fbpx Carrió lleva su duda a Luján: "Señor, ¿qué tiene ella que no tenga yo?" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Cultura //// 07.03.2021
Carrió lleva su duda a Luján: "Señor, ¿qué tiene ella que no tenga yo?"

Ese vendría a ser el verdadero ruego que llevó Lilita a la Basílica de Lujan, tras el alegato de Cristina. Además: vacunas, apertura del Congreso y sus repercusiones, el paseo a los jueces de la vicepresidenta y mucho más, por Groncho Mars.

Por Groncho Mars |​ Ilustración: Leo Olivera

 “¿Vos creés en el poder de los anillos?”, me pregunta Gregor. Como lo miro tratando de averiguar si se quiere casar, aclara. “Me refiero a que existen anillos que te ponen a un nivel superior del resto de los mortales. El del Papa, por ejemplo, que sus súbditos siguen besando. O el de Grondona, que en forma relativa pasaba algo parecido. El de Linterna Verde le permitía volar al hiperespacio. Ahora que apareció el de Carlo Saúl, me quedé pensando… ¿no habrá sido éste el que lo remontaba más allá de la estratósfera?”. Con mi maxilar inferior llegando hasta el piso de la sorpresa, les digo que es mejor arrancar.

13 días fuera de ti, 13 días sin respiro

Así podríamos definir estas dos semanas que nos trajeron hasta acá desde el pedido de disculpas de Horacio Verbitsky. A propósito del “Perro”, le escribí ofreciéndole este espacio por si quería ampliar su explicación sobre su “uso equivocado del privilegio”. Como corresponde a un periodista de fuste, me llegó su profunda respuesta que, dada su efusividad, realmente me emocionó. El tipo me puso “gracias”. Bueno, por lo menos contestó. Lo cierto es que Alberto Fernández le tuvo que dar salida a Ginés González García y nombró en su lugar a Carla Vizotti. La nueva ministra de Salud, ni lerda ni perezosa, mandó a instalar un monitor público de vacunación, un link para chequear en tiempo real cuántas dosis se llevan aplicadas provincia por provincia y así transparentar este proceso que se vio empañado. No lo suficiente como para que desde la oposición hicieran usufructo. “Horacio y Cristina Kirchner le hicieron un golpe al presidente”, deslizó rápidamente Elisa Carrió. “Esta gente no tiene moral”, afirmó Lilita, como si pocos días atrás no hubiese hecho una denuncia penal (contra todos los que pudo) por “envenenamiento” que el fiscal Marijuán, ante las pruebas del buen funcionamiento de la vacuna requeridas a la ANMAT, tuvo que desestimar. Además del traqueteo mediático, prepararon una marcha para el sábado. Si bien fueron pocos porque “muchos se quedaron en la pileta”, según Baby Etchecopar, los indignados que sí concurrieron fueron a preguntar “dónde está mi vacuna”, esa que en la marcha anterior aseguraron que “no se la iban a colocar ni de casualidad”. Para ponerle un poco de pimienta a la escasa concurrencia, no tuvieron mejor idea que expresarse colgando “bolsas mortuorias” de las rejas de Casa Rosada representando a las personas fallecidas “que se murieron porque otros a quienes no le correspondía se la pusieron en su lugar”. Esto último aclarado muy chiquito, y lo que se veía de lejos era el nombre de las personas a las que culpaban, dando un efecto macabro con el mensaje. Si bien la lista de los “vacunados vip” rondaba las 50 personas, estos muchachos le “colgaron un muerto” a “los pibes de la Cámpora”, porque ya que está se lo cargamos a todos y que parezcan un montón y andá pedile a Magoya que lo verifique. Otro llevaba el cartel de Estela de Carlotto. “Me explicaron que adentro de la bolsa no estaba yo sino alguien que asesiné al inscribirme para vacunarme en el registro oficial. Es mucho peor, me tratan de asesina”, dijo la Presidenta de Abuelas. “No le doy autoridad moral”, aseguró Patricia Bullrich, “han perdido su causa, quedó en el 76”. La “Pato” acusó a Estela de “haberle robado un lugar a otro”, dando por cierto el titular mala leche de Infobae y sin importarle que Carlotto hizo el trámite correspondiente para obtener su turno. Eso no quitó que a Sandra Pitta le parezca mal que los organismos de Derechos Humanos se escandalicen por las bolsas, pero no le parece tan mal escandalizarse contra un anuncio del gobierno y pedir hacerlos bolsa. “Pisarlos como a cucarachas”. A Carolina le gustó ese tuit. Imposible que la causa de las Madres quede en el pasado cuando acciones como ésta demuestran ser su rémora. Sobre todo porque ni uno de los dirigentes que impulsaron este acto expresaron algún atisbo de disculpas, sino todo lo contrario. Esta es la gente que dice ser respetuosa y “apostar siempre al diálogo”. No me quiero imaginar cómo van a conmemorar el 24 de marzo…

Tu aliento vas a proteger, en este día y cada día

Al mismo tiempo que sacudían de lo lindo con el tema de la vacuna y a pesar de que en el juicio las pruebas se derrumbaron una tras otra, el Tribunal Oral Federal N° 4 condenó a Lázaro Báez a 12 años de prisión por haber lavado 55 millones de dólares, en la causa conocida como “la ruta del dinero K”. Si bien hay que esperar como dos meses para conocer en qué se basó y sabiendo de que en ningún momento se la relacionó a Cristina con los hechos, la sentencia le permitió a Clarín establecer esta conexión en forma diaria. Quién mejor que Daniel Santoro para dar el puntapié inicial. El máximo exponente del indicativo condicional de este diario aseguró que “los argumentos de la condena a Lázaro Báez podrían complicar a Cristina Kirchner”. Como se conocerán recién el 26 de abril, podríamos decir también que no. Aunque capaz que Santoro sepa algo más. Es que él es un comensal muy prolijo, siempre le gusta rodearse de servilletas. El siguiente titular fue “La condena a Lázaro Báez: una fortuna a la sombra del poder K confiscada por la Justicia”. Se ve que un editor de los “vivos” se percató que también condenaron a los hijos del empresario, así que el próximo titular condicional fue “La condena a los hijos de Lázaro Báez, una alerta para Máximo y Florencia Kirchner”. No sólo básico, sino que hasta se parece a una amenaza. Para el siguiente, como había que justificar un poco y no poner tanto habría, el titular fue “Leonardo Fariña ratificó que Lázaro Báez era el testaferro de Cristina y Néstor”. “Cómo no voy a ratificar si yo sólo repito lo que aprendí en el mail”, habría agregado el ex… bueno, ex en muchas cosas, que parece desdecirse de lo que se desdijo cuando habría dicho, o algo así. Menos creíble que la condena sin pruebas. Bueno, ¿no te gustó por ahí? Probemos con el condenado. El siguiente titular rezó “Lázaro Báez en estado de furia: Cristina no aprende más”. Y, por supuesto, allegados afirman que blablabla, como si el tipo que nunca ensució a la vicepresidenta en todo el proceso, ahora que estaría condenado se largaría a hablar. Bueno, no los culpo por intentarlo. Al día siguiente “Llegan malas noticias para Cristina y el gobierno vive momentos de máxima tensión”. Y, si podemos hacer mella y dividirlos… Luego, uno de lujo: “Tras la condena por lavado, la Justicia investiga más nexo entre Lázaro Báez y Cristina Kirchner” ¡Oiga! Y más allá de que estamos hablando de una condena sin pruebas ¿En qué momento se estableció un nexo entre ellos dos? Claro, en el momento que a Clarín se la dejaron servida. “¿Cuál es el costado débil de Cristina? Vamos por ahí con la próxima”, parece que se dijeron los muchachos y titularon “Para el hijo menor de Lázaro Báez, ‘Florencia no tiene fueros como Máximo, por eso ahora defienden a mi papá”. “Escribile al ‘Perro’, el seguro sabe algo”, me dice Gregor. Le hago caso y le vuelvo a brindar este espacio para que se explaye, si es que puede aportar su mirada sobre el trabajito que están haciendo los medios con la condena de “la ruta del dinero k”. ¡Y el tipo me responde al toque! Abro el correo y Verbitsky me vuelve a responder con un “gracias”. Por lo menos ya descubrí que el periodista no es ningún maleducado. “¡Ahhh, qué tiempos aquellos que con un par de tapas alcanzaba!”, suspiró Héctor Magneto, CEO de Clarín, mientras se preguntaba si al gran diario argentino le va a dar el cuero para sostener dos meses de titulares a la altura de estos. Por ahora, parece que sí, porque la lista sigue, pero yo termino con éste que merece el premio “Pancho Ibáñez” al mejor “todo tiene que ver con todo” de la fecha: “Alberto Fernández habla en el Congreso presionado por la situación judicial de Cristina”.

A paso firme, seguro pero lento

A la “presión judicial” de la que habla Clarín, Alberto Fernández inició las sesiones ordinarias en el Congreso agregándole la del extitular del Sistema de Medios y Contenidos, Hernán Lombardi, quien le reclamó “hacer una autocrítica por el vacunatorio VIP y cambiar a la ministra Vizotti por alguien independiente porque si no va a tener un cacerolazo inolvidable”. El presidente le debe haber tomado la patente porque uno de los párrafos destacables del discurso pareció responderle directamente. “Cuando se dijo que esas reglas habían sido transgredidas me he encargado de recabar la información pertinente, aún cuando en lo personal me causaron mucho dolor, y tomé las decisiones que correspondían. No llegué a la presidencia para ser sordo a las críticas bienintencionadas, como tampoco llegué para dejarme aturdir con críticas maliciosas que responden a intereses inconfesables de poderes económicos concentrados que buscan sembrar la fractura, la polarización y la discordia entre el pueblo, profundizando las heridas que como sociedad cargamos”. Y haciendo la gran Cristina, a la “presión” le dobló la apuesta anunciando “he instruido a las autoridades pertinentes a que inicien una querella criminal para determinar quiénes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y mayor malversación de caudales que nuestra memoria recuerda”. El informe del Banco Central sobre el período 2015-2019 en el que concluye que la toma de deuda externa fue seguida por “una caudalosa fuga de capitales” concentrada en “unos pocos actores económicos” y el aviso de Gerry Rice, vocero del FMI, anunciando que revisarán el acuerdo realizado en 2018, es visto por algunos como una preocupación más para Mauricio Macri. Algo que podemos desechar siguiendo nuestras fuentes poco confiables, quienes aseguran que el presidente de la Fundación FIFA recibió la noticia mientras trata de batir su record en el “reposera challenge” con una frase que transmite su tranquilidad: “qué le hace una mancha más al tigre”. Fernández no se detuvo ahí, ya que también tenía algo para decirle a la Justicia: “En la Argentina de hoy, hay un fiscal procesado por delitos tan severos como el espionaje ilegal de ciudadanos o el de extorsión que sigue en funciones como si nada de esto lo afectara. A él no se le aplica aquella doctrina que recomendaba la detención preventiva de personas cuando su ‘poder residual’ pudiera afectar la investigación. Es cierto. Su poder no es residual. Está vigente”, aseveró. No hizo falta que lo nombrara para que Carlos Stornelli se diera por aludido y su respuesta no se hizo esperar, ya que la opo mediática estaba apurada por tenerla. “Perseverar en cumplir con el deber y guardar silencio son la mejor respuesta a la calumnia”, contestó. “Hace como 7 meses que vengo perseverando, guardando silencio sin presentarme a declarar; ya que si hablo, otra que acusaciones falsas le van a saltar a los que les debo”, habría completado por lo bajo. El fiscal, quien días antes se había excusado de intervenir en la investigación sobre las escuchas ilegales durante el gobierno de Cambiemos, agregó: “cuando Alberto Fernández deje de ser presidente, algún día tendremos una charla de hombre a hombre, para hablar todas estas cuestiones, y reflexionar sobre la República y la división de poderes”. “Pero va a tener que aguardar eso, porque cuando no esperé que Mauricio no lo fuera más para encontrarme con él, algunos me acusaron de un montón de cosas. Y yo sólo lo hice con las mismas intenciones, para hablar de estas cuestiones, a reflexionar sobre la República y la división de poderes… ¡Caramba, qué coincidencia!”, recapacitó para cerrar.

El ambiente está difícil, se lo puede respirar

Sin dejar afuera el detalle de que Alberto Fernández tuvo que pararle el carro a un legislador de la oposición que no cesaba en sus interrupciones diciéndole “tuvo cuatro años para hablar, ¿por qué no me deja hablar a mí, por favor?” (todos miraron a Fernando Iglesias como quien mira al Chavo del 8 cuando queda hablando solo, pero esta vez el diputado puso su mejor cara de “yo no fui”), las repercusiones no se hicieron esperar. “Fue un mensaje chato, de bajo vuelo y sin nada de futuro”, aseguró Mario Negri, quien fuera, finalmente, el destinatario del reto ejercido por el presidente. Alguno que pasaba por ahí y lo escuchó le preguntó cómo llamaría, entonces, crear 800 jardines, el pedido de apurar la ley que eleva el piso de las ganancias, el rediseño de las tarifas residenciales desdolarizando su costo, la reformulación del Consejo de la Magistratura y Juicios por jurados. “Sin nada para el futuro nuestro, ninguna de esas cosas nos dejan bien parados. Ni siquiera los jardines, cuando prometimos más del doble y no hicimos ni uno”, habría sido su aclaración. Mientras tanto, Patricia Bullrich salió con los tapones de punta contra otra propuesta emitida por el presidente, la de crear una Comisión Bicameral de Seguimiento a la Justicia. Si bien Patricia hizo preguntas sobre temas que ya había desmentido y aclarado la ministra de Justicia Marcela Losardo, a nadie le pasó por alto su advertencia al máximo mandatario: “No provoque más a los argentinos, nos va a encontrar defendiendo la República. Está llevándonos a un enfrentamiento sin medir las consecuencias”. Es bueno enterarse que todo lo que Cambiemos vino haciendo hasta ahora jamás intentó ser una provocación que nos llevara al choque. Más viniendo de la autora del libro Guerra sin cuartel. A propósito de libro ¿ya salió Primer tiempo, el que supuestamente escribió Mufaza? ¿Es verdad que lo llamó así porque, antes de sentarse a escribir el segundo, lo suspendió arrojando gas mostaza? “¿Por qué no le preguntás al ‘Perro’? Él debe saber algo”, insiste mi amigo, seguidor de las notas del periodista. Vuelvo a escribirle un correo ofreciéndole este espacio si es que necesita deslizar algo sobre el contenido del libro de Mauricio y su delicada pero clara respuesta no se hace esperar. “Dale”, me pone. Ya no me agradeció, no se si eso es bueno o malo.

Boleto para pasear

No me va a quedar espacio para varios temas que en estos 13 días en que no les vi casi nos vuelven locos. Alfredo Olmedo fue imputado por tentativa de contrabando y no sería de camperas amarillas; Eduardo Duhalde confesó formar parte de una generación fracasada que le echa la culpa a los otros, o sea, vendría a ser un fracasado por culpa de los otros o algo así; el juez Hornos está cada vez más en el ídem, con colegas que le piden la renuncia a la presidencia de Casación y la denuncia judicial que avanza; el dólar que a fin de año no tenía techo para los medios de la opo, ahora no tiene piso; Mauricio Macri defendió la privatización de la vacuna en CABA y Patricia Bullrich no lo pudo hacer tanto (que diga TN si es kirchnerista); pero no puedo pasar por alto la clase que dio Cristina Fernández de Kirchner en su declaración por la causa llamada “dólar futuro”. De entrada, nomás, voló el primer cachetazo para los jueces que no quisieron la presencialidad. “Es bueno conocerle las caras a los jueces y los fiscales. Estoy viendo la cara del doctor Petrone. Yo a Usted no lo conocía. Sí conocía a la doctora Ana María Figueroa, en los medios de comunicación cuando denunció las presiones del gobierno de Mauricio Macri en la causa Memorándum con Irán.” Y con eso dio pie para expresarse sobre lafware. "El lawfare es la articulación de la Justicia con los medios de comunicación. Los medios cuentan cosas que no existen en los expedientes. Siempre el anonimato de lo que deciden sobre ciertas causas es más que conveniente. Yo siempre di la cara, fui a todas las indagatorias. Siempre di la cara y la voy a seguir dando”, continuó. Sobre la causa en sí, declaró: “Resulta que en los contratos de dólar futuro no había ningún dirigente de mi gobierno. Sino amigos y funcionarios del gobierno del expresidente Mauricio Macri. Está comprobado que no hubo perjuicio. Hubo ganancias en el balance del BCRA”. Y después ya fue directo a los bifes: “El poder económico es un poder permanente en la Argentina. Primero fueron las fuerzas armadas y después el poder judicial, ustedes, son los que siguen velando por sus intereses. A Stornelli lo protege Casal, pero también todo el poder judicial. Y pretenden hacernos creer todavía que es independiente. Ustedes son responsables. Hoy Prat Gay da clases en Columbia y el que nos endeudó, va a ver partidos de fútbol en Qatar. Axel Kicillof y yo estamos aquí”, expresó, para cerrar con un “Yo no voy a pedir ningún sobreseimiento, hagan lo que tengan que hacer”. Que sería lo que estaba programado, ya que Raúl Pleé reclamó que se lleve adelante el juicio oral y público basándose en la consideración de que “la pericia técnica que determinó que con aquella operatoria no se afectaron las arcas del Estado no es prueba exclusiva ni excluyente”. “Tengo como 30 exclusivas de TN y como 15 tapas excluyentes de Clarín que prueban lo contrario”, habría afirmado el fiscal cuando se apagó el Zoom. Igual, la opo mediática parece que dejó de escuchar el alegato de Cristina un rato antes, ya que titularon en manada “la fiscalía pidió que se rechace el pedido de Cristina Kirchner”. Interesante es que quienes se quejaban de la cadena nacional en la época que la actual vicepresidenta era la que comandaba los destinos de nuestra Nación, transmitieron en directo su exposición. Entre ellos y el canal de Youtube se calcula que la siguieron más de un millón de personas. Tremendo número para alguien que, una vez más, demostró estar más vigente que nunca. Y otra cosa que quedó en evidencia es que ellos siguen apostando al dólar y nosotros confiándole a Cristina nuestro futuro. Algo de eso debe sentir Carrió que se fue a la basílica de Luján "para rezar por la salvación de la Argentina". O como decían en el pueblo, a llorar a la iglesia. 

Hay oxígeno vencido en esta farsa de la paz

Al mismo tiempo en que eran reveladas cuáles fueron las exigencias que Pfizer les pedía cumplir a distintos países de América para proveerlos de su vacuna, EEUU realizó un bombardeo en Siria, lo que marcaría el regreso de la “izquierda norteamericana” a las grandes ligas. Para refrendar el camino internacional escogido, Joe Biden extendió la duración del decreto que califica al gobierno de Nicolás Maduro como “una amenaza extraordinaria al país”. Desde el kiosco que está enfrente del Pentágono confirmaron que estas órdenes firmadas por el actual presidente son iguales a los que ya había avalado Trump, pero con una mayor carga de lamentaciones por tener que llevarlas a cabo. Quedó claro que cuando dijo en campaña “recurriré a lo mejor de nosotros, no a lo peor. Seré un aliado de la luz, no de las tinieblas”, se estaba dirigiendo pura y exclusivamente a los estadounidenses. “No me hablen de tinieblas”, se quejó el expresidente de Francia, Nicolás Sarkozy, quien fue condenado a un año de prisión firme y otros dos con remisión de pena, por los delitos de corrupción y tráfico de influencias. Digo yo, ahora que el canciller uruguayo Francisco Bustillo deschavó que nunca se cerró un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, que ese anuncio sólo se realizó por presión de Macri ¿no se podría hacer algo parecido acá? Digo, se estaba perdonando el 92% de la deuda del Correo Argentino, usaba sus influencias para tener un “logro” de campaña, no estaría faltando de dónde agarrarse. Y si bien hacerlo consume mucha energía, no debe ser más que la que utiliza bitcoin para sus transacciones, usando más electricidad que la Argentina. Es decir, ese nicho de especuladores, por cero beneficios a las personas, produce un daño ambiental terrible al planeta. Los especialistas financieros, digo, ya que los empresarios energéticos… ¡Caramba, otra vez, qué coincidencia! “El que debe saber cómo está el tema de los proveedores energéticos es el ‘Perro’, escribile”, me vuelve a proponer Gregor, pero esta vez no le hago caso, no sea que Clarín me invente algo por mi “profusa correspondencia con Verbitsky”. 

Mai onli frends, di end

Sin embargo, la noticia destacada de estos 13 días es la que nos cuenta que dos palomas "asesinaron" a otra empujándola a las vías (Digresión: Crónica para titular es inigualable). Sandra Pitta, al ver el video de Tik Tok que acompañaba la nota, se habría preguntado en sus redes si ya no sería hora de pedirle la renuncia a la ministra Frederic, viendo el nivel de violencia al que han llegado los K que metieron hasta los animales en la grieta.