Violencia Institucional //// 28.11.2018
La Iglesia cargó fuerte contra Vidal por “la masacre" en una comisaría y el asesinato de un militante de la CTEP

Con un comunicado firmado por el titular de la Pastoral Social y que cita al Papa Francisco, obispos de dos diósesis cruzaron la gestión de la gobernadora bonaerense y apuntaron contra el episodio “no esclarecido” del fusilamiento por la espalda de un militante social en La Matanza. “La masacre más grande en la historia de muertos en comisarías”, dijeron sobre lo ocurrido en Esteban Echeverría.

A través de un fuerte comunicado que lleva la firma del titular de la Pastoral Social, monseñor Jorge Lugones, y que cita directamente al Papa Francisco, la Iglesia apuntó contra la gestión de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires por la "masacre" con nueve muertos en la comisaría de Estaban Echeverría, la "situación inhumana" que sufren los detenidos bajo la administración PRO en territorio bonaerense y el asesinato por la espalda de un militante de la CTEP en La Matanza con sospechas que recaen sobre la Policía.

El texto, compartido a través de redes sociales por la Conferencia Episcopal Argentina, destrozó al gobierno bonaerense sin vueltas mediante cómo describió a la reciente tragedia en la comisaría 3º de Esteban Echeverría, por la cual ya hay nueve víctimas fatales: "La masacre más grande en la historia de muertos en comisarías”.

“En este caso había 27 personas detenidas, 17 más de la capacidad de dicha comisaría, más allá que la misma estaba clausurada por incumplir con las condiciones básicas de seguridad y habitabilidad”, dispararon los obispos de las diócesis de Lomas de Zamora y San Justo para recordar que, “en marzo de este año, el juzgado de Garantías N° 2 de Lomas de Zamora pidió que desalojaran los calabozos y trasladaran a las personas que estaban detenidas, notificó a las autoridades policiales, municipales y del gobierno de la provincia respecto de la ‘prohibición de alojamiento en las seccionales con clausura’ y los instó a que no envíen ahí a nuevos detenidos”.

Por eso, tras relatar cómo ocurrió el incidente, la Iglesia lo calificó como "la masacre más grande en la historia de muertos en comisarías" y destacó que "este drama es un clamor al cielo que desnuda la situación inhumana en la que viven los presos”.

En ese marco, manifestaron: “Ungimos a los poderes de la Provincia de Buenos Aires para que adopten las medidas necesarias en el ámbito de sus atribuciones constitucionales, con el fin de asegurar que las detenciones y las condenas que se ejecutan en establecimientos sometidos a su jurisdicción no agreguen a la privación de la libertad lesiones a los derechos humanos de los presos”. 

Lugones y García también se refirieron al crimen de Orellana, militante de CTEP que fue fusilado de un balazo en la espalda durante un operativo represivo. Lo enmarcaron en una serie de “sucesos de violencia e inseguridad” que tuvieron lugar en La Matanza en los últimos días, aunque no hablaron de asesinato sino de “no esclarecido incidente”. 
 
“Reclamamos la presencia efectiva del Estado que no haga de estos lugares ‘tierras de nadie’, donde gobierna la marginalidad y la droga bajo la complicidad de ciertos sectores de la seguridad”, exigieron.