fbpx Larreta post Brasil: "Hay que evitar los países con contagios, viajé para comprobarlo personalmente" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 21.03.2021
Larreta post Brasil: "Hay que evitar los países con contagios, viajé para comprobarlo personalmente"

Esa sería la justificación del jefe de gobierno porteño por la elección de su destino vacacional. Además: la defensa de Sarlo, Macri y su libro, la designación de Martín Soria, el cruce de Piñón con Iglesias y mucho más, de la mano de Groncho Mars.

Por Groncho Mars |​ Ilustración: Leo Olivera

“¿Vos creés en las cábalas?”, me pregunta Gregor. Dejo lo que estoy haciendo y arqueo las cejas, mucho no le importa porque sigue diciendo “ese ritual que puede asegurar el buen transcurrir del día, de una velada, de conseguir un trabajo. A veces puede ser forzado, pero generalmente nace del hecho fortuito que ocurrió antes de un buen suceso. Esta semana cumplió años su mayor exponente, quien no creía en las cábalas sino que las llamaba ‘costumbres’. Esta copa de champán la levanto por vos, Narigón, por supuesto que está llena de gatorei". Sonrío y brindo con mi amiguito, lo abrazo y le digo que por cosas como ésta lo quiero, pero que tenemos que empezar de una buena vez.

Un mudo con tu voz, un ciego como yo

Mauricio Macri decidió lanzar su libro con una preventa a través de la red de Mercadolibre, la comunidad de compraventa de su amigo Marcos Galperín, con la intención de hacer ruido, pero no fue la pirotecnia que esperaba. Si bien las preguntas por la edición pusieron a Planeta al tope de las consultas dentro del sistema, muy pronto hubo mucho interesado decepcionado al descubrir que no era tapa dura como el autor, no era un catálogo de reposeras, no traía una de regalo, no era un libro técnico que te enseñara a armar una o de autoayuda que aleccionara cómo evadir y fugar la plata, no era un libro de viajes, no hacían envíos a Panamá (por ahora), no se podía descontar el envío de la deuda de Correo Argentino, no traía póster de Lagarde, ni atractividades ni se podía pagar a 100 años. “Es el resultado de más de un año de reflexiones sobre mi presidencia. En sus páginas cuento la historia tal y como la viví. Es la crónica de nuestros logros y de las duras batallas que tuvimos que dar contra el populismo”, asegura en la contratapa. La primera duda que esta apertura me genera es si sabe Mufaza que tirarse a descansar no equivale a reflexionar. Ahora, si aceptamos que lo “escribió” como piensa que fue, uno entiende que tenga 400 páginas. Porque si fuera la crónica de sus logros como realmente sucedió, con un minilibro alcanzaba. Para el presidente de la Fundación FIFA “Primer tiempo es una invitación a renovar el compromiso de millones de argentinos con el Cambio”. “Si la gente acepta esta invitación, yo prometo renovar mi compromiso con la plata grande”, aseguraron fuentes poco confiables que agregó al leer este fragmento de su mensaje. Como si nunca hubieran visto una publicación de Sudestada con su clásico “tomatazo” para lo que no comparten, la opo mediática se horrorizó al comprobar que el texto de Mauricio recibía este tratamiento y habló de “censura”. “A mí me hizo acordar a cuando escribí El dueño”, acotó Luis Majul, “este libro está en camino de ser un megabetseller como aquél gracias a los que lo atacan”. “Nunca en la historia reciente de la argentina un libro tuvo una preventa tan alta: ya vendió 30 mil ejemplares y, eso, sin que todavía se haya publicado”. Sólo le faltó decir que se vendió esa cantidad aún antes de que haya sido escrito. Pero mi frase favorita, es esta: “Fuentes confiables sostienen que al libro de Macri lo están comprando particulares a través de Mercadolibre”. Majul, fuentes y confiables son tres palabras que no caben juntas en una misma oración. A menos que sean las de los bosques de Palermo donde suele ir a correr, siempre mirando para abajo para ver si se encuentra cosas, como una grabación de Cristina o algo que se le parezca. “A pesar de episodios aislados de intolerancia y fanatismo, estoy contento y agradecido de comprobar el compromiso con la libertad de expresión y el debate de la inmensa mayoría de los libreros argentinos”, escribió el papá de Antonia sin que nadie le contara que el chiste entre ellos es que “ésta es la primera vez que Mufaza va a dejar un mango para parar la olla popular”. Lo cierto es que Mauricio está preparando una presentación a lo grande. Sus asesores habían pensado hacerlo en el Luna Park, pero pasaron cosas, así que buscaron una opción que el presidente de la Fundación FIFA no haya mufado antes. Clarín, La Nación e Infobae nos regalaron sendos adelantos a los que tuvieron “la suerte de acceder”. Así nos enteramos por qué no le pasó el testigo a María Eugenia Vidal. Parece ser que el español Felipe González le tuvo que decir que era un “absurdo no presentarse a la reelección” porque esa decisión “debilitaría su gobierno y le impediría terminar su mandato”. Más allá del extraño consejo y más extraño aún que lo aceptara de quien venía, Macri dice haberse comprometido en ese momento a “no bajarse” y a “pedírselo si sólo fuera necesario”, pero fuentes tan confiables como las de Majul me aseguraron que el papá de Antonia descartó el Plan V de cuajo cuando escribió las iniciales una arriba de la otra y se dio cuenta que formaban el “Perón Vuelve”. “Y eso que escribí un capítulo donde cuento cómo una tarde reivindiqué al Perón de la productividad”, aseguró. “En nuestras conversaciones, yo le insistía a Moyano que nuestro proyecto pasa por lograr una Argentina productiva. Ni los argentinos ni el mundo tienen por qué pagar de más por nuestra producción. No podemos exportar nuestra ineficiencia fiscal, nuestros impuestos distorsivos y los sobrecostos que generan convenios laborales de otro siglo”, cuenta el presidente de la Fundación FIFA y uno de los carpincubanos que logró infiltrarse en la imprenta contó que borraron las líneas en la que aseguraba “si todo eso fuera posible ¿vos te pensás que nosotros ya no lo habríamos exportado con todos los logros que en esos rubros lograríamos lograr?”. En otra parte habla del día de la asunción de Alberto Fernández sin nombrarlo casi, pues el sólo puede seguir hablando de “ella”. “El ambiente que se respiraba era de revancha” y “ese sentimiento se manifestó más claramente cuando comenzaron a cantar la marcha peronista”. Paaaabre, si no aprendió a hacerse la señal de la cruz, mirá si se va a saber la marcha peronista. Eso que la intentó cantar, ese día que se mandó una festichola con los de la CGT. “Como siempre, yo estaba despojado de cualquier emoción de bronca, resentimiento u odio. No la tuve nunca”, afirmó, para agregar por lo bajo “emoción alguna, digo, es de lo único que siempre estuve despojado”. “Desde el primer día me pedían que metiera a Cristina presa. No es la tarea de un presidente meter preso a nadie. La tarea de un presidente es respetar y fomentar la independencia de los poderes”, aseguró en otro párrafo. “Para explicarle eso me reunía con Stornelli y con Hornos en Casa Rosada y les pedía a Arribas y Majdalani que no dudaran en velar que eso se cumpla”, habría completado en otras líneas censuradas y rescatadas por una kuka pariente de Gregor. Lo que no te cuenta la Opo mediática, te enterás acá. Groncho, todo un adelantado. Más que Wanchope Ábila, lo cual es mucho decir. Eso sí. El capítulo que más le costó escribir fue el referido a la economía “porque los resultados finales que les pude ofrecer a los argentinos en lo económico no fueron los que había imaginado y prometido”. “Tampoco debo ser tan severo conmigo mismo y con mi equipo de gobierno, debo recordar que el desafío que teníamos era mayúsculo y no estuvimos lejos de cruzar el río”. Ni siquiera era ese río, Mauri, hasta en eso te “equivocaste”. Digresión: se nota que Mufaza muy obsesivo no es, como que la culpa no lo estaría atormentando para nada. Más adelante escribe esta joyita que explicarían unas cuantas decisiones. “Dos cosas que revisaría si pudiera volver atrás son, al principio, no haber tenido consistencia entre la política monetaria y la política fiscal, y, después de mediados de 2018, no haber encontrado la manera de convencer al FMI de que nos permitiera intervenir en el mercado de cambios para controlar al dólar”. ¿Se entiende por qué no tenía ministro de Economía, no? Las decisiones en ese rubro las iban a tomar de afuera.

No seas tan cruel, no busques más pretextos

Entrevistado por Ernesto Tenembaum y Reynaldo Sietecase, Horacio Rodríguez Larreta aseguró que en este momento lo que más le preocupa es el covid, sin que se le caiga un pelo. “Siempre es mejor no ir a países con mayores contagios que el nuestro”, aseguró recién llegado de Buzios. “Viajé personalmente para verificarlo”, se habría justificado. El jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires afirmó que esta semana estarían vacunados "más del 70 por ciento" de los mayores de 80 años. Y si bien se tocaron los temas de “los problemitas” con los turnos y las “pequeñas fallas” en el Luna Park, es una lástima que los periodistas se “hayan olvidado” preguntarle sobre “ese asuntito” de las dosis que fueron a parar a los privados, cuando todavía no se terminó de vacunar el total del personal de Salud. Al ser consultado por Costa Salguero, el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se defendió diciendo “hace como 30 años que está concedido a privados. Además, nosotros creamos espacios verdes por todos lados”, para luego completar por lo bajo “lo que pasa es que ustedes no saben buscarlos. Llenamos de macetas con plantas de plástico los balcones, después del éxito de la pileta pintamos una jungla en el cemento de las plazas para que los chicos jueguen y no me quiero olvidar de las habitaciones en los edificios de nuestras constructoras ¿Saben cuánta guita gastamos en pintura verde?”, cerró. Lo que no cerró es que hayan clausurado el Hospital Español. La titular de PAMI, Luana Volnovich, advirtió que presentará una denuncia judicial “contra la ciudad en resguardo de los jubilados y las jubiladas”. “El Hospital Español atiende a 71 mil afiliadas y afiliados y es nuestro mayor centro de derivación de pacientes Covid en CABA. ¿Clausuraron un hospital en medio de la pandemia más grande de la que tengamos memoria por falta de ‘una oblea’ y unas luces de emergencia?”, inquirió. Al final hubo una reunión entre las partes interesadas y se levantó la clausura en forma provisoria. Felipe Miguel, jefe de gabinete de la Ciudad, manifestó que “el Hospital Español se encuentra en condiciones muy graves”, para luego agregar por lo bajo “lo sabemos muy bien porque nosotros lo dejamos así”. Horacio Larreta quiso cortar por lo sano y dijo “no voy hacer de la salud una discusión política”. Me retiré tratando de no reírme, convencido de que ya era demasiado, pero la pregunta de Luana me quedó dando vueltas, así que se la repetí a alguien de la última línea del gobierno porteño y su respuesta fue tajante: “Mirá, Groncho, por mucho menos que esto vaciamos el Borda y pegamos un montón de palazos. ¿A vos te parece negativo? Puede ser, pero para demostrar que no te contagiaste de covid tenés que presentar un PCR negativo, y ahí nadie se queja. Por unos cuántos dólares, nosotros sabemos cómo conseguirlos”. Así estamos, mientras los científicos piden a gritos el cierre de fronteras para demorar lo máximo posible el contagio comunitario de la cepa de Manaos (y no es la de gusto a uva), hay agencias de viajes que te llevan de egresados a Cancún incluyendo en el paquete el convencimiento de que no contagiarse está 100% garantizado, cuando lo único que lo está es que todos los sectores han mentido. “Yo no miento, pero reconozco que a veces me excedo un poco en mis afirmaciones”, parece que definió Fernando Iglesias, luego de que comentara despectivamente un tuit de Ofelia Fernández poniendo “Piñón Fijo”. “La cifra más certera de un político que ha colaborado eficazmente a la transformación del mundo real gestionando vía TW. Háblenme de payasadas”, le contestó el clown cordobés. No conforme, Iglesias fue por más y respondió con un “aguante la payasa Filomena”. Piñón no se achicó y retrucó: “Bueno, yo estaba reprimiendo chistes malos. Pero ya que estamos... se ve que su pasado en el voley lo tiene muy atado a las redes!”. Cabrito y yo bancamos estos chistes. Bueno, Cabrito no tanto. ¡En tu cara y en tu cancha, Fernando! 

Discreto el que no se ríe, decente el que no baila

Beatriz Sarlo escribió un largo texto que tituló “desde dónde hablo” para mostrar su asombro por la poca compresión, la exageración y tergiversación del uso de la frase “por debajo de la mesa”. Además de avisarnos que está para cosas más complejas, aseguró que lo central era su posición ética, moral y no una frase deformada en su razón. Es decir, lo que le molestó fue cómo lo comprendió el campo nacional y popular, porque mucho no opinó de cómo lo hicieron los grandes medios, aunque ahora se lave las manos diciendo “que no puede hacerse cargo de lo que Clarín escriba”. Pillina, Beatriz, el tema no fue el cómo sino el cuándo, ya que la opo mediática le dio duro y parejo al tema hasta que ella declaró a pedido de la jueza y recién ahí creyó necesario anoticiarnos de su equivocación y de destacar que se estaba haciendo un uso incorrecto de la frase. Además, el verdadero punto central es que no era algo indebido: la consideraban como una persona que podía ayudar a la población a darse cuenta que era bueno vacunarse y perder ese miedo que el bombardeo mediático le estaba inoculando hacia una vacuna que demostró ser la mejor, por lo menos hasta ahora. Capaz el error fue pensar que la escritora era alguien que podía ayudar. “Del lado Sarlo de la vida, siempre”, se anotó Luis Novaresio, aun impactado porque “a días del episodio sigan descargándose las furias sobre el modo en que se rechazó un privilegio”. No, Luisito, lo que molesta es que sigas marcándolo como algo terrible cuando se te ofrecía el privilegio de concientizar para salvar vidas. Eso rechazó, aunque la vistas de seda. “Cuando era árbitro, un dirigente quiso comprarme”, aseguró Héctor Baldassi en Olé, el diario deportivo del grupo Clarín y yo me pregunté si no estaremos empezando de nuevo con esta historia de una “valiente declaración” realizada mucho tiempo después. Hablando de ética y moral, Elisa Carrió fue denunciada en Córdoba por denunciar al presidente Alberto Fernández por “envenenamiento”, casi un colmo, diría. Igual, no creo que llegue muy lejos. El juez Ricardo Bustos Fierro deberá decidir esta semana si convalida o no el pedido del fiscal Maximiliano Hairabedián, quien solicitó “la incompetencia territorial, ya que de haberse cometido delito, ocurrió en jurisdicción de la Capital Federal”. Y allí no hay romano que no sepa que todos los caminos conducen a Comodoro Py. Es justo en Comodoro Py donde, según Infobae, asumen que la designación de Martín Soria como ministro de Justicia es una mala señal y un triunfo político de CFK. Mientras Página 12 se pregunta retóricamente quién es, Clarín le responde que es el antimacrista duro que estará encargado de pelearse con los jueces. Como a los jefes el título de Jazmín Bullorini les pareció muy atildado, le pidieron a Fernando González que escribiera otro que corrigiera ese error. “El talibán para ir a la guerra contra los jueces” estaría más a tono. Y después los crispados somos nosotros.

Todo el mundo en la prisión, corrieron a bailar el rock

La Fiscalía general de Bolivia solicitó este domingo la prisión preventiva por seis meses de la ex presidenta de facto Jeanine Áñez, detenida este sábado en Trinidad. No deja de llamar la atención cómo titularon el hecho los medios opositores. Infobae omitió hablar de su cargo y afirmar que se la acusa de terrorismo. A La Nación se le perdió por ahí el “de facto” y tituló “detienen a la expresidenta Jeanine Áñez”, para agregar en la bajada que “el arresto de la exmandataria interina” se realizó en “el marco de la investigación sobre la caída del entonces presidente izquierdista Evo Morales”. Bienvenidos a la adjetivación tendenciosa. Clarín fue más lejos. Además de ser el único de los tres que se regodeó publicando las fotos de su detención al ser descubierta escondida debajo de un sommier, aseguró que era una “Historia de venganza en Bolivia y de un golpe que nunca existió”. Claro, tampoco las 36 víctimas fatales, los más de 800 heridos y más de 1500 detenidos ilegalmente y Jeanine jamás se autoproclamó. Lo cierto es que la Unión Europea y Luis Almagro advirtieron sobre hechos preocupantes en ese país tras el arresto de Áñez. “No nos preocupamos cuando quisieron detener a Evo Morales, no queremos cometer dos veces el mismo error", habrían afirmado en off. Aunque el secretario de la OEA piensa hacerlo desde lejos ya que Bolivia advirtió que le iniciará un juicio por “incumplimiento de convenios”. Soldado que huye puede gritar fraude en otra guerra. “Si Almagro tuviera un mínimo de dignidad, daría un paso al costado", aseguró Alberto Fernández, remarcando la responsabilidad que tuvo este organismo internacional en el quiebre institucional del país vecino en las elecciones del 2019. Hablando de injerencias en sufragios, un informe oficial de los ministerios de Justicia y Seguridad Interior de los Estados Unidos afirmó haber “identificado varios incidentes vinculados con el gobierno ruso en los últimos sufragios”. Menos mal que ya no está Donald Trump, porque hubiese llevado esta situación a un punto de extrema tensión internacional por su falta de diplomacia y arrogancia, en cambio Joe Biden…¡caramba, que coincidencia! Eso sí, para llamar a Vladimir Putin “asesino” y decir que “pagará un precio” hay que tener mucho valor o ser presidente de los EEUU. Ya sabemos cómo son los que cuidan las puertas del nuevo cielo. Por las dudas, si va a haber un intermediario para la reconciliación, que no sea el funcionario de Paraguay que depositó en forma errónea la plata para las vacunas en la cuenta de la Fundación GAVI en vez de hacerlo en la de la OMS… dos veces.

Mai onli frends, di end

Sin embargo, la noticia destacada de la semana nos llega de la mano de Viviana Canosa, quien mantuvo un móvil en vivo desde Villa Lugano ante un hecho de posible secuestro. “¿Cómo se llama el intendente del lugar?”, preguntó la conductora entusiasmada por la posibilidad de escrachar a un funcionario y que encima sea peronista, si eso votan en esos barrios del “congourbano”. La entrevistada contestó que no sabía, pero parece que alguien le chifló por el intercomunicador que el intendente de Villa Lugano era Horacio Rodríguez Larreta, al igual que en los otros 47 barrios porteños, lo que hizo titubear a Canosa que se llamó a silencio y se despidió rápidamente del móvil para no deschavar al jefe de Gobierno. El diagnóstico es doble fractura expuesta y a la conductora le va a llevar un tiempo recuperarse.