fbpx Groncho Mars: “Queremos preguntar, pero no se nos ocurre qué” | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 14.06.2020
Groncho Mars: “Queremos preguntar, pero no se nos ocurre qué”

Nuestro intérprete de medios celebra el día del periodismo, espía muy de cerca a una serie de notorios movimientos en V: el plan Venezuela o peronizando Vicentin. Sin casarse con ninguna realidad leída, este informe semanal sale a correr a los cabezas de termo. Por Groncho Marx.

Ilustración: Leo Olivera

Por Groncho Mars

 

Como ustedes pueden sospechar, la semana gronchesca no coincide con la de los almanaques, por una cuestión simple de tiempos. Tiempos de edición, de publicación. Es por eso que, si bien el informe anterior salió en domingo, no llegamos a saludar a los periodistas en su día. No creo sea algo que les preocupe. Es más, varios de ellos hubiesen considerado saludable que no los recordara al revisar su accionar en sus respectivos puestos de trabajo.

 

¡Felíz día, periodistas!

 

El sábado a la noche, tras la conferencia de prensa que Axel Kiccillof dio junto al presidente Alberto Fernández y al jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta, Diego Leuco decidió anticipar los festejos tirando toda una primicia, al asegurar que el número de testeos dado por el gobernador de Buenos Aires “no era verdad”, algo que podía adelantar “mientras terminaban de chequear la información (sic)”. Lamentablemente, todo quedó en buenas intenciones, ya que en un raid de minutos pasó a decir que era un “dato dudoso”, de ahí a “nadie sabe”, para terminar en un “ojalá estemos equivocados y el gobernador tenga razón, aunque si fuera verdad, es poco, igual”. No sabemos si este émulo del cacique Patoruzú que tiraba el centro y saltaba a cabecear enviando la pelota a la red, quiso anotarse en los Guinness como periodista record que, en sólo 22 minutos, lanza una fake news para ser él mismo quien consiga desmentirla, o si estaba jugando con su público a “periodista bueno, periodista malo”. Lo cierto es que terminó derrapando sin escala y más que arrojar una bomba se quedó con el seguro de la granada en la mano. Cuidate, Changuito. Si no lo hacés vos, quedó claro que tus patrones van a dejar que saltes al vacío. A ellos no les interesa cómo, sino que al caer hagas ruido. O aprendé de Marcelo Bonelli quien, una vez más, dio sobradas muestras de que es un buen compañero. Papá Leuco intentaba demostrar que Kicillof tenía problemas hacia fuera, y Marcelo dejó claro que TN los tiene hacia adentro.

 

Periodistas del recontraespionaje

 

Aunque a algunos el verbo federalizar le resulte extraño y piensen que todo sucede en Buenos Aires, no sería el caso del actual presidente de la Fundación FIFA quien, fiel a su estilo, no sólo hizo seguimientos a periodistas de esa provincia, también lo hizo con periodistas de otras localidades. Entre ellos se encuentra Sergio Rullier, analista político en “El Tres” de Rosario, un canal que no se destacó por ser crítico al gobierno de Mauricio Macri y del cual, el saber popular, suele decir que en toda su programación el único que defiende a los pobres, es el Zorro. “No me parece normal que te pongan en rojo, amarillo o verde. Lo veo como papelonesco, es patético”, afirmó Rullier, demostrando su temor a que lo confundan con un semáforo, para completar por lo bajo “no se para qué tanto espionaje si a nuestro canal nunca se le hubiese ocurrido decir algo que él no hubiera guionado antes”. Por eso tortuosos caminos suele andar Luis Majul, preocupado por sostener la palabra y que no se filtren los mails que le fueron sustraídos por la AFI macrista, lo que, de suceder, permitiría que salgan a la luz situaciones de carácter privado. Uno no puede dejar de asociarlo a las conversaciones telefónicas entre Parrilli y Fernández de Kirchner que el periodista supo difundir y llega rápidamente a la conclusión de que así no hay sostenimiento de la palabra que aguante. “Esto es un operativo venganza kirchnerista”, indicó Majul y yo me imagino a Cristina bailando en su cocina, marcando el ritmo con el dedo índice, mientras tararea “te-lo-di-je, te lo dije”. Fue la misma vicepresidenta quien sumó otra frutilla al festejo de este día especial haciendo notar, en un video que grabó mientras iba a declarar por la misma causa de las escuchas ilegales, cierta particularidad: "Estoy yendo al Juzgado Federal de Lomas de Zamora. A diferencia de otras veces, cuando el que me citaba era Bonadío en Comodoro Py, en causas armadas, no me sigue en esta oportunidad ninguna moto. ¿Qué cosa, no? En aquellas oportunidades llegaron a ser dos motos con cámaras transmitiendo en vivo y en directo mi desplazamiento por la ciudad. Es raro que no me sigan, porque la causa judicial por la que estoy convocada es un verdadero y auténtico escándalo". Compañera, permítame el atrevimiento de ser obvio y marcar algo de lo que usted ya está al tanto: al igual que esa canción que en su estribillo dice “pero no me acuerdo, no me acuerdo, y si no me acuerdo, no pasó”, para esta gente, si el escándalo no es televisado, no vale.

Si de periodismo militante hablamos, La Nación publicó (sin firma) en la sección espectáculos, una nota que titula: “Woodstock, el festival que se hizo durante una pandemia en la que murieron 2 millones de personas”, comparando ese evento masivo con las actuales restricciones bajo la tutela del distanciamiento social, sin ahondar mucho en las diferencias entre la epidemia de 1968 y la actual. Si eso no es militar el levantamiento de la cuarentena desde todos los ángulos, ya no sabría decir qué lo es.

 

Invasión V

 

Por primera vez, en esta columna, se cruzan las noticias locales con las internacionales. Esto sucede porque, no contento con los preparativos de la invasión para pacificar Estados Unidos, Nicolás Maduro es responsable de que Argentina realice “chavismo a cara descubierta”, desde el momento que su presidente Alberto Fernández decidió expropiar la empresa Vicentin. “Ahora van a tener la oportunidad de compararnos con Venezuela o con el infierno”, aseveró. Y como muchos de la oposición ya tienen vacaciones pagas en una de las locaciones nombradas por Fernández, no quedo otra que afirmar que giramos hacia… si, otra vez, sabíamos que era Venezuela. “Me preocupa la visión de creer que el Estado puede brindar transparencia al mercado de granos, cuando este ya tiene transparencia", afirmó Ricardo Buryaile. Juro que no es un agregado mío sino un textual. Hay que tratar de ignorar bastantes cosas como, por ejemplo, que la provincia de Santa Fe mueve la mitad de su cosecha en forma ilegal, mal llamada en negro, para poder realizar semejante afirmación. "El Estado te manipula los precios. Desde una empresa del tamaño de Vicentin, obviamente esto es posible. El mercado de granos tiene un precio de referencia internacional, que lo podes distorsionar acá, para bien o para mal". Y en ese sí pero no, o sí hasta ahí, uno empieza a sospechar que a esta gente no le preocupa que el Estado se vuelva totalitario sino que intervenga en sus negocios habituales. Se que sólo soy un simple intérprete de medios, pero no quisiera quedar afuera de los festejos y, utilizando la rigurosidad que los nombrados anteriormente suelen aplicar, me estaría animando a afirmar que la invasión castrochavista no comenzó con la llegada de los médicos cubanos al país para combatir el coronavirus y espiarnos el perfil de feisbuc sino mucho antes, cuando el “camuflado kirchnerista” González Fraga se apoderó de la presidencia del Banco Nación para obligar a la cerealera a endeudarse por 18500 millones de pesos y así permitirle al actual gobierno dar el paso necesario hacia la expropiación. Si vamos a tirar teorías conspirativas, mejor que sea a lo grande.

 

¿El pez por la boca muere?

 

Parece que la famosa charla de Gabriel Solano en la que invitaba a los liberales a aprender lo que la izquierda tiene para enseñarle empieza a rendir sus frutos, ya que ambos decidieron editorializar la noticia bautizando a Vicentin como la segunda YPF. “A Vicentin la apretás y sale pus”, dijo Eduardo Buzzi y sentó la grieta justo en su cauce: “o estás a favor de la estatización que va en camino de un proyecto de soberanía nacional o estás con los caranchos de los de capitales extranjeros”. Sencillito, sólo le faltó preguntarle al resto, como si fuera Matías Martin: “Vos ¿de que lado estás?”. Ahí nomás. el intendente de la localidad de Avellaneda, Dionisio Scarpin, sacó a cacerolear a parte del pueblo mientras criticaba al gobierno de Alberto Fernández, al considerar que el anuncio de expropiación de la empresa de granos de origen santafesino implica “manotear” y “robar”. ”Si hubo un robo lo produjo Vicentin, contra los trabajadores y contra los productores” retrucó el legislador santafesino Carlos del Frade, quien completó diciendo " da la sensación, en todo caso, que si los ladrones estuvieron en el Estado fue durante la época del ingeniero Mauricio Macri y a eso habrá que investigarlo, porque ellos son los responsables de haber convertido al Banco Nación en una caja boba que entregó 150 millones de dólares en menos de tres años" y acá, la cosa, se pone interesante. Porque la mayoría de los políticos que aplauden el rescate, pero abuchean la expropiación, olvidan preguntar y preguntarse cómo se llegó a esto. Pareciera que le hicieron creer a un funcionario medio que impunemente podía ayudar a cometer desfalco contra el Estado y fugar los dólares al exterior. 

Al César lo que es del César

 

Mientras tanto, en Mendoza, el senador y pastor evangélico Héctor Bonarrico, presentó un recurso de amparo contra “el encarcelamiento obligatorio” ya que “hace 80 días que el Gobierno, que se dice laico, decide con resoluciones oficiales sobre nuestra religión”. Cientos de manifestantes salieron a las calles a expresar su enojo. El número de días me hizo recordar lo manifestado por uno de los libertarios de la semana pasada y eso me permitió deducir que cada vez hay más gente enojada porque no le ve la cara a Dios.

 

Números son amores

 

Ya de lleno en el plano internacional, mientras Nueva Zelanda se convirtió en el primer país libre de coronavirus, Brasil decidió contar los casos de otra manera, ya que los datos actuales eran “fantasiosos, manipulados e inflados”. De esta forma, se eliminó el número total de muertes y contagiados, tal como era divulgado por el Ministerio de Salud hasta el momento, y, a la vez, se suprimió el sitio web que contenía todos los datos. Mientras el Ministerio Público de la acusación inició una investigación para que se de una explicación de las razones de tan abrupto cambio, fuentes no oficiales dicen que el presidente Jair Bolsonaro respondería que “de esta forma bajamos el número de decesos a casi a un poco más del 10% de lo que se venía informando. Díganme qué otro mandatario pudo hacer más. Después dicen que no sé gobernar”.

 

Di sis di end

 

A punto estuve de otorgarle el destacado de la semana a la noticia en la cual se afirma que, por las reuniones familiares habilitadas, en Rosario se agotó el asado, pero no lo hice, por pura envidia. Así que me quedé con esta otra que nos cuenta que el Registro Civil de la provincia de Santa Fe rechazó el nombre de “Covid” para un bebé de la ciudad de Ceres. Podría agregar que se demostró que nadie tiene corona, pero dejemos crecer al niño sabiendo que, al menos por esta razón, no se convertirá en un fraticida potencial.