni quiero nada más para mí. Mi gloria es y será siempre el escudo de Perón y la bandera de mi pueblo y aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes recogerán mi nombre y lo llevarán como bandera a la victoria.”   EVA PERÓN
     El 26 de Julio de 1952, a las 20.25 horas, con tan sólo 33 años, Evita la “Abanderada de los Humildes”, quien fuera nominada por el Congreso, mediante proyecto presentado por Héctor J. Cámpora “Jefa Espiritual de la Nación”, pasaba a la eternidad, en medio del dolor popular más grande, que recuerda la historia de nuestra Patria.
 
    Escribir sobre las obras de Evita, odiada por los oligarcas y amada por nuestro Pueblo, en su breve período de actuación, al lado de Perón, nos llevaría páginas y páginas, pero nadie, absolutamente nadie, puede dejar de reconocer que se convirtió en el alma del Movimiento Nacional Peronista, pasando luego a ser la bandera de todo el Movimiento Nacional y Popular, trascendiendo incluso las fronteras mismas del país.
 
    No podemos dejar de referirnos a su participación junto a los trabajadores en las históricas jornadas que culminaron en el 17 de Octubre de 1945, que llevó al peronismo al poder; en el otorgamiento de los derechos cívicos y políticos a la mujer, y todo lo que ello significó; su rol al frente de la Fundación Ayuda Social “María Eva Duarte de Perón”, atendiendo personalmente a toda la gente que llegaba a su despacho, poniendo atención a todo tipo de pedidos, de los más variados, ya sean de viviendas, máquinas de coser, donativos de ropas, frazadas, zapatos, libros, muebles, alimentos, colchones, juguetes…, el pago de un velatorio…, desde la participación en un evento o inauguración, el auspicio y organización de eventos deportivos juveniles y campeonatos infantiles, bajo el lema “los únicos privilegiados son los niños”…, hasta las quejas contra el abuso de poder. Luego, a través de la fundación, se construyeron hospitales, escuelas, centros médicos, hogares de tránsito, hogares para niños y para ancianos, ciudades estudiantiles, barrios enteros y hasta una ciudad que lleva su nombre. El rol que jugó esa fundación, por la cual dejó su vida, no fue de caridad, limosna, beneficencia, ni siquiera de ayuda social… porque todo eso sólo servia para humillar a los humildes, sino un acto de estricta justicia… basado en aquella frase extraordinaria, que define en su totalidad una forma de pensar: “Donde existe una necesidad, nace un derecho”. Ni hablar de lo actuado junto a los trabajadores, sus queridos “descamisados”, que la halagaron proponiéndola como candidata a la vicepresidencia de la Nación, junto al Gral. Perón, a la que renunció “a los honores, pero no a lucha”, en el medio del clamor popular, en aquel histórico 22 de Agosto de 1951.   
 
    Hoy, a 58 años de aquella pérdida irreparable, siempre con el ánimo de evitar comparaciones, que a veces hasta resultan odiosas, salvando los tiempos y las circunstancias…; en estos últimos años, con la estatización de los fondos de jubilaciones y pensiones, el establecimiento de jubilaciones móviles con dos actualizaciones anuales, más un plus a fin de año…y mayores recursos destinados a las pensiones graciables; la asignación universal por hijo para protección social y la distribución de computadoras portátiles personales en cada escuela…; la implementación de planes preventivos en salud…;el reconocimiento a los pueblos originarios y la presencia con obras en los lugares olvidados…; la constante inversión en la investigación científica y el desarrollo técnico…; la creación permanente de nuevos puestos de trabajo y el blanqueo de los ya existentes, con la reinstalación de las paritarias laborales…; el profundo respeto por los derechos humanos y la persistente implementación de políticas de mayor inclusión social…..; como para remarcar algunos de los tantos logros de este proyecto político puesto en marcha en el 2003, por el ex Presidente Néstor Kirchner, continuado y profundizado en la actualidad, con tesón y sin claudicaciones, por nuestra Presidente Cristina Fernández de Kirchner…, estamos en condiciones de afirmar, sin temor a equivocarnos que Evita vive en el proyecto nacional y popular…  (Agencia Paco Urondo)