fbpx Macri sobre el Boliviagate: "Respeten mi derecho a defensa, esperen a ver qué dice el VAR" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 01.08.2021
Macri sobre el Boliviagate: "Respeten mi derecho a defensa, esperen a ver qué dice el VAR"

Ahí residirían las esperanzas de Mauricio. Además, la interna de Juntos que está al rojo vivo y no es por el pelo de Santilli, el enigma Santa Fe y mucho más, de la mano de Groncho Mars.

Por Groncho Mars |​ Ilustración: Leo Olivera

“Ni se te ocurra mirar el lanzamiento de campaña de Guillermo Moreno”, me dice Gregor, “es tremendo, ni Durán Barba se atrevió a tanto. Para mí tiene hecho un pacto con Dios o con el Diablo, capaz que con los dos. Ese video tiene un magnetismo, un ritmo que si lo pasás al revés seguro tiene mensaje subliminal, como si no alcanzara el literal que se escucha al pasarlo derecho. No lo oigas, hay que ser muy fuerte para hacerlo y no sucumbir en tus convicciones”, me señala. “Claro, porque spots tiene cualquiera, un flaier pueden tenerlo, pero ninguno tiene campaña como la tiene Guillermo”, replico. “¡Lo viste! ¡Y ya te atrapó! ¡Si hasta hablaste cantándola con el ritmito!”, me grita azorado y no le contesto nada porque, a decir verdad, tiene razón. Desde que lo vi no pude decir o escribir algo que no sea repitiendo esas líneas. Se que si veo el clásico spot de campaña de Walter Wayar se me pasa, pero tengo miedo de que sea peor el remedio que la enfermedad. Mejor empezar.

¡Ahora! ¡Ya mismo! Puedo ajustar un guión de ropa sucia, fuera

Tres semanas estuvo parte de la oposición tratando de ponerse de acuerdo en por qué estaban juntos para así renombrar a la alianza ya que, parece ser, Mauricio Macri y sus amigos lograron lograr el logro de quedarse con el cambio (algunos dicen que con la plata grande, también) Así fue cómo concluyeron de que era Juntos y lo demás no importaba nada, lanzándose con ese sólo nombre. El tema es que no lograron estar taaaan juntos como querían, ya que van a internas en 17 provincias, en algunas llegando a presentar hasta 5 listas. Inclusive en CABA apareció Adolfo Rubinstein candidateándose para enfrentar a Vidal, usando el viejo truco de hacer leña del árbol caído confesando que “la salud pública dejó de ser una prioridad durante el gobierno de Macri”. “Tenemos la salud pública en la Argentina instalada en la agenda política de una manera fundamental: a nadie se le ocurriría degradar el ministerio de Salud y esto está arraigado en los principios de la UCR”, aseguró el exministro que no renunció cuando esa cartera fue convertida en secretaría por el presidente de la Fundación FIFA. “Dije que eran principios arraigados en el radicalismo, no en el macrismo”, se defendió Rubinstein, para luego cerrar asegurando que “fue algo simbólico”. Permítanme estar de acuerdo con él. Ese cambio fue todo un símbolo. Uno grande, de esos que lo explican todo. Hasta por qué se les vencieron las vacunas en un depósito.

Y su cabello ondulado era para su familia el tesoro más preciado

Al ver todo este movimiento, Horacio Rodríguez Larreta empezó a temer una fuga de votos hacia el “radicalismo disidente” y buscó que bajaran las candidaturas, sin conseguirlo. Como si esto fuera poco, una de esas famosas encuestas a las que acude constantemente le avisó que su delfín, en provincia, era una persona desconocida para más de la mitad de la población. Así que llamó a sus asesores y en una tormenta de ideas se les ocurrió una brillante para hacer campaña mostrando un sector de mechones rojos de una cabellera como si al ver esa imagen la gente se empezara a preguntar “¿Es Chewbacca? ¿Es Elmo? ¿Es Mc Allister? ¡No! ¡Es Santilli!, se viene el Colo”. Me imagino cómo continuará la campaña en los próximos días, ya conocidos los contendientes de los distintos frentes. “Tolosa Paz tuvo que coordinar las políticas sociales en un momento inédito en el mundo, Santilli es colorado. Gollán armó una distribución de las vacunas hasta el punto de conseguir que haya ‘canilla libre de dosis’, Santilli es colorado”. Y si bien en ese mechón de pelos algunos vieron una demostración de fuerzas contra la pelada de Larreta, hasta ahora le sirvió para que la gente sepa que Santilli es colorado y no el barrabrava que se paraba en el paravalancha cerca de Alan Schlenker. Veremos cómo sigue. Por ahora, el único colorado que se viene con todo es el pibe Barco a la primera de Boca.

El corazón tiene razones que la propia razón nunca entenderá

Si hay alguien que intenta mantener unidos a Juntos, esa es Elisa Carrió. Por eso es que tensa la alianza cada tanto, para ver si resiste como debe ser. Lilita volvió a atacar duro al candidato del sector radicalista de este frente al asegurar que Facundo Manes “sabe de neurociencia” pero “defender la Nación en el Congreso es otra cosa”. "Yo soy una política exitosa pero no puedo ser jefa de terapia intensiva del Finochietto. No puedo salir a operar porque sería una inconsciente”, declaró. Y eso que de operar sabe un montón. Algún periodista suspicaz sospechó que algo estaba pasando entre los dos y le hizo la impensada pregunta de si estaba enojada con el doctor, a lo que la sierva de la República contestó que no era personal “sino un problema del radicalismo”. Claro, si nos vamos a pelear, nos vamos a pelear a lo grande. Dentro del frente, nos decimos de todo; fuera del frente, nada, parece ser la frase que los guía. Eso permite entender cómo, en la presentación de Santilli como precandidato, al intento de Carrió de bardear al presidente de la UCR Alfredo Cornejo el jefe de CABA lo frenó recordándole el pasado de Lilita junto a Pino Solanas.

Yo conozco la escalera en espiral hacia la cúpula

"Estoy harta de que el Congreso sea una escalera para otra cosa”, afirmó la dirigente de la Coalición Cívica. Calculo que lo debe estar diciendo por médicos como el doctor Kambourian quien, “harto de los políticos quiere entrar al congreso para aplicar la política de limpiar la política sacando a los políticos”. No me pidan que lo explique, en todo caso pregúntele a Carolina Píparo, quien consideró “que un puñado de dirigentes sean los que determinen quiénes entran y quiénes no” era un atropello a toda la oposición y se cruzó a la vereda de José Luis Espert. O a Patricia Bullrich, quien al sentir que "la falta de ideas amenaza nuestra libertad. Necesitamos ciudadanos capaces de revertir tanta decadencia” impulsó la candidatura la historiadora Sabrina Ajmechet quien tiene la idea de que las Malvinas nunca serán ni deben ser argentinas, que se hace patria matando un judío o atropellando a un grupito del Pellegrini. Una de dos, o esta gente no tiene un asesor que les obligue a borrar esos tuits antes de presentarse como candidatos, o los dejan porque “lo escrito es lo que piensa la gente normal como uno”. Y ustedes ya adivinan cuál es la respuesta preferida de Patricia. 

Titanes en el ring, compitiendo con ardor

La actitud “valiente” de Lilita tuvo un efecto contagio inmediato. Primero Facundo Manes salió a pedirle a Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli “que no se gasten los impuestos de los porteños en la campaña”. “Oiga, tranca, el adversario es el kirchnerismo”, trataron de calmarlos a todos Larreta y Santilli, pero fue imposible. Carrió acusó de mitómano a Manes; Cristian Ritondo de “sembrar desconfianza en su propio espacio”; Facundo Suárez Lastra salió a defender al pollo radical criticando a María Eugenia Vidal por el salto de distrito y la falta “de hombres y mujeres especializados en salud y educación”. Mario Negri quiso pararse de manos como gran candidato tuiteando Córdoba no tiene una voz potente en el Senado porque el gobierno provincial arregla con el gobierno nacional” y Martín Lousteau lo cruzó. “Quiero creer que opinás por desconocimiento y no con mala intención”, le contestó, defendiendo a Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez. “Imagino que ambos esperan disculpas”, cerró. Gerardo Morales se le plantó a Larreta diciéndole que “se cree el dueño de Juntos” y lo acusó de “hacer campaña sucia contra Manes”, mientras Margarita Stolbizer… bueno, qué agregar: “Firmé y después me enteré quién más estaba en las listas”.Cómo será que se les empezó a ir la mano que el editor de Clarín, Ricardo Roa, sacó una nota para poner orden que la tituló “Menos mal que hablaron de fair play”…

No quiero ver al doctor sólo quiero ver al enfermero

Siguiendo la mirada de la opo mediática, mientras la Cristina buena cedía en provincia de Buenos Aires aceptando la propuesta de Alberto Fernández de que Victoria Tolosa Paz encabece la lista de diputados, la Cristina mala, que supuestamente tenía una relación fría con Omar Perotti, se alió al gobernador de Santa Fe para enfrentarse a la idea que el presidente tenía para las candidaturas en esta provincia. De vengativa, nomás, la Jefa. Esto le permite al doctor Nelson Castro volver a lo que más sabe: dar diagnósticos por imágenes televisivas. “La escuchamos... Yo cada vez que veo a la vicepresidenta de la República hago un diagnóstico de su patología. Está clara, ¿no? Esa negación de la realidad”, aseguró el periodista, que ya debe ser como la cuarta o quinta que le encuentra, esta vez tras la declaración de CFK por el Memorándum con Irán, desmenuzando el discurso desde su lado de la realidad. "Es una lástima que a él, quien está siempre tan alerta con lo que dice y hace Cristina, se le pasó por alto hablar sobre el temita de las alertas rojas que, al fin y al cabo, es lo único que mantiene la causa abierta", me aclara AM, mi diler de noticias falopa.

Tu tienes blues, con este blues de Santa Fe

Volviendo a Santa Fe, hay que pedir un manual de instrucciones para entender lo que ocurrió dentro del Frente de Todos. Mientras el gobernador va por una lista como suplente, la vicegobernadora va por la otra como titular; Rossi, el tipo que más bancó los trapos del kirchnerismo en la época más difícil quedó del otro lado de la lista que supuestamente cuenta con la venia de la Jefa que, justamente, es el perottismo plantado contra el resto del PJ. Resto del PJ que incluye a la gente del senador Armando Trasferri que, hasta 4 días antes, la prensa lo mostraba negociando con María de los Ángeles Sacnun para ponerle un freno a Rossi. Sacnun, quien trata de revalidar su banca, quedó junto a la gente del gobernador, que a su vez está sumamente enfrentado al “Pipi” Trasferri por las zancadillas que este legislador realizó contra su gestión. Alberto dice “que es una lástima perder como ministro” a Agustín y Rossi asegura que se enteró por la tele y pide que Perotti también sea licenciado… pero no dice nada de Rodenas. Juro que saco números pero nada me cierra, como si dijera que en esta provincia acaba de nacer el cristinismo anticristinista.

Flaco, tengo un mambo que me caigo

No podemos irnos de esta provincia sin hablar de las declaraciones de la precandidata a senadora nacional por Juntos Carolina Losada, quien aseguró que “Los chicos sueñan con ser narcos o soldaditos en Santa Fe”. No quiero arruinarle el discurso armadito, pero eso se parece más a lo que piensan gente como ella que sueña un pibe de barrio, como si no pudiera hacerlo con otra cosa. No vaya a ser que se parezcan demasiado a los de sus hijos. No muy lejos de esa elucubración se encuentra Alfredo Casero, quien en una entrevista para A24 afirmó "cada tanto tiene que haber una gran guerra en el mundo para que la gente quepa en el mundo". Sin detenerme demasiado en la frase de este excapocómico que me hace reír más ahora que está en onda opinador serio, digo en “está en la misma línea” porque no va a faltar un tercero que sume uno más uno y crea tener la solución en el resultado. “Si tiene que haber una guerra cada tanto y los chicos en Santa Fe sueñan con ser soldaditos, hagamos una para mandarlos y tenerlos ocupados”, es la propuesta que me veo venir. Si, ya sé, exagero. Sólo son ideas locas causadas por mis prejuicios hacia la “originalidad” con que suelen expresarse quienes sostienen estos “ideales”. Al fin y al cabo, esto nunca pasó en la historia de la humanidad.

Si yo fuera tu esclavo te pediría más

Clarín viajó hasta Misiones para reflejar las dificultades del sector productivo y entrevistó a Ricardo Ranger, quien aseguró haber perdido 50 millones de pesos por “no haber encontrado trabajadores rurales para la cosecha”. "Es gravísimo: les decía 'te doy de alta en AFIP', se iban inmediatamente porque cobran planes sociales que pierden cuando los contrato", explicó. En ese sentido indicó que el salario que cobra el obrero es una suma de hasta 5 mil pesos. En cambio los planes sociales, "tienen un montón de beneficios, cosa que el obrero en relación de dependencia no". "Por eso estamos perdiendo la cosecha", sentenció. “Maldito Estado que no les inculca la cultura del trabajo como la aprendimos nosotros, que hicimos fortuna sin que nadie nos regale nada, esforzándonos para hacer la diferencia entre lo que le pagamos y los 28 mil en los que está el salario mínimo. Encima nos confiscan con el impuesto a las grandes fortunas para darle beneficios a estos vagos en forma de planes y así meterles la idea de que se puede hacer dinero sin trabajar en vez de imitarnos a nosotros”, habría completado por lo bajo. Lo grave no reside en que este tipo sea un esclavista modelo siglo XXI, sino que tanto el gran diario argentino como varios otros se escandalicen porque el tipo pierde su cosecha y no por el poco dinero que les quiere pagar a los trabajadores. Después de todo, Ricardo no deja de ser un Ranger, aunque no estemos en Texas.

Hasta que luego venga Fuji, con el mundo

Y llegó el día en que el jurado electoral oficializó los resultados del ballotage y Pedro Castillo pudo asumir como presidente de Perú. Keiko Fujimori reconoció los resultados, aunque aseguró que es ilegítima porque se comprobó que el partido del mandatario electo “robó miles de votos”. La verdad que nunca había escuchado un reconocimiento que se pareciera tanto a no reconocer los resultados. La escuela Trump, diría. Hablando de esa escuela, su alumno ejemplar, Mauricio Macri, ya tiene defensor que lo represente después de que se supo que las balas que aparecieron en Bolivia las había comprado Patricia Bullrich para el G-20, que las envió por única vez y en forma clandestina. Mufaza pidió que el juez frenara el sumario interno que ordenó Sabrina Frederic. El juez Javier López Biscayart lo rechazó y el presidente de la Fundación FIFA apeló esa decisión porque, considera, “se está vulnerando su derecho a defensa”. A ver si entendí mal ¿Mauricio le está pidiendo al juez que no investigue porque eso compromete al investigado? Mirá que estamos acostumbrados, pero no deja de sorprendernos. Como Jair Bolsonaro quien queriendo graficar lo terrible que sería que gane Lula, afirmó que los “argentinos ya están escapando para Brasil ¿A dónde van a huir los brasileños?”. Ojo, que no pueden estar huyendo, sino invadiendo. Ay, el grupo de Lima. Está tan mal que hasta se ha quedado sin Lima.   

Di sis di end

Es así como llegamos al podio de esta semana con las noticias que se llevan el destacado. En el tercer escalón, Clarín que sigue haciendo de las suyas: “Un turista le pide una dirección a una vaca y esta le responde”. Le abría indicado la dirección de una playa. Parece ser que, al llegar, le preguntaron si lo habían tratado bien en el camino y el tipo contestó que “no podía decir ni mu”. En el segundo puesto, el gran diario argentino insiste con la temática y nos cuenta que “Nació en Texas un ternero que es igual al cantante de Kiss”… Lo loco no es que se parezcan (ponele) sino que ¡Gene Simmons compartió la foto en su Twitter! Sé que es un mito, pero al enterarme que un animal tenía su cara me asusté pensando que podía ser un pollito, luego respiré aliviado. ¿Se viene reconocimiento? Sin embargo, en lo más alto del podio se encuentra esta nota de La Capital que nos relata que “le hackearon la cuenta de Whatsapp a un comerciante, pero la recuperó porque sus amigos son unos secos”. Parece que el ladrón se apropió de la cuenta de un carnicero con la idea de sacarle dinero a sus contactos, pero la operación no rindió sus frutos. “Trabajé dos días como loco pero todos tus amigos son una manga de secos”, le dijo el estafador al devolverle la cuenta. Así son mis amigos, capaces de hacer cualquier cosa con tal de ayudarme. Sobre todo no poner plata.