fbpx Macri se sorprende: "¿Olivos tiene cocina? No sé, esa te la debo" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 11.04.2021
Macri se sorprende: "¿Olivos tiene cocina? No sé, esa te la debo"

Esa podría ser la explicación de Mauricio a las acusaciones de manejar la justicia desde la residencia presidencial. Además, Juntos por el Cambio rechaza todo y la punkea asegurando que no hay futuro con este gobierno, la historia sin fin de las elecciones radicales y más, de la mano de Groncho Mars.

Por Groncho Mars |​ Ilustración: Leo Olivera

“¿Vos cómo sos cuando querés profundizar una grieta?”, me pregunta Gregor y juro que esta vez le estaba por decir “cuidadoso” pero el chiquitín no estaba esperando mi respuesta, ya que continuó diciéndome “en Masterchef Celebrity, ‘la conocedora de la Argentina profunda’ María O´Donnell, deslizó que el origen de los alfajores santafesinos pertenecía a Rosario, desatando la furia de los ciudadanos de la capital de esa provincia. No esta mal, pero desde lejos cualquiera lo hace. Para mí sólo cuenta si ponés en riesgo algo. Por ejemplo, ir a un bar de Rosario y decirles a los dueños que no saben nada de cerveza si no venden la Santa Fe y luego hacerse los 174 kilómetros hasta la ciudad capital, entrar a un kiosko con las paredes llenas de fotos del primer equipo sabalero, pedirse una cerveza y ante la pregunta para saber cuál del vendedor responderle ‘cualquiera menos la Santa Fe’. Sólo así podés ganar algo”, completa y a mí me da ganas de decirle que sí, “un montón de puñetes”, pero no lo hago. Mejor empezar.

Yo me pongo tu uniforme y vos me das de morfar

Ni Olivos es el estudio de Telefe ni Mauricio Macri es Donato De Santis, pero el programa de celebridades quedó chiquito esta semana al lado de los nombres que desfilaron por “la cocina” de la residencia presidencial entre 2016 y 2018. Los jueces Mariano Borinsky, su tocayo Llorens y Gustavo Hornos, el fiscal Raúl Pleé, el CEO del grupo Clarín Héctor Magnetto y su número 2, Ricardo Roa, los periodistas Jorge Lanata, Joaquín Morales Solá y Luis Majul, serían algunos de los “visitantes” que la gestión anterior ocultó en los archivos. Llamativo lo de Borinsky, que tiene el record con 15 visitas. “No creo que sean tantas, me deben estar contando hasta las veces que fui al baño. No piso ni la cocina de mi casa, mirá si voy a ir hasta Olivos para hacerme un sánguche ahí”, se habría excusado el juez. “Es preocupante, hay que investigar si hubo prevaricato”, afirmó el presidente de la Asociación de Magistrados, Marcelo Gallo Tagle. “Vamos a llevar adelante la investigación que corresponda”, cerró y muchos periodistas estuvieron de acuerdo que era necesario preocuparse por investigar qué quiere decir prevaricato. Debe ser por eso que alguno, con cierto tino, le preguntó a Borinsky si no se podía ver como señal de una “operación” que en el teléfono del exsecretario privado del presidente de la Fundación FIFA, Darío Nieto, figurara una cita con su señoría para hablar sobre “tema denuncia, administrativo y penal”. “¿En qué quedamos? ¿Antes aseguraban que me acercaba a preparar comida y ahora que venía a jugar al doctor? Miren, para que no den más vueltas les voy a contar la verdad. Mauri es muy competitivo y le gustaba montar torneos de todo. Así como armaba partiditos con algunos, con otros diseñaba competencia de comidas. Y a mí me llamaba para impartir orden. Está clarísimo, sólo hay que saber ver. “Denuncia” hacía alusión a qué reclamo podían realizar los participantes. Majul y Lanata eran insuperables en eso, no se cómo se inventaban cada verso para que yo les creyera. “Administrativo” es el nombre que le pusimos a una especie de VAR casero que armamos con las cámaras de seguridad de la quinta. En el manejo de eso el mejor era Magnetto. Siempre lograba que pareciera algo distinto a lo que se veía en la pantalla. Y “penal”, con argot bien futbolero, se refería a qué prenda o castigo se le podía aplicar a quien considerábamos infractor. O infractora. El papá de Antonia tenía una especie de metejón de que fuera infractora, no sé por qué, si no venían muchas minas. ¡Pleé la rompía proponiendo cada cosa! Era increíble que Llorens y Hornos las aceptaran y las dejaran firmes. Nos desternillábamos de la risa. Y ahora critican que un grupo de amigos se juntaba a pasarla bien, sanamente. Es increíble”, explicó. “Borinsky tiene razón”, habría sumado Magnetto, “ustedes afirman que Macri armó una mesa judicial y todos sabemos que no puede ni cerrar la reposera sin indicaciones, mirá si se va a poner a jugar al carpintero”. Ahora que lo pienso, no debe ser una noticia de mucha relevancia porque si uno mira “el gran diario argentino”, La Nación o Infobae hay que hacer un gran esfuerzo para encontrar alguna nota que hable sobre esto. Seguro hubo cosas más importantes, como por qué fue tan devastador el último año para Máxima, la Reina de Holanda, o por qué el FBI investiga si hubo sobornos en los torneos de Counter Strike. Al menos en esto Macri no tuvo nada ver. Por ahora ¿Hay algún equipo azul y oro en esas disputas?

Llegando los monos

En la semana que batimos el record de contagios, Alberto Fernández informó haber dado positivo de covid 19, pero con síntomas leves y sin demasiadas complicaciones. A pesar de ello y tomando todas las precauciones necesarias para no arriesgar a quienes lo asistieron, el presidente anunció un paquete de medidas para tratar de limitar los contagios y así evitar que la situación se vuelva incontrolable. Lo cual resultó inaceptable para Juntos por el Cambio cuyos representantes salieron a rechazar cual número nueve defendiendo en su propia área a los 90 minutos del partido: fuerte, para arriba y poniendo el objetivo a conquistar por encima de las formas. Los dirigentes de esta coalición prometieron defender “la mayor normalidad posible”, a la vez que mostraron su enojo ante lo que consideraron “restricciones excesivas y mal calibradas” y ya nos estamos imaginando quién dictó esas líneas del comunicado al hacer uso de la palabra calibre. Si bien no indicaron cuál fue el método que utilizaron para llegar a semejante conclusión, volvieron a hacer uso de su inagotable poder de anticipación. Es decir, repitieron la fórmula de oponerse antes de conocer las medidas. Convengamos que esta actitud no cayó muy bien en muchos lados, tal vez por eso Patricia Bullrich salió a aclarar “vamos a resistir en la medida en que sean anuncios totalmente irracionales”, para luego completar fuera de micrófono “y como para nosotros el peronismo es irracional, no nos va a quedar otra que resistir”. (Digresión: hablando de resistir, ¿se habrá puesto Guillermo Moreno nuevamente de ejemplo para hablar de resistencia peronista en la clase de formación política que dio junto a Yamil Santoro?) La exministra, quien hace pocos días había abogado para que tengan su vacuna quienes la podían pagar, afirmó que “desde el año pasado proponemos la idea de respetar cuatro elementos básicos: salud, economía, libertad y educación”. “No lo hicimos cuando fuimos gobierno porque se nos había puesto la idea de que si era básico seguro era una mersada nacional y popular. Nosotros queríamos propuestas que fueran de full full para arriba”, habría explicado la autora de Guerra sin cuartel.

Llegando los monos (reprise)

Por ese camino anda Roberto Cachanovsky, quien afirmó que “la economía no está en condiciones de soportar otra cuarentena, por más leve que sea”. “Nunca se sabe si la preocupación oficial es la salud de la gente o que salga en los medios que los establecimientos de atención están colapsados”, amplió, volviendo dramática su declamación. Que en este caso es casi como decir hipócrita, cuando su discurso pareciera tender a desligar (utilizando la pandemia) al macrismo de los problemas de salud y económicos actuales. O esta gente hace declaraciones sin pensarlas demasiado en esta furibunda actitud de rechazar por rechazar o su hipocresía tiene un tamaño similar a su ego. A este economista que supo decir en diciembre que “el dólar no estaba retrocediendo sino tomando impulso para subir todavía más” se le estaría escapando que si no se restringe la circulación, los hospitales colapsan. Y si se toman medidas para que eso no suceda, es porque te interesa que la gente pueda ser atendida como corresponde, en el caso que lo necesite. Ojalá acierte tanto como con la moneda extranjera. Claro, alguno puede aducir (como lo hizo Cachanovsky, como repiten todos los dirigentes de esta fuerza y los periodistas del club del millón de pesos por mes) que Argentina hizo una pésima campaña de vacunación. Algo que se cae por completo al cotejar los datos duros y descubrir que estamos en el lugar 21 de 400 y pico de países con mayor porcentaje de su población con dosis aplicadas. Revisarlos de vez en cuando tampoco cuesta tanto, al menos que no se quiera. Eso sin tener en cuenta que Chile, uno de los referentes que esta gente mostraba como país a imitar, a pesar de una impresionante campaña de vacunación retrocedió a las fases más restrictivas porque, como admitió su presidente Piñera, su sistema de salud está al límite. Y que un estudio realizado por la Universidad de Chile pone en duda la eficacia de la vacuna utilizada en una sola dosis. Parece que no importa sólo cuánto y qué tan rápido, sino también cómo y de qué forma. De Uruguay, la joya del sur que permitía “todas las libertades”, ya ni se acuerdan. Bueno, Eduardo Amadeo sí. “Nosotros damos estas peleas cotidianamente. El tema de cerrar o no las escuelas, por ejemplo” le dijo en una entrevista a Nancy Pazos y la periodista le marcó que estaban cerrando las escuelas hasta en Francia. “Pero en el Uruguay no”, le retrucó el político y economista, para luego agregar “el año pasado”… Muchachos, la verdad que, con participaciones como estas, después no pueden venir a hacerse los ofendidos porque el presidente los llamó imbéciles. Al igual que Cachanovsky, Amadeo intentó ir por el lado de la campaña de vacunación y quien le dio las dosis seguidas y necesarias fue Nancy. “No te lo puedo discutir en este momento”, le contestó el exdiputado. Y en ningún otro, podríamos agregar. “Dejen de leer Clarín y agarren las cifras”, lo sepultó Pazos, sin pala. Ahora, eso sí, cuando Rodolfo Suárez anunció que implementará controles y multará a quienes violen las restricciones nocturnas a nadie le pareció que el gobernador de Mendoza estuviera errándole al tarro. Es más, varios de los que se oponen a las medidas de restricción impuestas por el presidente salieron a apoyar las decisiones en el mismo sentido tomadas por el mendocino sin sentir que entraban en contradicción. Encima, miembros de esta coalición cuestionaron la centralidad de la compra de vacunas instalando el debate de si los gobernadores o los intendentes podían comprar o no las vacunas, exigiendo que les permitan comprarlas a las provincias, a los laboratorios y las farmacias. Y son tan cortos de visión o les importa tan poco colocar a propios del otro lado de la mecha que el supuesto debate no se cayó porque Kicillof “invitó a los que se despertaron ahora” a acercar “contactos con proveedores de vacunas” para ayudar a acelerar el proceso, sino porque Fernán Quirós lo pateó hacia un costado asegurando que “hoy esto no encuentra una solución en el mercado, por eso es un debate abstracto. Las empresas han comprometido toda su producción. Las contrataciones serían a fin de año o el año que viene”. Atendiendo a este detalle, Elisa Carrió siguió su cruzada contra la Sputnik V asegurando que “no se la va a aplicar hasta que un certificado de un país democrático lo recomiende” y que no estamos en un drama tipo Manaos porque “la ciudad de Buenos Aires tiene un líder con conocimiento, su ministro de Salud”. Parece ser que a Lilita se le escapó del radar que entre los conocimientos de Quirós está la certificación de que la vacuna rusa funciona y por eso la aplica en la población bajo su cargo. Con todo lo recolectado estaríamos en condiciones de afirmar que para la gente de JxC, las armas las carga el diablo, las calibra Patricia y la mayor normalidad posible dentro de la pandemia sería algo que se asemeje a The Walking Dead donde ellos sean los sobrevivientes a los que les toque salir a disparar.

¿Cómo puedo yo parar? Esto parece no tener final

Mucho mejor no le estaría yendo a otras fuerzas de la oposición. La interna radical bonaerense promete no terminar ni aunque aparezca Atreyu montado en Falkor. La historia sin fin de esta fuerza nos regaló un nuevo capítulo cuando el juez federal de La Plata con competencia electoral, Alejo Ramos Padilla, consideró que los documentos con los cuales proclamaron ganador a Maximiliano Abad “no tienen validez definitiva”. La junta electoral tuvo que admitir que no tenía las actas de más de 30 distritos cuestionados y desde el sector rival exigen “el conteo de los votos con el certificado original”. A juzgar por la cantidad de gente que se presentó sufragar, quedan pocos originales. 17% fueron los que colocaron su voto. Es como fracasar con todo éxito. Si los resultados se revierten (algo que toma cada vez más fuerza) sería la primera vez que la intención de despegarse del PRO no termine en una Posse. “Por lo menos no figura como vocal de su partido una persona fallecida”, me retrucó un tipo de boina blanca y tenía razón. Esa fue una de las irregularidades que detectó la prosecretaria electoral Liliana Adamo en la UCeDé, el partido fundado por Álvaro Alsogaray y que sirve de plataforma electoral al frente “Avanza Libertad”. Además, la funcionaria advirtió que varios de los proclamados para integrar la junta partidaria o en las convenciones provinciales ni siquiera estaban afiliados al partido o se encontraban inscriptos en otros, por lo cual emitió una contundente resolución pidiendo la caducidad de la personería jurídica. Esto complicaría a los libertarios ya que de todos los partidos que integran la coalición sólo la UCeDé cuenta con dicho requisito para presentarse a las elecciones. Y si a esto le sumamos a que las últimas encuestas de candidatos “individuales” los ponen a Javier Milei y José Luis Espert bastante coleros en una lista de 29, a la nueva fuerza que venía a morderle una buena porción de la torta a Juntos por el Cambio parece que se le extraviaron los dientes. Borombombom, vinieron todos, qué pocos son.

El mundo es tan chico, viejo

En el plano internacional, es interesante cómo a la opo mediática no le pareció necesario marcar como autoritarias las explicaciones de Luis Lacalle Pou de por qué era importante mantener las restricciones y por qué no era un toque de queda. “Cuidado con los titulares”, advirtió el presidente de Uruguay y unos cuántos periodistas quisieron entender que ni mamado piensa salir a jugar con los suplentes. En esto de buscar una salida alternativa parece ser que las autoridades egipcias, preocupadas por la abrupta caída de asistentes a los grandes museos, decidieron sacar a las calles del Cairo a las momias de 18 reyes y 4 reinas, algo que fue conocido como el desfile de los Faraones. El viaje encontró su destino final en el nuevo museo que se inaugurará este mes y no, no hubo ningún incidente internacional porque a dicha procesión no invitaron a la reina de Inglaterra. Para demostrar que no hay intenciones de generar uno en el Atlántico Sur por el disgusto que la Casa Rosada le dio a la Casa Blanca al retirarse nuestro país del grupo de Lima, el presidente de los EEUU Joe Biden envió en “gira oficial” al Almirante Craig Faller. Me pregunto qué nos remitirían si realmente quisieran mostrar su enojo. “Gesto”, le llama Román Lejtman. Hay que ser servil, Infobae. Hablando de eso, Jaime Durán Barba se arriesgó a indicar que el balotaje lo ganaría Guillermo Lasso y si todavía no lo ha hecho es porque “Lenín Moreno se dedicó a perseguir a Correa de manera absurda”. Según la mirada del consultor, el expresidente de Ecuador estaría estropeando la campaña de su candidato Andrés Arauz “no por mala fe, sino por su temperamento”. “En cambio, si trazamos un paralelo con lo que yo pensaba de la forma de actuar de Macri para con Cristina y de cómo influía la personalidad de la expresidenta en el entonces su candidato Alberto Fernández podemos decir… ¡caramba, qué coincidencia!”, se sorprendió el asesor político. 

Mai onli frend, di end

Sin embargo, la noticia que se lleva el destacado de la semana es la que nos cuenta que un perro le robó su micrófono a un periodista y huyó de la escena mientras su escape era registrado por las cámaras. Teniendo en cuenta las últimas noticias y dado el planteamiento ético al que nos sumerge el arrojado acto de este Golden, estaríamos en condiciones de afirmar que éste sí fue “el robo del siglo”.