fbpx Lousteau confiesa: “Sentimos miedo cuando Cristina dijo que teníamos los minutos contados” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 20.09.2020
Lousteau confiesa: “Sentimos miedo cuando Cristina dijo que teníamos los minutos contados”

Con la carta de Macri como eje, la falta de pasado en JXC y los deseos sustituyentes de Bullrich, el libro de Vidal y el check out para las valijas de Bruglia y compañía, llega este nuevo informe de Groncho Mars.

Por Groncho Mars |​ Ilustración: Leo Olivera

“Cuando mi padre le escribía cartas al suyo”, dice Gregor, “solía recriminarle las prácticas que usó para ayudarlo a crecer, aunque no pocas veces aclaró que se sentía atraído por la exageración. Cuando las leí publicadas por primera vez, sentí que se contraponían la figura de mi abuelo, grande, ancho, potente, hábil, con la de mi padre, que parecía pintarse enclenque, frágil, inseguro. Si bien tienen un toque literario, creo que esas cartas lo retrataban más a él que a su padre. ¿No sentís que más que a Alberto, Mauricio se la escribió a Franco?”. Le contestaría algo a mi amiguito, pero sigo sin darme cuenta quién corno es su padre. Además, la única vez que agarré un libro de psicología fue porque me habían convencido de que Superyo era un héroe de un cómic de la Marvel.

Falta envido y truco, chiste nacional

Volvió Jorge Lanata a la tele, luego de superar problemas de salud, y en su programa Periodismo Para Todos opinó que Alberto Fernández se puso a gobernar la provincia. En el mismo sentido transicional declaró Alfredo Cornejo, quien indicó que “es difícil llegar a un acuerdo con Cristina Fernández de Kirchner en el medio”. Algunos lo escucharon confesar por lo bajo que con la vicepresidenta en cualquiera de las puntas aún la tendrían complicada. Pero a ver, repasemos que ya me mareo. Alberto Fernández fue elegido presidente, pero la que gobierna es Cristina. Kicillof ganó las votaciones para el cargo superior en la provincia de Buenos Aires, pero quien se puso a gobernarla es Alberto. Massa es el presidente de la Cámara Baja, pero el que maneja todo es Máximo. Falta escuchar que yo no escribo esta columna, sino que me la dicta Gregor. Es como decir que Macri no dirigía las riendas de esta nación sino que lo hacía Michetti, cuando bien sabemos que no lo hacía ninguno de los dos. Y encima hablan como si la suya hubiera sido una excelente administración. Alcanza con escuchar a Facundo Suárez Lastra pidiendo que Felipe Solá de explicaciones en el Congreso Nacional sobre lo que consideran una “actitud errática” que desembocó en una “derrota diplomática” por la elección de la presidencia del BID, que recayó por primera vez en la historia en un candidato de nacionalidad estadounidense. Más allá de cómo jugó nuestro canciller tratando de posponer la elección cuando parecía que Trump tenía perdida la próxima votación, panorama que cambió tanto como las encuestas en el país del norte y el posicionamiento de los países que querían mantener ese puesto para un sudamericano, cabe recordar que si bien a la administración anterior no se le puede achacar “actitud errática”, apoyó abiertamente a Hillary Clinton contra el actual presidente antes de las elecciones, lo que fue uno de los sucesos diplomáticos más bochornoso de la historia, y fue la administración que impulsó a Susana Malcorra como aspirante a secretaria general de las Naciones Unidas como muestra de “nuestra vuelta al mundo” y nos volvimos a casa con un 6 a 0 en contra. Me parece que no se acostumbran a ser oposición y declaran como si todavía fueran gobierno. O quieren volver a serlo lo más rápido posible. Por lo menos es lo que le entendí a Patricia Bullrich cuando declaró que “somos mirados por la sociedad como el posible sustituto de este gobierno en 2021”. ¡Oiga, qué apuro! Si las elecciones presidenciales son en 2023. A menos que… pero no creo que… ¿no? No, no, bueno, sí. Sin embargo, la mejor definición vino desde sus propias filas, de la boca de Emilio Monzó quien abogó por el mismo sueño, pero alertó que había “que armar un equipo con volumen político para gobernar, no un rejunte como hicimos la otra vez”. Acuérdese de esto cuando le digan, nuevamente, que le ofrecen el mejor equipo de los últimos 50 años.

Te acordarás de este otario que un día, cansado, se puso a ladrar

Como las marchas anticuarentena vienen perdiendo audiencia fuertemente, la oposición busca nuevas maneras de acercarse a su público. Es por eso que el domingo salió en el diario La Nación una nota de opinión firmada por Mauricio Macri en la que arrancó diciendo que “rompe el silencio para compartir su inquietud sobre la dolorosa y delicada circunstancia que atraviesa la República Argentina” y uno se pregunta si no será mejor que alguien le avise que ya no es necesario que rompa nada. Qué es esa doble manía de comportarse como si el silencio fuera su archienemigo y de andar compartiendo inquietudes cuando no se puede hacerlo ni con el mate. Lo cierto es que escribió una extensa carta en donde dice que no se respetan los reglamentos de la Cámara del Congreso Nacional, se pretende condicionar al Poder Judicial, que falta transparencia en la gestión de los organismos públicos, que el oficialismo condiciona a los gobernadores, que se busca el control social y evitar que los ciudadanos manifiesten su disconformidad. “Sorprende bastante la poca capacidad de autocrítica, o de generar una idea o un aporte en un momento en que todos los argentinos están luchando contra una pandemia de coronavirus”, le contestó Santiago Cafiero y les juro que ahí, recién ahí, me di cuenta de que Mauricio se refería a estos 9 meses de la presidencia de Alberto Fernández y que dicha nota de opinión no era un detallado repaso de los anteriores 4 años en que fue el supremo gobernante. "La carta de Macri tiene un discurso vacío, con conceptos que parecen bajados de una monografía del Rincón del Vago”, remató Cafiero. Eso hizo que me sentara a analizar detenidamente la carta, desde la fecha de la publicación hasta el punto final. Hacerlo terminó por tranquilizarme: no la escribió el presidente de la Fundación FIFA. Y lo afirmo no porque Página 12 asegure que se la escribió Hernán Lombardi. Tampoco porque el escrito me parezca de una prosa atildada, lo cual contrasta enormemente con su balbuceo pronunciado, sino porque salió el domingo, y “Mufaza” no trabaja los sábados. Casi diría que no trabaja. “Para mí, Macri es un ejemplo a seguir”, habría afirmado Gustavo Arribas y de inmediato pidió permiso para salir del país, algo que hasta ahora le vienen negando, del mismo modo que él viene negando su relación con la causa de espionaje. “Lo que nos hace evolucionar o crecer no es verdad que sea el mérito, como nos han hecho creer en los últimos años. El más tonto de los ricos tiene más posibilidades que el más inteligente de los pobres”, afirmó el presidente Alberto Fernández en San Juan. ¿Qué tiene que ver esto con la carta de Mauricio Macri? No sé, pero intuyo que esta frase tiene que ir acá.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

#gronchomars #albertofernandez #macri

Una publicación compartida por Groncho Mars (@groncho_mars) el

 

Somos del grupo los salieris de Charly

María Eugenia Vidal estaría volviendo de a poco al ruedo político y mientras lo hace dedica su tiempo a… ¡terminar un libro! En él intentaría reflejar “lo que aprendió más desde los errores que desde los aciertos” y sería “un libro en primera persona sobre estos cuatro años”. Apelaré nuevamente al ejercicio de repasar. Cristina escribió Sinceramente. Y el sur del mundo hizo ¡plop! y nadie podía entender qué era esa furia. Entonces Mauricio Macri se puso a garabatear su autobiografía ayudado por Avelluto, pues bien, como todos sabemos, el muchacho era rico y los dulces pasos de baile conquistaron las señoritas, a papá y a mamita. Ahora la “Leona”, para no ser menos, nos aporta el suyo y ¿qué quieren que les diga?, la música de esta gente sigue, pero a mí me parece igual. Mientras tanto, el radicalismo dentro de Juntos por el Cambio no quiso ser menos en esto de demostrarse literatos amenos. Así fue como Mario Negri citó en redes sociales al Quijote. "Querido Sancho: Compruebo con pesar, cómo los palacios son ocupados por gañanes y las chozas por sabios. Nunca fui defensor de los reyes, pero peores son los que engañan al pueblo con trucos y mentiras, prometiendo lo que saben que nunca les darán. País este, amado Sancho, que destrona reyes y corona piratas, pensando que el oro del rey será repartido entre el pueblo, sin saber que los piratas sólo reparten entre piratas" y me pregunto si al legislador por Córdoba le dijeron “tomá fernet, que está chequeado” o si puso “un aviso en el diario La Voz para tener una cita” y sólo contestó al clasificado un hincha de Belgrano porque lo único pirata en este lío fue el extracto del Quijote y Negri tuvo que borrarlo de inmediato. Como ya lo había hecho con Borges, Cambiemos demostró, una vez más, que con los libros se lleva a los alpargatazos. 

Sumar tiempo no es sumar amor

En la semana que Elisa Carrió enganchó para los salmos y Eduardo Duhalde tuvo otro desenganche de la realidad, en la que los medios dejaron de hablar de los 200 del dólar ahorro para especular con el dólar a 200, el Senado rechazó los acuerdos de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli. Juntos por el Cambio, que había pedido sesión especial, igresó al debate para luego levantarse. Martín Lousteau y Luis Naidenoff se quejaron porque consideraban que no se estaba cumpliendo el tiempo general de cada bloque, a lo que Cristina les sacó cuentas y les hizo ver que tenía todo los números controlados. Fuentes no cercanas a Lousteau aseguran que el senador confesó: “Sentí mucho miedo cuando Cristina nos dijo que teníamos los minutos contados”. Clarín se estaría preguntando si lo de la presidenta de la Cámara Alta se puede entender como una amenaza de muerte.

Yo nunca hago diferencia, pero el morocho me molesta

En el plano internacional, la presidenta interina de Bolivia Jeanine Añez bajó su candidatura para "cuidar la democracia. No es un sacrificio, es un honor porque lo hago ante el riesgo de que se divida el voto democrático entre varios candidatos y que, a consecuencia de esa división, el MAS acabe ganando la elección”. Juro que es textual. Con estos tipos se hace cada vez más difícil meter un remate. Lo cierto es que vendría a ser algo así como "a ver, dejémonos de joder y juntemos nuestras fuerzas porque si no va a ganar el deseo de la mayoría del pueblo y eso parecerá democrático, pero por dios y la biblia que no lo es". Si a pesar de esto llega a suceder que igualmente triunfe el MAS, Añez convocaría a Patricia Bullrich y a otras figuras de nuestra América para iniciar una Asamblea Internacional Sustituyente. “Los contagios se están produciendo, entre otras cosas, por el modo de vida que tiene nuestra inmigración”. Semejante afirmación no la dijo Donald Trump, ni Jair Bolsonaro, ni Micky Vainilla, sino que salió de la boquita de la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, miembro del Partido Popular, que gobierna esa Alcaldía. Autoridades de dicho partido agradecen que Ayuso no haya aclarado cuáles eran las otras cosas que producían el recrudecimientos de casos en Madrid, pero no pudieron evitar que respondiera a las numerosas críticas de referentes de otras fuerzas aseverando que todo era “un juego de las izquierdas” y que ella no había hablado “de manera racista ni despectiva”, para terminar aclarando en off que “si hasta tiene un amigo inmigrante”. 

Di sis di end

Pero la noticia que se lleva el destacado de la semana es la intervención callejera que realizó la Liga de fútbol de España en conjunto con el Ayuntamiento de Madrid y uno de los principales patrocinadores, quienes decidieron revestir unas bolas de hormigón para convertirlas en réplicas gigantes de los dos modelos de balones oficiales de la temporada 2020/2021. La verdad es que no fue una idea muy brillante, porque no importa el tamaño que tenga, el hombre queda obnubilado ante una pelota ¿y qué es lo que hace? Por supuesto, va y la patea. No sé cuántos lesionados hubo, si que a las 7 horas de iniciada la intervención la tuvieron que levantar y pedir disculpas. Los del Ayuntamiento están agradecidos de que en el tiempo trascurrido nadie se arrojó a cabecearlas… Por eso en Rosario ya tomaron medidas para que a nadie se le ocurra hacer lo mismo con las bolas de hormigón que están en el parque del Monumento a la Bandera, junto a las baterías históricas. Recuerden que en dicha ciudad, uno de los clubes todavía sigue festejando y recreando la “palomita de Poy”.