fbpx Abuso policial: Macri metió presa a una persona por día por protestar | Agencia Paco Urondo | Periodismo militante
Violencia Institucional //// 23.10.2019
Abuso policial: Macri metió presa a una persona por día por protestar

La CTA arrojó un informe donde expresó que entre 2015 y este año, bajo el gobierno de Cambiemos, se detuvo a una persona cada 24 horas. El 50 por ciento de estas detenciones se vinculan en contextos de movilizaciones por reclamos laborales, seguido por causas de techo y vivienda. 

La CTA arrojó un informe donde refiere al grave conflcito social: entre 2015 y este año, bajo el gobierno del presidente Mauricio Macri se metió presa a una persona por día por protestar y al menos cinco personas fueron asesinadas en hechos de violencia estatal a manos de fuerzas federales.

Según dicho informe sobre “criminalización de la protesta en la Argentina” que fue elaborado por el Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma junto con el Liberpueblo. En el periodo correspondiente al 2016-2018, en los primeros tres años del gobierno de Macri, al menos 1452 manifestantes fueron detenidos en protestas. En su gran mayoría, fueron detenciones que se realizaron en el contexto de demandas vinculadas al trabajo. Este periodo solo acumularía 1095 días.

“Al hacer el relevamiento, asociamos cada hecho de protesta a sus motivos”, explicó Jimena Frankel, investigadora del Observatorio, a Política Argentina. Dichas detenciones no solo estuvieron vinculadas con demandas de trabajadores formales como pueden ser despidos o aumentos de salarios, sino también la de los trabajadores de la economía popular por programas sociales, mejoras en el monto, o para denunciar su quita.

Un claro ejemplo de las detenciones masivas es en la aquella reforma laboral y previsional de diciembre de 2017. Las detenciones correspondientes a este rubro son del 53 por ciento, mientras que le siguen los detenidos por reclamos de tierra y vivienda donde suman el 22 por ciento de los casos.

El tipo de respuesta política ante estos hechos fueron asumidos como positivos y avalados por las más altas autoridades de la gestión de Juntos por el Cambio. Esto se encarna en la gestión de la figura de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

“Los funcionarios del gobierno nacional pasaron a reivindicar la utilización de la violencia estatal como respuesta al conflicto sin ningún tipo de mediación”, definió Luis Campos, coordinador del Observatorio. Esto se debió a la naturalización por la fuerza de la repetición ya que año a año las detenciones fueron aumentando año a año. Así fue como el gobierno pudo actuar acompañado con el discurso de convertir a quienes manifestaban a enemigos y a ser combatidos.

El informe además revela que las detenciones se dieron bajo procedimientos irregulares. Muchas de las detenciones se prolongaron más allá del tiempo legal necesario, tendieron a incomunicar a los detenidos sin justificación, en las comisarías los abogados tuvieron trabas para constatar la situación de los presos y desarrollar sus defensas.

Además, el 6 por ciento de los reprimidos y arrestados lo fueron por haber salido en defensa de sus dirigentes. Y se instaló, en la represión de manifestantes masivas, la práctica de las detenciones al voleo, que incluyeron a transeúntes que pasaban por el lugar.