Violencia Institucional //// 26.10.2018
"Yo ni sabía de la marcha", dijo Anil Baram, el ciudadano turco detenido durante la represión en el Congreso

El joven de nacionalidad turca detenido por fuerzas de seguridad en cercanías de la avenida 9 de Julio aseguró que desconocía los motivos de la manifestación y fue arrestado al voleo durante la represión policial. Baram es economista, vive hace dos años en Villa María, Córdoba y está casado con una ciudadana argentina.

Anil Baram, el ciudadano turco detenido este miércoles en el centro porteño, relató en Radio 10 la odisea que le tocó vivir durante la virtual cacería realizada por la Policía durante el tratamiento del Presupuesto, y sostuvo que no tenía nada que ver con la manifestación.

“Estoy viviendo en Córdoba y fui a hacer un trámite ante la embajada en Buenos Aires. Fui a ver a un amigo el martes a La Plata y regresé el miércoles tipo tres de la tarde. Empiezo a caminar en dirección al centro para conocer Capital Federal porque no la conozco. En un momento aparecieron motos con policías y empezaron a tirar gas”, contó Baram en charla con Gustavo Sylvestre.

“Dos policías en un momento me dispararon dos veces. Les dije que soy extranjero, quise mostrarle mis papeles varias veces y hablar con la policía pero me tiraron al piso, me ataron las manos con precintos y me llevaron a una comisaría”, dijo y descartó haber participado de ningún incidente.

“Yo ni sabía de la marcha. Otro muchacho fue a comprar ropa y lo apresaron. El ´chabón´ estaba llorando al lado mío”, comentó.

Respecto de su vida personal, Baram aclaró que es economista, que vive en la Argentina desde hace dos años y siete meses, tiene su residencia en Villa María, en la provincia de Córdoba y está casado con una ciudadana argentina.

El joven consideró como un hecho “muy raro” la intención del Gobierno de deportarlo, siendo que no tuvo que ver con los hechos que se le imputan. “Yo no tengo ningún antecedente y tengo mi DNI y mi residencia y quiero sacar la nacionalidad argentina. Me encanta vivir en la Argentina. Estuve trabajando en una empresa de transporte y perdí mi trabajo. Cada vez es más difícil vivir”, precisó.