Violencia Institucional //// 10.07.2019
Reprimieron la carpa social de la CTEP

Diferentes organizaciones sociales fueron reprimidas al querer instalar una carpa social el martes 9 de Julio en el Obelisco con el fin de visibilizar la situación de miles de familias que se encuentran en situación de calle. Hubo forcejeos con la policía de la Ciudad, y entre gases lacrimogenos detuvieron a dos personas.

En un contexto de crisis económica y social, el aumento de personas en situación de calle fue creciendo exponencialmente en los últimos años del gobierno de Cambiemos. Mientras que la gestión de Horacio Rodríguez Larreta sostuvo que solo hay 1.146, el censo popular de organizaciones sociales que se hizo arrojó un número de 7.251 personas que habitan las calles de CABA. “Hay un ninguneo del Gobierno, que salió a decir que los números del censo eran mentira. Pero River Plate abrió su cancha y se desbordó a las dos horas”, expresó Anahí Benítez del Frente Popular Darío Santillán a Página 12. Tal como expresó Horacio Ávila de Proyecto 7, esto sucede en la ciudad más rica de Argentina.

En el marco de la jornada de concentración de las organizaciones populares por el día de la Independencia, Camioneros repartió 700 viandas de comida caliente en el Congreso. Allí acompañaron delegados municipales, del gremio del Peaje, ANSES, Frente Milagro Sala y docentes. Además, otras organizaciones como CTEP, MP La Dignidad, Proyecto 7, etc, pasaron el aniversario de la Independencia en una encuentro en el Obelisco, en el Microcentro porteño. Allí se recibieron donaciones de frazadas, ropa de abrigo y alimentos no perecederos mientras abrían la carpa para visibilizar el reclamo en la que en ella iban a realizar actividades culturales, ofrecer talleres, tramitar documentos y pensiones. Uno de los reclamos más sobresalientes fue que den la posibilidad de abrir paradores del propio frente social. 

Las personas que se encuentran en situación de calle y optan por ir a un parador no solo que son echadas a las 7 de la mañana, sino que además no pueden llevar sus cosas. “Nosotros recibimos en las escuelas alumnos que a veces duermen en paradores y está claro porque no quieren ir a ahí. Sabemos que no les dejan entrar sus carros, llevar sus libros y cuadernos, y lo poco que tienen es eso. Estamos en una etapa casi medieval, donde la gente en situación de calle queda a merced de la solidaridad”, expresó Eduardo López de UTE, CTERA.

En un contexto de una crisis social aguda, las organizaciones pendientes de poder contribuir a mejorar la situación de hasta sus propias filas se vieron reprimidas. Por la tarde comenzó el momento de tensión. Un cordón policial comenzó a formarse y rodeó a los manifestantes para evitar que bajaran colchones. Allí intentaron desalojarlos y comenzó el forcejeo: gases, empujones y dos personas fueron detenidas. “Vemos como hay un nuevo fenómeno de familias sin vivienda, cuando antes era más que todo hombres solos. Esto es consecuencia del aumento de los desalojos y de que las redes de la familia ampliada ya no tienen como contener el avance de la pobreza. También encontramos gente que, aún sin estar en la calle, busca comida en los contenedor”, denunció Vanesa Escobar de MP La Dignidad.