fbpx “Los instructores repetían todo el tiempo 'déjenlas que se mueran, una menos’" | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 15.02.2018
“Los instructores repetían todo el tiempo 'déjenlas que se mueran, una menos’"

Lo dijo Jacquelinen Chumbita, una de las cadetes que sobrevivió a las torturas sometidas a jóvenes en los entrenamientos de la escuela policial de La Rioja. La joven habló del caso del Emanuel Garay, el cadete que murió tras ser sometido a tormentos por efectivos policiales. 

En el contexto de una entrevista realizada por FM La Patriada, Jacquelinen Chumbita, una de las jóvenes cadetes que sobrevivió a las torturas sufridas en los entrenamientos de la escuela policial de La Rioja, habló sobre el caso de Emanuel Garay, el joven cadete que murió tras ser sometido a tormentos por parte de efectivos policiales a cargo de la escuela

De esta manera, Chumbita aseguró que “los cadetes sobrevivientes tienen miedo de salir a hablar, pero cómo no vamos a salir a hablar si esto costó la vida de un joven” y destacó: “Queremos Justicia y que nadie se calle la boca, porque todos sabemos lo que vivimos”.

En este marco, la víctima relató las torturas sufridas por los cadetes y que terminó con la vida de Garay.  "Nos tuvieron parados dos horas al sol, mis compañeras se desmayaban y los instructores repetían todo el tiempo 'déjenlas que se mueran, una menos’", relató la joven. 

Además, profundizó sobre lo sucedido: "Nos llevaron a 'la sartén', nos quemaron las manos con el piso, las instructoras nos pisaban las manos y tiraban agua al piso para que tomemos del asfalto. Como perritos íbamos a tomar agua podrida de una pileta, un compañero tomó agua de un pozo donde había animales muertos". 

Desde otra perspectiva la joven reconoció que “no esperaba un entrenamiento así, esperaba que al menos nos dieran agua. Fue un milagro que no pasara algo más grave. Le dije a la comisario Rodríguez que mi cuerpo no daba más, entonces me fui a bañar y me obligaron a firmar la baja cuando estaba inconsciente”.

Asimismo, recordó que "cuando recuperé la conciencia, me desperté en terapia intensiva, tenía el cuerpo lleno de moretones”.  Por último, Chumbita homenajeó a su compañero Garay y recordó una conversación con él: "Todos fuimos a la escuela con un sueño, hablé con Emanuel y me dijo que estaba contento de poder estar ahí".