fbpx Rosario: denuncian a la policía por torturas a una madre y a su hija | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 25.01.2018
Rosario: denuncian a la policía por torturas a una madre y a su hija

Se trata de agentes de la Comisaría N°8 que fueron acusados por torturas, vejaciones y humillaciones, en el contexto de una detención ilegítima en la zona norte de la localidad santafesina.  

Dos mujeres, madre e hija, denunciaron a un grupo de agentes de la policía rosarina, pertenecientes a la Comisaría N°8, por someterlas a torturas y humillaciones. Además, denunciaron que fueron robadas y que su casa fue destrozada por los agentes, en el contexto de detenciones ilegales ocurridas en la zona norte de Rosario.

Según detalló el portal Rosarioplus.com, la razzia policial ocurrió el pasado jueves 11 de enero, con la llegada de un grupo de patrulleros a la avenida Sabin al 1100. En este marco, los policías procedieron al hostigamiento y a la detención de unos jóvenes del barrio.

De esta manera, Mara Pascucci (32), una de las víctimas que intervino para impedir el hostigamiento a los adolescentes, detalló a la prensa: “Mí hermano Alan llamó a la puerta de casa para avisarme de lo que pasaba a eso de las 9:30, cuando yo todavía dormía”.

“Me llevaron por filmar. El policía me agarró de los pelos y me arrastró hasta el patrullero. Ahí me esposaron y me tumbaron boca abajo mientras una policía me pisaba la cabeza”, agregó la mujer, que también señaló que los efectivos no iban identificados.

Según denunció la víctima los uniformados ingresaron violentamente a su vivienda y generaron destrozos. Los integrantes de la fuerza de seguridad también robaron tres tablets, dos celulares y una mochila, entre otras pertenencias.

Luego, fueron trasladadas a la comisaría junto a sus dos hermanos y cuatro de sus hijos menores de edad. En ese contexto, la denuncia de Pascucci detalla que efectivos las hicieron “desnudar completamente delante de agentes hombres y mujeres. Después a mi hija se la llevaron a un rincón y empezaron a golpearla”.

Además, agregó que “en un momento le iban a dar una descarga con uno de esos aparatos eléctricos, pero mi hija gritó que estaba embarazada para evitarlo”.

El relato de los testimonios denunció que los agentes sometieron a torturas, vejaciones e insultos durante once horas a los familiares. Asimismo, las obligaron a desbloquear sus celulares para borrar los videos del accionar ilegal de los agentes. A su vez, las obligaron a firmar documentos en blanco para ser liberadas.

Tras la denuncia por parte de la familia en Tribunales, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos ofreció acompañamiento y ofreció asistencia legal a las víctimas.

Desde el organismo de Derechos Humanos señalaron: “Le solicitamos y en especial al ministro Pullaro (Ministro de Seguridad de la provincia), una intervención seria en la prevención y sanción de la represión ilegal del Estado protagonizada por las fuerzas de seguridad de la provincia”.