fbpx Lafourcade: un canto por México que nos acerca a Latinoamérica | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 07.06.2020
Lafourcade: un canto por México que nos acerca a Latinoamérica

Natalia Lafourcade, cantante y compositora mexicana, lanzó su nuevo disco: Un canto por México, donde vuelve a rescatar piezas de la historia musical de su país. Por Marina Jiménez Conde.

Por Marina Jiménez Conde

 

La cantautora lanzó un nuevo disco en plena cuarentena donde vuelve a rescatar piezas de la historia musical de su país. Esta vez, sin dejar de lado el bolero se acerca como nunca a la ranchera, mientras se sigue reversionando a sí misma.

Un canto por México nació a la par de un concierto benéfico que Natalia Lafourcade organizó con el fin de preservar la cultura veracruzana a fines del año pasado. Allí participaron una gran cantidad de músicos, muchos de los cuales, al mismo tiempo que se preparaban para el show, pasaron por el estudio de grabación para dejar su sello en el álbum. La artista fue avisando a través de su cuenta de Instagram que las canciones iban a estar disponibles y, finalmente, las liberó el pasado ocho de mayo.

En esta oportunidad, Lafourcade se encarga de volver sobre lo propio –una vez más– para restituir, de la memoria musical latinoamericana, géneros, canciones e  instrumentos heredados de la cultura popular. Esto no sorprende, porque ya lo venía haciendo en trabajos anteriores como Mujer Divina, dedicado a Agustín Lara o en los dos volúmenes de Musas que subtitula Un homenaje al folclore latinoamericano.

En su larga trayectoria que inició con la lejana Ya no soy, sobran los ejemplos de rescates de canciones como Qué he sacado con quererte de Violeta Parra, o Tú me acostumbraste de Frank Domínguez, o Luz de luna, que hizo famosa Chavela Vargas. Si una virtud tiene Natalia, aun cuando se trata de temas conocidos, es que gracias a la dulzura que la caracteriza vuelve suyo todo lo que canta.

Natalia Lafourcade ofrece concierto virtual

De las 14 canciones que tienen lugar en la recién estrenada obra, sólo el track Mi religión es completamente nuevo. Por eso, no es casualidad que se haya elegido liberar también el vídeo de ese tema, ya que adelanta el encuentro –como nunca antes hasta ahora- que la cantante tiene con la ranchera. En él se puede ver a Lafourcade compartiendo su música  por las calles de Veracruz, reflejando el tono alegre de la canción, donde aparece la intensidad mariachi; primero con la presencia fuerte del acordeón, a la que se van sumando luego las trompetas y violines.

Al igual que en el video, en Un canto por México también hay un lugar especial para la ciudad en la que la cantante se crió, y esto se ve reflejado en el cover de la canción de Agustín Lara, Veracruz, y en la reaparición del bello Mi Tierra Veracruzana, que había lanzado ya en el vol. 1 de Musas.

El “toque” al álbum se lo da la primera y última canción. Abre con El Balajú / Serenata Huasteca que, en realidad, son dos canciones en una, ya que toma las composiciones de Andrés Huesca y José Alfredo Jiménez, íconos de la música mexicana, y las pone a dialogar. En el final, sorprende con el contraste que logra dar a través de Cucurrucucú Paloma de Tomás Méndez, donde canta levemente acompañada por una tenue guitarra y se luce por su gran voz.

A diferencia de lo que propone la industria con el último hit de moda y la necesidad de la constante invención, Lafourcade logra su éxito cuanto más se adentra en la música tradicional y cuanto más demuestra que no le rehúye a la variedad de lo autóctono. La clave está en que ese acercamiento lo realiza con sumo respeto y cuidado, logrando revalorizar lo pasado. Parte de lo admirable es que hace de puente –tal vez sin saberlo- entre las nuevas generaciones y la historia de la música popular latinoamericana.

Además, el disco cuenta con la participación de vario artistas como Jorge Drexler (Para qué sufrir), los Auténticos Decadentes y Meme del Real –Café Tacvba–. La banda argentina se sumó al conocido Hasta la Raíz, que va mezclando el tono folclórico original del tema con agregados mariachis. Por su parte, Meme hace un dueto con Lafourcade donde se escucha Lo que construimos en una cautivadora versión transformada en cumbia. Natalia también vuelve a ese género en otro cover de Nunca es suficiente –canción de su autoría–, que se volvió popular tras la grabación que hizo con los Ángeles Azules, pero dándole un aire mexicano esta vez.

Por tanta reiteración, se podría decir que su último disco es más de lo mismo, pero lo mismo nunca se repite dos veces igual en la diversidad de su música. Es más, en ella lo nuevo surge a partir de lo viejo. Inclusive hasta cuando Lafourcade hace un cover de sí misma, aparece lo distinto, como si quisiera que nos detengamos a valorar lo propio para encontrarle un nuevo sentido a la mixtura de la que estamos hechos.