fbpx Desaparición forzada de un trabajador rural en Tucumán: detuvieron a nueve polícias | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 22.05.2020
Desaparición forzada de un trabajador rural en Tucumán: detuvieron a nueve polícias

El 15 de mayo la fuerza de seguridad provincial dispersó una supuesta carrera de caballos organizada en Simoca. Desde ese día, se desconoce el paradero de Luis Armando Espinoza. El testimonio de su hermano fue clave para constatar la responsabilidad de las fuerzas de seguridad.

Por Diego Moneta

El viernes 15 de mayo por la tarde hubo, según la versión policial, una carrera de caballos cerca del paraje El Melcho, 95 kilómetros al sur de la capital tucumana. La Policía de Tucuman llegó para dispersar, persiguiendo a las personas y disparando al aire, y terminó extendiendo el operativo hacia el este de la zona. Por ese lugar pasaban los hermanos Espinoza, que quedaron inmersos dentro de las corridas. Uno, Juan Antonio, resultó herido. El otro, Luis Armando, sigue desaparecido. El testimonio del primero relató que fueron golpeados brutalmente y que, antes de desmayarse, escuchó un disparo de bala y vio como agarraban a su hermano.

En el lugar los vecinos encontraron sangre y marcas de arrastre, que llevaban monte adentro. Las huellas desaparecen en un camino de tierra, por donde anduvo una camioneta Kangoo gris, perteneciente a un integrante de las fuerzas policiales. Los familiares consultaron en la comisaría de Monteagudo, encargada del operativo, si Luis Armando estaba detenido, pero la respuesta fue negativa. Tampoco estaba herido en algún hospital. La noche del viernes y el sábado, ellos mismos y otros vecinos, revisaron la zona. El domingo realizaron un corte de ruta pidiendo respuestas.

La fiscal local Mónica García de Targa ordenó una serie de rastrillajes para localizar al trabajador rural de 31 años. Además, secuestró las armas reglamentarias de ocho policías, los cuales en ese momento no fueron sumariados ni detenidos. La misma fuerza, implicada en la desaparición, se estaba encargando de la búsqueda de Luis Armando. Aún más, participaba la misma comisaría.   
 
Los vecinos exigen buscar en el agua, antes de que la cola del dique El Frontal elimine las posibles pruebas. No manejan como posibilidad que Luis se haya perdido en los montes donde creció. La causa se caratuló en un principio como "presunta desaparición de persona", pero el secretario de Seguridad provincial, Luis Ibáñez, negó que se tratara de una desaparición forzada. 
 
Por su parte, los policías sostuvieron que llegaron al lugar porque se estaba violando la cuarentena y que los presentes comenzaron a generar incidentes, por lo que realizaron disparos al aire. En consecuencia, Manuel Bernachi, jefe de la Policía de Tucumán, pasó a disponibilidad a nueve efectivos policiales, entre ellos al comisario de Monteagudo, y a otros ocho agentes de esa dependencia que participaron del operativo. A medida que avanzaban los peritajes sobre el lugar del hecho, la camioneta, las armas y los uniformes, se obtuvieron rastros de sangre, casquillos de balas, y también el relato de testigos.  
 
Finalmente, en el dia de ayer, se determinó la detención de los nueve miembros de la fuerza, y de un civil, luego de que se encontrara sangre en el vehículo que los vecinos señalaban que había estado al final del rastro en el monte. La carátula de la causa ahora es “desaparición forzada de persona”. Se espera que los allanamientos e interrogatorios esclarezcan la responsabilidad policial y el paradero de Luis Armando Espinoza.   
 
En las últimas horas, mientras se preparaba la llegada a la provincia del presidente Alberto Fernández, el viegobernador de Tucuman dialogó con el medio La Gaceta. “En tiempos de democracia no podemos tener gente desaparecida. Quiero decirle a la familia Espinoza que como vicegobernador de la provincia, como parte del Gobierno tucumano, nos solidarizamos con ellos”, señaló Osvaldo Jaldo. 
 
Con el correr de las horas y los días, distintas agrupaciones de derechos humanos salieron a pedir por el esclarecimiento del hecho. La agrupación H.I.J.O.S de Tucumán expresó que lo sucedido “es de gravedad institucional porque pone en evidencia una vez más el accionar represivo de la Policía de Tucumán. Por eso es que exigimos al Poder Judicial interviniente celeridad en la investigación y el sostenimiento de las detenciones para el avance de la causa. También requerimos al Ministro de Seguridad Claudio Maley garantizar la protección de la familia y de toda la comuna de Monteagudo ante los hechos que han tenido que vivir.”