fbpx Recuperar la palabra escamoteada, por Daniel Bello
Comunicación //// 08.04.2011
Recuperar la palabra escamoteada, por Daniel Bello

>Capital Federal (Agencia Paco Urondo) “Los que nos acusan a nosotros, esos grandes medios, que allá y aquí, cuyos dueños son representantes de la burguesía y del imperialismo la gran mayoría, y nos acusan a nosotros de ser represores de las libertades, de perseguir periodistas, de cerrar medios, de hacer censura a los medios, nos acusan a nosotros. Pero ellos callaron ante las persecuciones, ante los asesinatos, ante los desaparecidos, ante las dictaduras; apoyaron golpes de Estado, apoyaron el saqueo de estos pueblos”.
 Comandante Hugo Chávez -La Plata, 29 de marzo de 2011- Entrega de Premio Rodolfo Walsh.

El día anterior a la entrega del premio por la Comunicación Comunitaria al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, Clarín publicó su tapa en blanco y comenzó a montar el circo que buscó, además de la erosión de la figura de Hugo Moyano y en consecuencia de la actividad sindical, instalar que en Argentina no había libertad de prensa, que no había libertad de expresión y que se violaba la Constitución Nacional.
Sin embargo, pese a que contó –y cuenta- con el apoyo de políticos que se suben al tanque mediático que conduce y financia Héctor Magnetto, ese discurso único fue desarmado desde otros sectores de los medios que dejaron al descubierto la mentira.  Sectores que están en condiciones desiguales, tanto económica como infraestructuralmente, en comparación al tanque del grupo, pero que no dejan de expresar una voz crítica al discurso hegemónico y que aún busca lograr el consenso que lo naturalice, que lo instituya y que lo convalide.
Podemos afirmar que en paralelo con el período que comenzó en el 2003 con Néstor Kirchner y actualmente sigue con Cristina, también comenzó el proceso de deconstrucción del sentido común para la dominación que impuso a base de desaparición, violación, asesinato y tortura la dictadura cívico militar de 1976 primero y luego perfeccionó el neoliberalismo en los ’90.
Pero el Imperialismo así como ordenaba tanques para golpear en conjunto como hiciera con el “Plan Condor”, hoy día lo que busca coordinar en la región son los tanques mediáticos.
Claro ejemplo de esto son:
-Bolivia: En octubre de 2010 los diarios bolivianos como La Prensa, La Patria y varios más aparecían con sus tapas en blanco como protesta por la Ley Contra el Racismo y Toda forma de Discriminación que promulgó Evo Morales. También aparecían enarbolando la consigna: "Sin democracia no hay libertad de expresión", se quejaban por uno de los artículos que indicaba: “El medio de comunicación que autorizare y publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación".
Asimismo la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó su solidaridad con las entidades periodísticas y medios de comunicación de Bolivia.
El 7 de ese mes, también recibió el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa; ¿suena?.
-Ecuador: Correa demandó por “calumnia injuriosa” al director, a dos subdirectores y a Emilio Palacio, editor de opinión del diario El Universo. El motivo fue que Palacio en una columna lo acusó de “Dictador” y de atacar un hospital el 30 de septiembre, día del fallido intento de Golpe en Estado.
A esta demanda se le esgrimió como defensa, con la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP) a la cabeza, que “se amenaza la libertad de expresión y se intenta complicar más el ya difícil panorama para el periodismo independiente”.
Cabe destacar que Correa impulsa una consulta popular para el 7 de mayo para crear ente regulador de contenidos violentos, explícitamente sexuales o discriminatorios, y que establezca criterios de responsabilidad ulterior para los periodistas.
Correa tomó esta vía legal porque existe en Ecuador lo que en Argentina, Cristina Kirchner impulsó para quitar del código penal en 2009: penas de cárcel por los delitos de “calumnia”, que incluye también la “difamación” e “injurias”.
Es decir, pueden decir lo que quieran sin correr riesgo de ser demandados aún mintiendo como sucede con los dichos del El Universo.
¿Suena?
Ante este escenario toma otra dimensión la aplicación parcial - por el bloqueo al artículo 161- de la Ley de Servicios Audiovisuales, las políticas comunicacionales que lleva adelante Martín García desde Telam  o la aparición de la primera en su clase, y en el país, Escuela Popular de Medios Comunitarios, en la cual se pueden cursar dos carreras: productor de radio y realizador de TV.
García mismo define a Telam como “un servicio para las radios comunitarias y las televisoras de baja y media potencia y debemos abogar por la distribución democrática de la pauta oficial” y que “hoy 850 clientes reciben cables de Télam y en los meses que llevo al frente hemos logrado agregar 1.117 clientes más”.
El servicio que brinda Telam cuenta no sólo con el servicio de cables sino también con audios, la página web y próximamente contenidos televisivos, a precios módicos o bonificados, estás bonificaciones pueden ser de hasta un año. A esto hay que sumarle el anuncio de convertir en diario digital el portal de Telam.
En cuanto a la Escuela Popular, con perspectivas de repetir esta experiencia en el interior del país, es un dato no menor lo que indicó Lorena Pokoik en el lanzamiento de la misma al referirse a “achicar las asimetrías” respecto de los medios hegemónicos: “Distribuir la pauta publicitaria, distribuir la riqueza es también distribuir la palabra”. Más teniendo en cuenta que al conformar el plantel docente de dicha Escuela se pensó en “un plantel que tenga la certeza de que se puede, de que un chico desocupado que no terminó el colegio puede llegar a ser camarógrafo de un canal de televisión”.
Esta Escuela se constituye como la primera de mil flores por nacer de un proceso político e histórico que en el devenir del tiempo marcará la profundización de la libertad de expresión, el derecho a la información y pluralidad de voces, enmarcada en el gran proyecto que tiene como uno de sus objetivos ya no solo enfrentar los nuevos tanques Imperialistas sino también el de la construcción de la patria que soñamos.
Escuela Popular
Mientras que las Escuelas privadas de periodismo cuentan con un arancel mensual que ronda los 700 pesos mensuales y solo puede afrontar una parte de la población, la Escuela Popular de Medios Comunitarios es totalmente gratuita; además a los concurrentes jóvenes y desocupados se les brindará el “Plan joven” mientras que los mayores en igual condición accederán al seguro de desempleo, esto es gracias a la intervención estatal de Carlos Tomada, al frente del Ministerio de Trabajo.
La escuela cuenta con un cupo inicial de 40 inscriptos, siendo prioridad quienes ya trabajan en un medio comunitario o vienen de una experiencia social, que de abril a diciembre podrá especializarse en una de las dos carreras que se elija.
Pero hay algo más, mientras dichas escuelas, con una carrera de 3 años, buscan generar periodistas-engranajes que sigan haciendo funcionar el tanque mediático, con pasantías mal remuneradas en los diferentes medios como ser gráfica, televisión o radio (Clarín, Olé, Canal 13, TN, entre otros), la EPMC tiene entre sus objetivos la inclusión social y la generación de trabajo, es decir, la igualdad y la justicia social. (Agencia Paco Urondo)<-->