Violencia Institucional //// 13.03.2018
El colectivo "Infancia en Deuda" repudió el asesinato de Facundo: "Gatillo fácil y un niño como víctima"

El colectivo está integrado por más de 20 ONG y fundaciones de todo el país. Facundo Ferreira, de 12 años, fue asesinado por la espalda por la policía de Tucumán. 

La coalición Infancia en Deuda (ID) también cuestionó el brutal asesinato del niño Facundo Ferreira, de 12 años, quien murió el 8 de marzo tras recibir un disparo en la nuca por parte de la policía de Tucumán mientras circulaba en moto. 

"Infancia en Deuda reclama garantías y rigurosidad para investigar este hecho gravísimo, que terminó con la vida del niño, y reitera la urgencia de poner en funciones un/a Defensor/a de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación para garantizar la plena vigencia de los derechos de la infancia y la adolescencia en la Argentina", aseguraron. 

La coalición ID está integrada por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), Asociación civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), Colectivo de Derechos de Infancia y Adolescencia, Aldeas Infantiles, Fundación Sur, Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), Doncel Asociación Civil, Asociación por los Derechos civiles (ADC), Haciendo Camino, Grupo Artículo 24, Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA), Fundación Kaleidos y Fundación Voz.

“Gatillo fácil y un niño como víctima. Una vez más, la combinación de la brutalidad de las fuerzas de seguridad, la connivencia política, y la falta de prevención, alerta y denuncia por parte del sistema de protección de la infancia y la adolescencia resultan en un niño asesinado”, declaró Sebastián Vázquez, de Fundación SUR Argentina, que integra el colectivo ID.

“Argentina repite una y otra vez, sin dar el debate pendiente, el caso Bulacio: un Estado condenado en democracia por la violación de los derechos humanos de sus niños y una sociedad que no asume la urgencia de resolver la cuenta pendiente de democratizar y profesionalizar a la policía y fuerzas de seguridad, en un contexto de creciente infantilización de la pobreza, que deja fuera de las políticas públicas a los menores de edad. Se cumple trágicamente el axioma que dice que, cuando el Estado no da respuestas serias, la policía y sus encubridores dan respuestas brutales”, agregó Vázquez.