Violencia Institucional //// 05.06.2019
"A Sugus lo mataron por ser solidario"

Lilia Saavedra, mamá de Ramón "Sugus" Santillán, dialogó con Agencia Paco Urondo y convocó a participar este sábado 8 de junio a las 12 horas, de la jornada de conmemoración a 20 años del asesinato de su hijo en manos de la Gendarmería.

Por Santiago Asorey y Malena Ambas

El sábado 8 de junio, realizarán una jornada de conmemoración al cumplirse 20 años del asesinato de Ramón "Sugus" Santillán (21) en manos de Gendarmería. La actividad se llevará a cabo a las 12 horas en Arguibel y Villegas, frente a la estación de William Morris del FFCC San Martín, Hurlingham. 

"Este homenaje lo hago desde hace 20 años, desde que lo mataron. Todos los años estamos presentes en el lugar del hecho por memoria, verdad y justicia. Hoy más que nunca estamos presentes para decir basta de violencia, basta de impunidad. Es Estado es responsable”, sostuvo Lilia Saavedra, madre de Sugus, en diálogo con Agencia Paco Urondo. Y agregó: “Estamos todo el colectivo de las madres, de los familiares, los organismos de DDHH diciendo basta, basta Macri. No se puede permitir que la policía, el Ejército, la Gendarmería hagan estos atropellos y asesinatos a la ciudadanía, tal como pasó con los chicos de San Miguel del Monte. Tenemos que salir todos a decir basta y a pedir que se condenen a todos los responsables. También a los responsables políticos que son Patricia Bullrich y Cristian Ritondo”.

“Al negro Sugus lo mataron por ser solidario”, expresó Lilia. El hecho ocurrió el 6 de junio de 1999 cuando Ramón volvía en tren de celebrar el triunfo de su club Boca Juniors. Él había ido junto a los pibes y pibas del Centro Cultural William Morris, donde colaboraba. “En los 90 el Centro Cultural tomó mucho relevancia porque las políticas del neoliberalismo hicieron lo mismo que están haciendo ahora: los padres sin trabajo, los pibes en la calle”, señaló Lilia. Y relató: “Ya de regreso del partido, llegando en el tren, una persona que venía en vagón donde van las bicicletas se sentó y sin querer tocó la manivela del vagón que frenaba el tren que estaba al alcance de cualquiera. Al pararse el tren, Sugus y los otros chicos ayudaron a bajar a la gente. El último en bajar era Sugus y cuando está por bajar ve que en el vagón del fondo un gendarme le estaba pegando a un pibe. Entonces volvió y le dijo al gendarme: ‘No le pegues más al nene. Si se mandó alguna llamá a la policía pero no le pegues’. El gendarme le respondió ‘callate vos negro de mierda. No te metas’. Empezaron a discutir y a tironear agarrando al nene. Sugus y el nene pudieron saltar por la puerta del vagón hacia el ripio de la vía. Ahí el gendarme le disparó a Sugus apuntando a la cabeza quien recibió un impacto de bala de arriba hacia abajo. Sugus prácticamente muere en el acto”.

Todos estos acontecimientos fueron relatados por el joven al que defendía Sugus durante el juicio, donde a pesar de los testimonios, el gendarme Juan Sebastián Acosta, quedó en libertad. “Este gendarme nunca pisó la cárcel. Lo condenaron a 10 años con prisión domiciliaria hasta que la Cámara de Casación dicte sentencia firma”, recordó Lilia en diálogo con Agencia Paco Urondo y remarcó: “En ese momento estaba el 2x1 y cuando la causa llega a la Cámara de Casación, el Presidente Federico Domínguez demoró más de cuatro años para dictar la sentencia. Yo me cansé de pedir audiencias para ver qué pasaba y hasta me encadené 48 hs. en la puerta de su oficina para que después de dos días me atendiera y muy enojado me dijera que Juan Sebastián Acosta estaba en libertad porque había cumplido todos los plazos legales.”

Desde 1999, todos los 6 de junio, familiares, amigos y organismos de Derechos Humanos, lo recuerdan pidiendo justicia para él y para todas las victimas del gatillo fácil y la violencia institucional.  Éste sábado a las 12 horas, familiares y amigos, la fundación Vidas En Interacción, la Dirección de DDHH del Municipio de Hurlingham y la Diáspora Africana de la Argentina (DIAFAR), convocan a recordar a Ramón “Sugus” Santillán y a decir “basta de violencia institucional, el Estado es responsable.”