fbpx Groncho Mars: “Detrás de una gran momia, siempre hay un gran agente Pirincho" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 05.07.2020
Groncho Mars: “Detrás de una gran momia, siempre hay un gran agente Pirincho"

La octava entrega de nuestro intérprete de medios sigue caliente como el aceite hirviendo. Aquí, se asoma a ver si hay un muerto en el placard de otro antes de que el retroceso en las fases del aislamiento no le permita buscar esa momia que tenía pensado comprar.

Por Groncho Mars / Ilustración: Leo Olivera

 

Trosko o no, Groncho lo logró: todo contó. Son ocho los cosos con chorros, votos, trolls bochornosos, globos horrorosos, todólogos, complots grosos, robos roñosos, monos, mostros, ñoños pro, morochos, mocos montón. Locos los corchos, no sonó soso. ¿Ponzoñoso? Robó, tomó, provocó, no lloró, oyó, corroboró poco, sólo nombró, confrontó todo, todo, todo. Pocos como yo.

 

Te lo resumo así nomás

El juez de Reconquista, Fabián Lorenzini, volvió a restituir la administración de la empresa Vicentin a su antiguo directorio y a los interventores los degradó a simples veedores. Eso armó una batahola mediática que colocó en primera plana a nuestro experto en “propuestas superadoras”, Omar Perotti, quien propuso la composición de una empresa mixta, sin la actual cúpula dirigencial, pero descartando toda expropiación. Muchos se preguntan si ésta no es una salida para todos y todas, ya que pareciera que el gobierno contó mal los porotos en diputados, aunque Sergio Massa hace semanas que asegura tenerlos. A su vez, la confianza del presidente Fernández en el gobernador santafesino creció enormemente apoyada en la opinión de los cercanos que siempre lo identificaron como un hombre comprometido aunque, debido a sus habituales abstenciones en las mayorías de las decisiones, pocos podrían asegurar con qué. Lo cierto es que la disposición del juez envalentonó a aquellos que antes protestaban porque se “politizaban los actos patrios”, para realizar un banderazo en el día de nuestra enseña en defensa de la propiedad privada. La de Vicentin, que para ellos, vendría a ser “la nuestra”. Parece ser que la propiedad privada de las pequeñas empresas a las que clavó la agroexportadora pertenecería a los desestabilizadores extraterrestres que quieren implantar, a través de la expropiación, el nuevo orden global. Por eso resultó interesante escuchar “la homogeneidad” de las razones por las que, esta gente, se acercó a manifestar. “Yo vine para expresarme en contra de la de la intervención de Vicentin”, dijo uno. “Esos son todos choros, yo vine para frenar el avance del comunismo montonero que nos quieren dominar a través de las antenas de 5G que traen de China”, retrucó otro. “Pero si el comunismo se terminó hace rato”, replicó un tercero, “yo vine para expresarme contra esta infectadura que utiliza la pandemia y nos inoculan vacunas que te enferman para, así, someternos a la dictadura del albertismo”. “Yo sólo vine a mirar”, dijo una señora mayor que se reía a un costado y les juro que fue lo más sensato que se pudo escuchar.

 

Acariciame el lomo y llamame Mauri

A esa hora, Mauricio Macri tuiteó una foto con su rostro lleno de algarabía y envuelto en una bandera nacional, sin texto alguno. Hubo quienes pensaron que lo hacía por la fecha que se conmemoraba, otros lo asociaron (por el momento en que realizó el posteo) con un apoyo a la manifestación que se estaba llevando a cabo, pero fuentes no tan cercanas al presidente de la Fundación FIFA aseguran que fue un festejo frustrado, ya que habría aprovechado el momento de distracción generado por la pandemia para sacar a Argentina campeón de fútbol por decreto lo que, rápidamente, las autoridades importantes del ente madre del balompié lograron vetar. “Está permitido pedirle una ayudita a los amigos de uniforme o a los de saco y corbata de sobres generosos, pero ganar por decreto, todavía no es algo que pensemos implementar”, le habrían advertido. Otra vez será.

Cabe agregar que Macri también fue noticia porque firmó una carta abierta junto a unas 500 personalidades como Patricia Bulrich, Mario Vargas Llosa y Luis Almagro, en las que nos advierten que “la crisis por el coronavirus amenaza el futuro de la democracia liberal”. Las mismas fuentes no tan cercanas aseguran que el papá de Antonia habría afirmado, entre risas, “menos mal, porque con lo que saltó de los espionajes a Cristina, lo del teléfono de mi ex secretario Nieto, y la jugada de Aranguren para aumentar el gas, está clarísimo que de amenazar el presente nos encargábamos nosotros”.

 

Un pasito para el frente, dos pasitos para atrás

Con la presencia de Larreta y Kicillof, el presidente Alberto Fernández anunció el endurecimiento de la cuarentena en AMBA debido al rápido crecimiento de los contagios, y las quejas no se hicieron esperar. “No tenemos dudas de que a Larreta lo arrinconaron”, dijeron los corredores o runners, aunque no sabrían muy bien para qué, ni si quienes lo hicieron son o no sus antiguos compañeros. O quizás sea eso: algunos, ahora, lo ven “muy compañero”. “Lo cierto es que nos miran con odio, algo propio del kirchnerismo”, dijeron, para luego salir al trote y no perder ni un segundo más de estos últimos días donde queda habilitado su accionar. “Aquí el que no se somete es un odiador”, insiste Jorge Fernández Díaz, ya no importa en que semana leas esto. “Creo que después de 100 días, al gobierno le hace falta una hoja de ruta”, aseveró Rogelio Frigerio. “Cuando me tocó ser ministro del Interior, tenía una. Y en lugar de estaciones de GNC, tenía marcadas las canchas de paddle por todo el plano, con fibrón negro”, habría rematado, no sin regalar un gesto de resignación. Elisa Carrió le pidió a Kicillof “que deje de mentir y se dedique a gobernar”, mientras desde su espacio aseguran que Axel “centralizó las decisiones en su entorno sin convocar a un grupo interdisciplinario” y yo llego hasta acá porque me perdí, nadie me avisó que se había terminado la infectadura y que apoyarse en las decisiones calificadas volvía a estar bien. Una brújula, por favor, pero que no sea periodística.

 

De todo como en botica

Mientras tanto, un hombre estrelló su auto contra el frente de la Embajada China en Argentina para pedir la ayuda de los funcionarios asiáticos asegurando ser el portador de datos que confirmarían que la CIA está detrás de la creación del COVID; una serie de roturas de silo bolsas llevaría a una parte del campo a decir que se está atentando contra “la base de la soberanía nacional” (sic); en Mendoza empiezan a mirar con buenos ojos el independizarse del resto del país y el ministro Martín Guzmán tendría una última y definitiva oferta para los grupos de bonistas acreedores. En los pasillos del ministerio de Economía se comenta que si este ultimatum no funciona, tendría preparado una propuesta más última y más definitiva. Como ven, las cosas no pintan de la mejor manera, pero aburrirnos es algo que parece no nos va a pasar.

 

“¡Fuuuutbooooollll!”

“Con tal de patear una pelota, la gente, va a agarrar cualquier cosa”, deben haber pensado los creadores del “Metegol humano”, una especie de fútbol 5, pero con reglas propias para adaptarlo a estos tiempos de distanciamiento social: cada jugador tiene un rectángulo asignado del cual no puede salir y sólo desde allí puede participar. “Hay que ser adelantados, si esta pandemia sigue así, esta puede llegar a ser una disciplina olímpica y tendríamos muchas posibilidades de ganar”. “Y si así no fuera, nos llenaríamos de guita, igual”, habrían cerrado el concepto. Esperanzas no les faltan, ya que su desarrollo, en Rosario, se habilitaría en los próximos días. Lejos de querer pasar por aguafiestas, este escriba vaticina que la idea, un poco, se puede complicar. Habrá quienes querrán parar a su equipo de una manera diferente al clásico 1-2-2 que permite la división del campo de juego y, en forma de protesta, van a realizar un banderazo al grito de ¡qué, mi plata no vale?, para luego reclamar que “la libertad de tu rectángulo termina adonde empieza el mío” y “yo, en mi campo, hago lo que quiero”, rematándola usando un “esto, con los milicos, no pasaba”, acto seguido por una sucesión de hechos bochornosos con los cuales, dichos encuentros, suelen culminar. Lo que puede resultar mucho más entretenido. No se si va funcionar, pero hablar, va a dar que hablar.

 

Bendita TV

Reapareció Alfredo Casero atacando duramente al gobierno nacional, a integrantes del Congreso y a otros del sistema judicial, a quienes les pidió que “más allá de la salud, reestablezcan el orden democrático”. Luego contó que pretendía volver a producir "Cha cha cha" desde el patio de su casa porque, “aunque no tenga ganas, va a trabajar igual para hacer reír a la gente” y recién ahí nos enteramos que todo lo anterior habría sido un discurso serio. Más o menos en la misma línea, Jorge Lanata se metió de lleno en la investigación profunda y denunció fraude en el programa Bake off, mientras desde un medio con fuentes tan confiables como las del propio implicado, aseguran que Luis Majul sería el agente “Pirincho”. Con sólo mirarle la cabellera, se caía de maduro.

 

La momia justiciera

“Si te dicen que caí, te aseguro que están mintiendo”, afirma Nicolás mientras mira cómo Trump toma distancia de Guaidó (no justamente por el covid) y analiza reunirse con él bajo el “efecto temor” que produce la posible invasión venezolana para pacificar Estados Unidos; y cómo, en Rusia, un opositor a Putin propone vender el cuerpo embalsamado de Lenin para tapar el agujero fiscal que dejó el coronavirus. “El cuerpo de Lenin está en buen estado, fue momificado hace sólo 96 años”. Esto que parece un agregado mío es, en realidad, un mensaje del Zhirinovsky, quien parece haber encontrado el modo y la oportunidad de “librarse de esa momia”. En nuestro país hay gente que se frotan las manos esperando que esta venta se llegue a concretar porque, si hay algo que sobra en nuestro poder, son momias de 90 y pico de años. Y no son vetustas. Acá todavía siguen vivas y mandando, como le gusta a Susana. Mientras tanto, Infobae parece haberle dado un descanso a China y estas semanas apuntó sus cañones mediáticos contra Rusia. En una nota basada en las denuncias de varios influencers como dato duro y sostenida en otros tantos supuestos, Putin estaría ganando un referendum que lo eternizaría en el poder a base de “urnas matryoshka y sorteos de televisores” que indicarían que Vladimir no seguiría los pasos de “la momia” de Lenin, tampoco la de Stalin, sino la de Carlos Saúl.

 

Thi sis di end

Sin embargo, la noticia que se lleva el destacado de estas dos semanas es la que nos cuenta que Jimi Hendrix habría violado el arresto domiciliario y, junto con su compinche Rogelio Rojas, habría vuelto a las fechorías. Podríamos agregar que hubiera sido más rockero si a Rogelio le cambiaban el apellido por Aguas, pero dejemos que las cosas se resuelvan con la ley sin saber si Jimi había denunciado domicilio en el cielo o en el infierno para, así, la domiciliaria cumplimentar.

 

    groncho_mars