fbpx Romina del Plá: “Nos abstenemos a abstener la abstención” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 22.11.2020
Romina del Plá: “Nos abstenemos a abstener la abstención”

Eso sería más o menos lo que plantean desde el FIT para no ser funcionales ni a Macri ni al gobierno, por eso son consecuentes y denuncian una nueva maniobra de distracción. Groncho Mars te cuenta todo lo que vio en Diputados y mucho más.

Por Groncho Mars |​ Ilustración: Leo Olivera

“¿Viste que en la semana nos enteramos que la vacuna contra el COVID 19 de Moderna había conseguido un 94,5% de efectividad?”, me pregunta Gregor, “a los pocos días, Pfizer avisó que la suya había subido a 95%. Esto ya parece una subasta de efectividad sin el viejo que dice a cada rato ‘quién da más, quién da más’. Ahora, eso sí, ya tengo decidido que me voy a colocar la rusa ¿Por ideología? Naaaaa, con todos los que siguen los consejos de Carrió de no colocarse esa, voy a quedar entre los primeros de la lista”, asevera. Y como no le encuentro defecto a su lógica, será mejor que arranquemos.

Estando juntos, todo marcha bien, pues yo soy tu amigo fiel

El bloque de senadores nacionales del Frente de Todos, que conduce Cristina Kirchner, le envió una dura carta a la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, en medio de las negociaciones del organismo con el gobierno de Alberto Fernández por la deuda. Entre otras cosas, el documento remarca "así como nuestro nuevo gobierno se ha hecho cargo de una realidad económica francamente difícil, derivada del elevado y desproporcionado nivel de deuda en que la anterior gestión embarcó a la Argentina con la coparticipación de ese organismo, es de esperar que el Fondo adopte una actitud equivalente" y "es necesario entender qué es lo que falló al momento de gestionarse los fondos que tan irresponsablemente ese organismo prestó a la Argentina". Mauricio Macri se sintió ampliamente agredido y salió a buscar respaldo dentro de su propia fuerza para salir a responder. Habría intentado comunicarse con Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, pero parece que ambos se miraron y preguntaron “¿Y éste quién es?”. También intentó hacerlo con Patricia Bullrich para conocer el por qué de su llamativo silencio, pero lo atendió el contestador avisándole que, en el afán de aprovechar su viaje para conducir el ala Comisario Falcón en la protesta del 8N en Córdoba, había decidido visitar el laberinto de Los Cocos y todavía no habría podido encontrar la salida, que cuando lo consiguiera lo llamaba para saber qué necesitaba. A Carrió no pudo acudir, ya que después de decirle “que sólo servía para denunciar”, la exdiputada prometió “no hablarle nunca más”, lo que rápidamente puede ser traducido como que el papá de Antonia no podrá pedirle ayuda hasta dentro de un par de meses, cuando el gobierne intente nuevamente avanzar con algún cambio, por ejemplo la reforma fiscal, y la República se pose sobre ella no ya como paloma sino como pajarito de Twitter y le anuncie con un haz de luz de fondo que debe deponer su actitud por un bien mayor. Pobre Mufaza, una vez que dice la verdad y así le va, no es joda para el que no está acostumbrado. Casi resignándose, el presidente de la Fundación FIFA salió a pechearla solo. Aprovechó una reunión virtual de Juntos por el Cambio para pedir “no dejar pasar” las críticas de la carta. "No podemos dejar pasar el relato que intentan instalar. Hay mucha gente que cree que hicimos eso [pedir el préstamo] para fugar capitales. Nos hacen quedar como los malos de la película", advirtió y más que una defensa pareció una confesión. Sólo faltó que dijera que esa “mucha gente” serían personas que se autodenominan jueces e intentan instalar el relato con algo que llaman pruebas. Habrase visto. Me encanta cómo, a la hora de asumir los errores, Macri los colectiviza. Lo cierto es que la cúpula de Cambiemos esquivaba los balazos que tiraba Mauricio como si fuera una remake de Matrix y terminaron por colgarle el collar de garrafas a los senadores de dicha coalición, quienes fueron los encargados de salir a contestar “que el endeudamiento se tomó para enfrentar el alto déficit que había dejado la administración de Cristina Kirchner y para atender el endeudamiento que heredó de esa gestión”, “y una vez que lo heredamos, por ley, pasa a ser nuestra, así que nadie puede venir a decirnos que la quisimos fugar, sólo le dimos un destino más seguro en algún paraíso”, habrían completado por lo bajo. Al final, el único que salió a defenderlo fuerte fue uno que se cruzó de vereda, Miguel Pichetto, quien avisó que “hay varios que están ansiosos por eliminar a Macri como adversario”. ¡Feliz día del militante, Miguel!

Y a hierro y fuego aprendió a jugar

La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires mantuvo una charla virtual con el legislador Fernando Iglesias en la que vertió polémicas reflexiones. Soledad Acuña aseveró que los maestros “eligen militar antes que hacer docencia”, hizo un llamado a “denunciarlos cuando el adoctrinamiento sucede” y esto despertó la inmediata indignación… de Fernando Iglesias, que no podía entender cómo esas declaraciones no se le habían ocurrido a él y que su interlocutora lo estaba dejando como un bebé de pecho. No contenta, la ministra redobló la apuesta asegurando que “son personas cada vez más grandes de edad las que eligen la carrera docente como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras carreras”. “Eso te lo puedo asegurar yo, que voy un paso más adelante y tras fracasar como docente me premiaron con este puesto”, le habrían escuchado decir fuentes poco confiables. Algunos se preguntaron si Acuña se dirigía con su mensaje a los docentes o lo estaba haciendo hacia aquellos padres que comparten su pensamiento, y si era atinado salir a contestarle ya que lo único que se lograba era reproducir ese discurso para nada inocente. Yo creo que si, porque si la réplica es abrumadora, no les queda otra que darse cuenta que cada vez son menos y así dejarán de vociferar su creencia en la meritocracia, cuando en realidad lo que están haciendo es salir a defender sus privilegios.

Mala, mala, mala eres

La Cámara Baja de la Legislatura dio media sanción al llamado “impuesto a las riquezas” y la ley “del manejo del fuego” y convirtió en ley el presupuesto 2021. Pero no crean que esto se dio así nomás, no señor. Para empezar, Juntos por el Cambio se opuso férreamente a que el 0,02 % de la población hiciera un aporte extraordinario para apaliar la crisis coronada por la pandemia y generada por ellos mismos. Sus lúcidos argumentos se fueron desplegando entre gritos y amenazas. Mario Negri consideró que “es ineficaz por más que tenga un nombre bonito”. Javier Campos lo catalogó de “salvajada tributaria”. Facundo Suárez Lastra aseguró que era “una ley horrible, ustedes no son los abanderados de los pobres ni nosotros de los ricos”. Hasta ahí, muchas afirmaciones pero pocas explicaciones a las mismas, cosa que cambió rotundamente con la intervención de Luis Juez que vino a poner blanco sobre negro, porque ellos nunca lo hacen al revés. “Ninguna contribución se saca con una pistola en la cabeza”, arrancó, y si eso piensa que hace una ley no me quiero imaginar lo que le debía significar la catarata de decretos que utilizó Macri. Lástima que nunca nos lo hizo saber. “Ustedes saben que esta es una mala ley. No van a recaudar nada, pero no les importa, saben que esto se va a judicializar”, avisó luego para despabilar a alguno que todavía no estuviera enterado cuál es el camino que aconsejan seguir. “Han sido perezosos en ir al interior y preguntarle a esos 10 mil… porque no es un problema de cantidad, no importa si son diez millones. Lo que es malo es malo. Y esta ley es mala para esos diez mil. Y no me van a correr con que represento los intereses concentrados. No tengo amigos con los que esté hablando que tenga doscientos millones de pesos. Yo no tengo amigos. Es una pésima ley”. Además de que se metía en un berenjenal e intentaba salir metiéndose en otro, nada de por qué es una mala ley hasta acá ¿no cierto? Pero paren, que todavía falta lo mejor. "Acá lo que importa es el discurso, acá lo que importa es una épica... Cierro los ojos y pareciera que estamos bajando todos de Sierra Maestra, con una boina, un vaso de ron y un habano, y estamos haciendo la revolución", describió. Y luego, insistió: "Lo que importa es el discurso. Tengo que decirles y reconocerles que no hay forma... Después de Spielberg, no he visto gente que genere efectos especiales como muchos de ustedes. Son brillantes. Son inteligentísimos, porque... ¡es tanto el dolor, que cómo no te vas a oponer a esto!". Claaaarísiiiimoooo, cómo no te vas a oponer, lo que no entendí si a las pelis de Spielberg, si a tomar ron, a usar barba o a hacer la revolución o si todo eso alcanzaba para entender por qué era una pésima ley. Algunos mal intencionados, cuando llegó a la parte de la revolución, miraron rápidamente a los diputados del FIT, pero estaba claro que de hacer eso también se vienen absteniendo hace rato. Pero la frutilla del postre de esta defensa de lo que ellos consideran sectores productivos que sólo por coincidencia vendrían a ser el 0,02 % más rico a confesión de parte, aconteció cuando Cristian Ritondo intentó cancherearla ante Leopoldo Moreau, quien había hablado antes. “Espero que con este gobierno termine mejor que con el del ’83, Leopoldo. Espero que termine mejor, defendiendo las mismas cosas, las mismas ideas”. Lo que produjo el enojo de José Cano, quien le pidió “que se retracte de la chicana del principio de su alocución”. Por un rato tuvimos la esperanza de revivir la pelea entre Samid y Viale, pero Ritondo reculó enseguida afirmando que “Alfonsín y su gobierno tienen todo mi respeto”. “Solamente dije que terminó en cualquiera”, habría agregado por lo bajo, algo que por suerte no escuchó Cano y dio por cerrada la discusión.

No lo dejes apagar y grita fuego

No puedo cerrar el reporte de esta maratónica jornada sin ocupar unas líneas con la media sanción de reforma de la ley del manejo del fuego, con la cual se busca proteger a los ecosistemas de los incendios, ya sea intencional o accidental. El texto remarca que ese uso no podrá ser modificado por el término de 60 años para que "los bosques nativos o implantados, áreas naturales protegidas y humedales" tengan garantizadas las "condiciones para la restauración de las superficies incendiadas". En esos plazos "no se podrán realizar división, subdivisión, loteo, fraccionamiento, parcelamiento o cualquier otro emprendimiento inmobiliario distinto al arrendamiento y venta de tierras particulares". Tampoco se podrá "hacer cualquier actividad agrícola que sea distinta al uso y destino que la superficie tuviera al momento del incendio". Uno que viene viendo cómo desaparecen los humedales en el Delta del Paraná casi sin solución de continuidad durante meses, le parecía natural que estuvieran casi todos a favor, por no decir que lo votaran por unanimidad, pero no. 96 sufragios fueron por la negativa. Y esta vez, el que no esperó para chicanearlos fue Leonardo Groso. “Esta ley tiene un problema para Juntos por el Cambio; les molesta que lleve como autor a Máximo Kirchner… Les molesta el apellido”, arrancó tranca. “Es incompatible ser de Cambiemos y ambientalista. Aunque la mona se vista de seda, mona queda, y aunque el secretario de Ambiente se vista de árbol…”, cerró el legislador mientras estallaban los insultos desde la bancada de Cambiemos. Sólo le faltó saturar el micrófono mientras lo dejaba caer, mirando hacia la nada, pensando en todo, que vendría a ser algo así como recordar esos días en que se detenían los incendios con una cadena de oraciones.

Soportaré los golpes y jamás me rendiré

Donald Trump sigue sin reconocer el triunfo de Biden, por lo menos del todo, ya que dice que ganó con trampa. ¿Y adivinen quién está en el medio? Siiii, nuestra vieja conocida Smartmatic. Y aquí si que esta empresa pudo haber trabajado para cualquiera de los dos lados. Rudy Giuliani, el abogado del actual presidente, aseguró que Dominion, el sistema de votación usado en distintas regiones del país, es parte de la compañía Smartmatic y que sus dueños “eran aliados de Hugo Chávez y son aliados de Nicolás Maduro” quienes “no quieren que Trump continúe en la presidencia”. ¡En vuestras caras, los que no creían en el plan venezolano de pacificación de EEUU! Mientras el presidente pide que paren el conteo manual de votos en Georgia asegurando de que es una pérdida de tiempo, se sigue mostrando a su electorado como el verdadero triunfador. Cuentan que los observadores republicanos, al ver que la elección se les empezaba a ir de las manos, comenzaron a impugnar las boletas aún antes de ser inspeccionadas. Eso, más presentar al sufragio por correo como una amenaza política e intentar bloquearlo de todas las maneras posibles, le permitieron al actual presidente cantar victoria temprano a la noche y gritar fraude al día siguiente. “Declararme ganador temprano ya lo había hecho, pero no reconocer los telegramas ¿cómo no se me ocurrió?”, se habría lamentado Mauricio Macri al enterarse de la estratagema, “capaz que así sí hubiese logrado lograr ese logro”. Le queda el consuelo de saber que Jair Bolsonaro, de quien el presidente de la Fundación FIFA sospecha que le copia todo el tiempo, no estaría pasando por su mejor momento. El candidato evangélico Celso Russomanno que recibió el apoyo del presidente brasileño, fue ampliamente derrotado en San Pablo. Es más: sólo en 2 capitales de 26 logró que un candidato que contaba con su apoyo pasara a segundo turno. Sin embargo, estoy convencido que el actual mandatario la va a dar vuelta. No porque electoralmente, Brasil, sea complejísimo (para leer algo serio recomiendo esta publicación) sino porque Mufaza tiene tantas ganas de que le vaya tan mal como a él, que va a lograr el efecto adverso.

Mai onli friend, di end

Sin embargo, la noticia destacada de esta semana fue la que apareció en La Nación y cuyo titular se pregunta, casi gritando, cual padre o madre desesperado “Mi hijo adolescente fuma marihuana ¿Qué hago?”. ¿Pedirle que comparta está entre las opciones? Uhmmm, no, pero me voy corriendo para casa porque, en una tabla de pautas y alertas para intervenir, aconseja “evaluar si tiene los ojos rojos porque puede ser indicador de consumo”. Vivillo adolescente, o sea que las 10 horas diarias dándole a los jueguitos en la compu eran sólo para camuflar que te clavabas un porro.