Sociedad //// 13.03.2018
Subte, el reclamo de una mujer interrumpió la línea C por una hora y media

Una trabajadora de Metrovías estuvo durante una hora y media sentada en la vías en reclamo por su situación laboral. “No es la única medida, agoté todos los medios”, comentó la empleada quien sufrió un accidente y la empresa no le quiere pagar su sueldo.

Por Martín Massad

La línea C de subterráneos, que va desde Constitución hasta Retiro, estuvo detenida durante una hora y media a primera mañana debido a que una empleada de la empresa Metrovías reclamaba por su situación laboral. La mujer, en declaraciones radiales, contó que tuvo un accidente en su puesto de trabajo y la empresa no le quiere pagar los haberes. “Tengo fractura de vértebras y un disco roto y la empresa no me quiere pagar el sueldo”, aclaró la empleada, que luego de varias tratativas declinó su protesta.

“Es habitual que la empresa no nos pague los días que no venimos a trabajar”, amplió la mujer sobre la situación que deben soportar los y las trabajadoras de Metrovías. En su caso particular luego de sufrir el accidente, la ART le dio el alta el 22 de enero pasado pero la empresa “se niega a pagarme”, sentenció. Además de describir las “malas condiciones que debemos soportar en nuestro trabajo, lo que provocó mi accidente”.

Por otra parte la empleada, que no dio a conocer su nombre, apuntó contra el gobierno de la ciudad de buenos aires y Metrovías. “De esta manera inhumana se manejan tanto el gobierno de la ciudad como Metrovías”, aclaró. “Fui citada por Marcelo Graciano, jefe de recursos humanos y por el secretario gremial pero no me dieron una solución”. Con once años de antigüedad, la trabajadora tomo la medida de interrumpir el servicio por el término de una hora y media pero aclaró que este “no es la única medida, agoté todos los medios”.

Mientras la asalariada dialogaba con radio 10 fue perseguida por la seguridad de la empresa que de todos modos trató de interrumpir sus declaraciones. También los encargados de la seguridad intentaron correr del lugar al cronista que intentaba entrevistar a la señora, quien luego de desplegar una bandera y sacarse unas fotos decidió deponer su actitud y el servicio de la línea C se restituyó normalmente.